Economía
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Líderes gremiales se mostraron dispuestos a poner lo suyo para reactivar la economía del país

Gobierno debe tomar medidas que generen confianza para dinamizar el consumo de los hogares.

El 70 por ciento del agua de que dispone el planeta se emplea en la agricultura, 22 por ciento en la industria –particularmente

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
mayo 21 de 2017 - 03:21 p.m.
2017-05-21

El flojo crecimiento de la economía, de 1,1 por ciento en el primer trimestre del 2017, es cercano al esperado por el mercado, pero el mantenimiento de la desaceleración no dejó de causar sinsabores.

Los apuntes que desató esta cifra, de la que se desprende que de nueve sectores productivos, cinco registraron contracciones anuales, señalan que mientras la producción se frena, el gasto público se acelera en un 7 por ciento, seis veces por encima del rendimiento económico.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó que “el artículo 104 de la ley de presupuesto del 2017 ha obligado a las entidades a realizar un fuerte recorte en sus gastos generales, los cuales caen al 4 por ciento en términos nominales”.

Agregó que, si el gasto en personal, con el proyecto de adición presupuestal que cursa en el Congreso, pasa de crecer en 7 a 8 por ciento, se debe al cumplimiento de acuerdos previos en justicia y defensa, pero en los demás sectores solo aumenta en 1 por ciento”.

Lo cierto es que el crecimiento de la producción del país es algo que les conviene a todos y aún hay tiempo de poner el hombro y evitar que este panorama siga por el resto del año, aumentando así el riesgo de que las empresas, por falta de resultados, empiecen a recortar personal.

Los líderes de varios gremios empresariales se mostraron dispuestos a poner lo suyo. Por el sector de la construcción, que cayó -1,4 por ciento, principalmente por el freno en vivienda, la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, dijo que la expectativa de recuperación en vivienda se soporta en el 68 por ciento de unidades comercializadas en el último año, que no han empezado a edificarse. “Con la reducción prevista de tasas de interés durante los próximos meses, los nuevos procesos deben acelerarse”.

Si bien el sector agricultura fue la estrella, pues obtuvo un crecimiento de 7,7 por ciento, también está llamado a mantenerse a buen ritmo. El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Enrique Bedoya, indicó que en un entorno competitivo en costos y precios finales, “no se trata de producir más porque sí, sino de asegurarse de que haya mercado de demanda que le permita ser rentable”.

Ante el resentimiento de la demanda, por reducción del consumo, Bedoya pidió que se sigan bajando las tasas de interés sin causar efectos inflacionarios. Además, considera que los empresarios deben llegar tanto a los mercados locales como externos, para evitar reducción del margen de rentabilidad y que estos queden en manos de terceros.

Por el lado de los comerciantes, cuyo sector desaceleró (-0,5 %) tras 29 trimestres de crecimiento, el presidente del Fenalco, Guillermo Botero, expresó que pasaron factura medidas que afectan el consumo, como el alza de impuestos. “Se requieren políticas para mejorar el desempeño”, sostuvo.

Botero viene reclamando que la Superintendencia Financiera modifique su método para calcular la tasa de usura y se reactive el crédito. También ha pedido a los comerciantes hacer esfuerzos adicionales de creatividad y ser más intensivos en promociones, y por esa vía, despertar una gran parte del consumo.

Y por parte de los sectores pujantes, el de servicios financiero (4,4 %), habló el presidente de Asobancaria, Santiago Castro. “La banca continuará irrigando crédito a los sectores productivos en medio de una correcta gestión de riesgos, para ayudar a mantener la estabilidad macroeconómica y financiera”.