1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Ni con otra reforma tributaria se lograría la Regla Fiscal, según Anif

El centro planteó que el nuevo gobierno sincere esta meta, ya que la capacidad de personas y empresas solo subiría el recaudo en 2,3% del PIB.

Economía colombiana crecerá 4,7 por ciento en 2014: BBVA

La nueva administración haría bien en idear cómo compensar la caída del recaudo (...) por la ‘muerte’ del imporriqueza y la caída del imporrenta de las empresas.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
julio 04 de 2018 - 09:01 p.m.
2018-07-04

El trámite de una nueva reforma tributaria en el gobierno de Iván Duque ya se da por descontado, pero el ‘coco’ en esta materia está en que no se lograría cumplir la Regla Fiscal.

Incluso, analistas proponen que esta última sea sincerada por parte de la nueva administración, ya que su alcance no se daría ni siquiera con el reordenamiento fiscal que se planea, de la cual Duque ya ha dado pistas.

(Lea: Las gabelas tributarias que debería eliminar el gobierno Duque)

Según el centro de estudios económicos Anif, el recaudo adicional que traería la reforma “todavía resulta insuficiente para cubrir los faltantes estructurales del 3% del PIB en el horizonte 2019-2022, lo cual evidencia las dificultades de cumplimiento de las metas de la actual Regla Fiscal, donde el remanente ajuste del 1% del PIB debería provenir de un menor gasto público”.

Agregó que el nuevo gobierno haría bien en sincerar dicha meta, tanto en sus elementos desenfocados de corto plazo como en adoptar reglas duras y con niveles de estabilización de la deuda hacia mediano plazo.

(Lea: ¿Rebaja en calificación crediticia hace necesaria otra reforma tributaria?

Para Horacio Ayala, exdirector de la Dian y consultor privado en materia tributaria, esta sería una alternativa agridulce.

“Se habla mucho de una nueva reforma tributaria, pero no con el suficiente cuidado que se debe tener en determinar qué se persigue, porque, según dicen, la idea es rebajarles impuestos a las empresas y eso dificultaría el cumplimiento de la regla. Esta se puede relajar como alternativa, pero no es bueno para la disciplina fiscal del país”, aseguró.

(Lea: Colombia, entre los países más complejos en contabilidad y tributación

DURO PANORAMA

De hecho, Anif fue más allá en otro informe, en el cual aseguró que “la administración Duque haría bien en idear cómo es que habrá de compensar las caídas en recaudo provenientes del marchitamiento del imporriqueza y de la reducción del imporrenta empresarial hacia el 33% en el 2019”.

Según el Ministerio de Hacienda, el hueco se cubriría con la renta petrolera que ‘revivirá’ en el país entre este y el próximo año (0,6% y 1,2% del PIB, respectivamente), pero para el centro de estudios es muy arriesgado poner todas las cartas en el este rubro y por eso reitera que es difícil cumplir la regla, a pesar de haberla relajado recientemente.

A su turno, Nicolás Carrero, abogado tributarista y director de la firma Carrero & Asociados, opina que es clave aumentar las bases gravables y disminuir las tarifas, tal y como sucedió hace poco en EE. UU. “El IVA podría ser de 17%, pero que incluya más productos, al igual que la renta a las empresas. Asimismo, fortalecer la Dian es importante para que aumente el control de la evasión”.

En esto coincidió Mario Valencia, director de Cedetrabajo, quien añadió estar de acuerdo en la necesidad de un ajuste tributario, pero cuyo fin no sea de recaudo: “Se deben atacar los grandes problemas de regresividad, eliminar buena parte de los beneficios tributarios y perseguir la evasión con la Dian, fortaleciendo esta última”, afirmó.

INSUFICIENTE


La idea de darle más dientes y funcionarios a la entidad recaudadora va en la misma línea de aumentar el recaudo, por medio del combate a la evasión y la instauración de la factura electrónica.

Sobre el primer punto, Anif planteó que las ganancias de impuestos provenientes de recursos del exterior han sido bajas, sumado a que la facturación digital difícilmente será la salvación de la Nación en este frente. “La verdad es que solo la experiencia de Chile ha sido significativa en este frente (más no la de México o Perú, donde pulula, como en Colombia, la informalidad tributaria)”, afirmó el centro de estudios.

En su lugar, el foco debería estar en profundizar acuerdos de intercambio de información con paraísos fiscales e incluso revivir la idea de tumbar el 4x1.000. Esto último, en su concepto, “también ayudaría a reducir la evasión en imporrenta e IVA, con ganancias en formalización transaccional y reducción del tamaño de la economía subterránea”.

El panorama no parece mejor en materia del déficit del Gobierno central ni de la deuda del mismo. Por un lado, el primero tendría que depender de más factores que la caída del gasto público, sobre todo en una realidad en la que “se les otorgan incremento del 12% real a los salarios de los educadores, bajo la presión de los recurrentes paros”, dijo Anif.

En el caso de la deuda pública –que el Marco Fiscal de Mediano Plazo del 2018 dice se reducirá en unos 10 billones en la próxima década– en lugar de caer, seguiría aumentando, llegando a niveles del 49% hacia el 2022. Esto, por supuesto, prendió las alarmas.

ALARMAS ENCENDIDAS

A pesar de que no sería suficiente en materia de recaudo, Anif plantea que la reforma tributaria debe igualmente tramitarse, “ojalá en los primeros 100 días del Gobierno”. Además, dice que es clave un tratamiento de choque para evitar que se desborde la inercia del gasto pensional, en salud, y la presión de las vigencias futuras. Otros analistas han asegurado que es esencial eliminar los contratos de estabilidad jurídica, reducir la base y aumentar los productos gravados con IVA, entre otras. “De no actuar con prontitud, Colombia enfrenta una posible degradación hacia simple grado de inversión por parte de las calificacadoras Moody’s y Fitch antes de agosto del 2019, tal como ya lo ha hecho S&P”, concluyó Anif.

Compartir