1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Los riesgos de las criptomonedas

El rasgo inconfesado es que los medios cripto se prestan para lavado de activos y con todos los riesgos, para extraerle a Usted sus recursos.

bitcóin

El problema de estas pirámides globales, es que quien tiene los medios criptos tarde o temprano requiere que se conviertan a monedas de uso oficial o reconocido.

Cortesía ESET

POR:
Portafolio
junio 18 de 2018 - 10:22 p.m.
2018-06-18

Tanto de manera informativa, como por parte de contenidos sensacionalistas, se ha dado a conocer el “gran éxito” que tienen quienes invierten en criptomonedas. El bitcóin es una de ellas, mas no la única. Se ha realizado un notable despliegue publicitario con el fin de apalancar el dinamismo de la compra, de la demanda de criptomonedas: “invierta Usted, no se quede atrás cuando todos se están haciendo millonarios”.

(Lea: Así puede cambiar bitcoines por dinero físico en un cajero)

Como ha ocurrido en otras ocasiones, esto puede terminar de manera súbita en una gran estafa. Son varios los riesgos que están en juego y los casos, para citar sólo aquellos pertenecientes a la historia inmediata, están a la evidencia. Véase por ejemplo cómo en 2004, en Australia, tuvieron que cerrar operaciones, tres medios criptos. Lo hicieron cuando la Comisión Australiana de Inversiones y Activos Financieros (ASIC, por sus siglas en inglés) estableciera el requisito de licencias financieras a fin operar estos servicios.

(Lea: Criptomonedas pierden US$42.000 millones de valor de mercado

Entre los aspectos que se deben tener en cuenta al momento de invertir en criptomonedas, es que no constituyen -por lo general en los países- ni medios de pago ni de inversión. Esto hace que las “inversiones” en criptos, tengan la presión de la convertibilidad. Es evidente que mientras Usted puede entregarles sus pesos, dólares, euros o yuanes, y recibe criptos, la cosa va bien para los captadores. Ellos se hacen con circulantes que sí son reconocidos.

(Lea: ¿Cómo es más fácil enriquecerse con criptomonedas?

El problema de estas pirámides globales, que pueden desembocar en gigantescas estafas, es que quien tiene los medios criptos tarde o temprano requiere que se conviertan a monedas de uso oficial o reconocido. Este es el problema central. Quienes tienen su plata no estarían dispuestos a devolverla, no al menos con los ritmos que si lo hacían en un inicio de las operaciones. Eso de las fases iniciales favorables desde luego, ocurre a fin de convencer a más gente acerca de las “bondades” de los medios cripto.

Al no ser reconocidos como medios de pago o de inversión en los países, las monedas criptos no cuentan con respaldo. Al momento de que una crisis se presente en estos sistemas ¿quién responde? No espere que lo haga un medio de control monetario, tal el caso del Banco de la República en Colombia, por ejemplo, o en general en los bancos centrales de los países. Nadie responde y por tanto no se puede acudir a instancia legal alguna, toda cuenta que se trata de inversiones en medios no reconocidos.

¿Es probable que el negocio de los medios criptos pueda caerse sin previos avisos? Sí, es muy probable, por una razón que desde luego no mencionan los medios sensacionalistas o de mentiras –“postverdades” se les llama ahora.

El rasgo inconfesado es que los medios cripto se prestan para lavado de activos, para la creación de burbujas y con todos los riesgos, para extraerle a Usted sus recursos,
con la ilusión de que los mismos se multiplicarán como panes y peces. Los escenarios esenciales estarían montados para que no se pueda descartar, del todo, el desenlace de una potencial estafa globalizada.

Giovanni E. Reyes,
Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard.
Profesor Titular y Director de la Maestría en Dirección de la Universidad del Rosario.

Compartir