1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Los efectos (negativos y positivos) del aumento del salario mínimo

El jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe, radicó el articulado para darle facultades al Presidente de decretar un ajuste en seis meses.

Salario mínimo

El senador Álvaro Uribe (c), durante la rueda de prensa de ayer, en la que habló sobre el proyecto de ley radicado.

Cortesía Congreso

POR:
Portafolio
agosto 22 de 2018 - 10:54 p.m.
2018-08-22

La propuesta hecha por el Centro Democrático (CD) de darle facultades al presidente Iván Duque para que pueda, vía decreto, aumentar el salario mínimo de manera extraordinaria y por una sola vez este año, desató una fuerte polémica.

Curiosamente, quienes muestran una posición más proclive por lo menos a analizarla son la Andi (gremio de los empresarios) y Fenalco (que representa a los comerciantes).

(Lea: Aumento del salario mínimo: ¿Por qué sí y por qué no?). 

En cambio, centros de pensamiento, académicos e incluso sindicatos tienen fuertes reservas frente a la iniciativa formulada por el congresista y jefe natural del CD, Álvaro Uribe, dentro de un proyecto de ley, que radicó este miércoles.

Entre los pro figuran los efectos positivos que esto podría tener en el consumo de los trabajadores, que contarían con más dinero, pero quienes piensan diferente advierten que –a largo plazo– existe el riesgo de que se contraiga el empleo y que se abra un boquete para que, a futuro, el Legislativo apruebe otro tipo de facultades sobre temas disímiles, poniendo en jaque la división de poderes.

“Es una medida interesante que merece ser estudiada con todo el cuidado. Uno puede decir que es coherente con lo que el presidente Duque había manifestado en su campaña sobre el tema salarial (…), como parte de un pacto nacional que incluya aumentos en competitividad y productividad”, dijo el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, quien recalcó las bondades que habría para el consumo de los hogares y, por ende, para la economía.

No obstante, advirtió que el incremento, si se hace, debe estar acompañado de un entorno favorable a la inversión y el crecimiento para que sea sostenible.

(Aumento del salario mínimo que propone Uribe iría a las cesantías). 

Por su parte, el presidente (e) de Fenalco, Pedro Marín, se pronunció a través de un comunicado y calificó la propuesta de “audaz, novedosa e interesante”. No obstante, afirmó que debe ser sometida al análisis de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, y por todos los gremios.

Para esto, le pidió al presidente del Consejo Gremial, Jorge Humberto Botero, que convoque a una reunión extraordinaria a la mayor brevedad, para “intentar construir una posición de consenso entre empresarios, alrededor del proyecto de ley”.

Por su parte, para Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, la idea es “sorprendente, más considerando que el aumento en términos reales este año ha sido de los mayores en los últimos 20 años”.

Vale recordar que el incremento hecho para este año, por parte del expresidente Juan Manuel Santos, tras no lograr un acuerdo en la Comisión Permanente, fue de 5,9% mientras que la inflación del 2017 fue del 4,09% y la anual (a julio) va en 3,12%.

“Lo que pasa acá es que el mínimo cuando se compara con el salario promedio resulta ser particularmente alto; obvio que nadie está pensando que sea suficiente, pero sí refleja que casi la mitad de los trabajadores en Colombia ganan menos de un mínimo porque son informales y esto se podría agravar si se sube de manera artificial”, argumentó Villar.

Tanto él como el economista Hernando José Gómez advierten de las implicaciones que podría haber en la inflación y el encarecimiento de las pensiones.

En eso coincidió Sergio Clavijo, presidente de Anif, a quien le parece “inconveniente crear instrumentos discrecionales que rompan la regla universal de acompasar los ajustes del salario mínimo con la inflación y las ganancias en productividad laboral”.

Por su parte, el presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas y profesor de la Universidad Nacional, Beethoven Herrera, afirmó que un buen punto de partida es que el expresidente Uribe reconozca el rezago del salario. En esa medida, estuvo de acuerdo en que se requiere un ajuste, pero rechazó el mecanismo propuesto, porque el escenario natural para ello es el organismo tripartito.

En el mismo sentido se pronunció el investigador Mauricio Reina, quien expresó el temor de que, aunque en un principio, “la gente empleada recibiría más dinero y podría gastar más, a mediano plazo los empresarios empezarían a hacer ajustes por el encarecimiento de la mano de obra y empezarían a echar gente”.

Según Reina, el aparente beneplácito de los empresarios obedece a que quieren alargar la luna de miel con el Gobierno, que tiene en ciernes una reforma tributaria que promete reducirles los impuestos. Entre tanto, los sindicatos parecen entrar a la discusión divididos: la CUT rechazó la propuesta, en tanto que la CGT le suena. Hay que tener en cuenta que para que el proyecto de ley pueda seguir su curso en el Congreso debe tener el aval del presidente Iván Duque.

ABECÉ DE LA PROPUESTA 

El proyecto radicado por el expresidente Uribe incluye solo tres artículos, pero su columna vertebral sería darle al Presidente de la República facultades extraordinarias por seis meses para expedir un único in- cremento del salario mínimo y todo el andamiaje que traería esta alza. Acá se incluiría la “articulación jurídica, tributaria y financiera” para que la subida no genere presiones inflacionarias. Pero también, el Jefe de Estado podría expedir decretos para que esta medida no afecte los indicadores económicos del país.

Asimismo, la norma le daría luz verde a que el Presidente incluya este incremento extraordinario en la base de liquidación de las prestaciones sociales y aportes a la seguridad social de los trabajadores.

Compartir