1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Retos en ciencia y tecnología para Colombia en su ingreso a la Ocde

Uno de los puntos claves en los cuales el país deberá realizar mayores esfuerzos es en el incremento de las inversiones en investigación y desarrollo.

El país está en un momento importante en asignación de recursos para proyectos de ciencia y tecnología.

Ser menos dependientes de encuestas y fortalecer la captura de información a través de registros administrativos lo cual garantiza mayor transparencia, robustez y legitimidad de las cifras.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
junio 25 de 2018 - 09:54 p.m.
2018-06-25

El ingreso reciente de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD) implica una serie de compromisos y retos especialmente desde la ciencia y la tecnología donde el requerimiento es asegurar y garantizar beneficios para la población a partir de los avances científicos y tecnológicos se debe entonces compartir la misma visión por todos los países miembros que implica un crecimiento económico sostenido, creación de empleos de calidad y fortalecimiento del bienestar a través de la ciencia y la tecnología, lo que implica que el país debe posicionar estas temáticas como elemento fundamental para el desarrollo sustentable.

(Lea: El papel de la ciencia y la tecnología en la sociedad de conocimiento)

Uno de los puntos claves en los cuales Colombia deberá realizar mayores esfuerzos es en el incremento de las inversiones en investigación y desarrollo (I+D), aquí es crucial mantener un fondo a largo plazo especialmente para la investigación de alto riesgo o que implica la solución específica de problemas locales con el fin de controlar las fallas de mercado, países de la región como México y Argentina han logrado mejorar este tipo de inversiones, la globalización de la ciencia y la tecnología es una generadora de nuevas oportunidades para la cooperación internacional y sirve para analizar y resolver los desafíos de la sociedad.

(Lea: Los beneficios y riesgos de la ciencia, tecnología e innovación

De ahí, la importancia del incremento de la inversiones en I+D de una manera estratégica que permite generar conocimiento enfocado en la valorización de las materias primas, un uso adecuado de los recursos naturales y un fortalecimiento del sector productivo, especialmente en las pequeñas y medianas empresas donde la OECD recomienda desarrollar, implementar y evaluar políticas efectivas que permitan incrementar sus aportes al crecimiento sustentable e inclusivo, generando un ambiente de negocios que promueve la competencia, integridad del sector público, la calidad en el trabajo y la formalización donde se de la oportunidad con sus productos y servicios trascender fronteras.

Para ello se requiere de una transición digital que fortalezca la adopción y difusión de la innovación, las tecnologías digitales, inversión en activos complementarios basados en el conocimiento y seguridad digital. Estos elementos deben permitir la creación, el crecimiento y la prosperidad de sectores consolidados y emergentes a través de un trabajo colaborativo, con estrategias adecuadas de financiación y que esto se promueva en todos los segmentos de la población, lo cual es fundamental para disminuir la desigualdad a través del emprendimiento y fortaleciendo las pequeños productores y prestadores de servicios.

Otro punto importante, es el desarrollo y fortalecimiento de la infraestructura para la investigación y el desarrollo tecnológico que implica altas inversiones del presupuesto público en investigación con un plan estratégico a largo plazo, donde el país deberá priorizar áreas claves para la generación de conocimiento de acuerdo con las características propias del país y que permitan generar una característica diferenciadora y promueva la equidad y fortalecimiento de la paz a nivel regional a través de la ciencia y la tecnología, que permitan realizar evaluaciones de impacto socio económico y en temas de sustentabilidad.

El ingreso a la Ocde también implica promover y fortalecer la ciencia abierta y las infraestructuras digitales que son fundamentales en el quehacer científico de los investigadores del país y donde se deben generar instrumentos para fortalecer competencias científicas y tecnológicos, la generación de conocimiento de punta y el reconocimiento en temas claves de investigación. Donde es fundamental promover la ética de la investigación al utilizar nuevas formas de datos y el trabajo colaborativo a nivel internacional y modelos sostenibles de infraestructura de datos donde ya se cuenta con un Compes de Big Data que debe comenzar a promover su aplicación.

La financiación de la ciencia debe promover la investigación interdisciplinaria que permita enfrentar y dar soluciones a los desafíos universales, lo que implica que en la comunidad científica se promueva la participación en redes globales de conocimiento y la ejecución de proyectos con equipos multidisciplinarios a nivel internacional.

Los sistemas de medición son fundamentales para medir los resultados de ciencia y tecnología del país que implican fortalecer el cálculo de indicadores de acuerdo con las directrices de la OECD (Manual de Frascati y Manual de Oslo) lo que implica inversiones para ser menos dependientes de encuestas y fortalecer la captura de información a través de registros administrativos lo cual garantiza mayor transparencia, robustez y legitimidad de las cifras.

Estos son algunos de los retos que enfrenta el país para garantizar los estándares de ciencia y tecnología de la OECD, lo que implica que los tomadores de decisiones y hacedores de política pública posiciones los temas de ciencia y tecnología como una prioridad para el país y el fortalecimiento de un desarrollo sustentable que disminuya las brechas en generación de conocimiento y fortalezca el sector real a través de la innovación y la eficiencia productiva.

Clara Inés Pardo Martínez,
PhD. Profesora de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario y Directora Ejecutiva del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT).

Compartir