1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Políticas de bancos centrales enriquecen a los ricos

Así lo advirtió Kristin Magnusson, asegurando que con tasas de interés en extremo bajas una gran población queda expuesta a burbujas de crédito.

El peso se devaluó más frente al dólar que a otras monedas

Otra consecuencia no buscada del estímulo monetario extremo ha sido la politización de las políticas.

Archivo portafolio

POR:
bloomberg
junio 08 de 2018 - 03:05 p.m.
2018-06-08

“Ahora se hace evidente que las políticas monetarias extremas que siguieron a la crisis financiera mundial hacen más ricos a los ricos y profundizan el endeudamiento de todos los demás”.

Así lo advirtió la nueva jefa global de análisis macroeconómico de Nordea Bank AB, Kristin Magnusson Bernard, asegurando que las lecciones aprendidas del recorte de las tasas de interés a bajos niveles récord significan que las autoridades bien podrían buscar nuevas herramientas para brindar apoyo a las economías en el futuro.

(Lea: Bancos centrales comienzan a usar big data para decidir políticas)

Si bien los banqueros centrales dieron muestras de una "notable creatividad" durante la crisis financiera, podrían generar "algunas ideas más", dijo Bernard. "Es probable que se pueda apuntalar más las economías y mantener los mercados en alza, pero ¿qué precio tiene eso?", señaló Bernard agregando que "habrá muchas prorrogas de créditos a hogares más débiles al tiempo que crecerá mucho la riqueza de los ricos, y llega un momento en que hay que dar esa discusión".

(Lea: Bancos centrales por sí solos no pueden garantizar finanzas estables

Ningún país del mundo ha mantenido tasas negativas durante más tiempo que la región nórdica, en la cual Dinamarca ostenta el récord absoluto luego de bajar de cero por primera vez en 2012. Al mismo tiempo, la desigualdad ha aumentado en Dinamarca, y el llamado coeficiente Gini pasó de 26,5 por ciento en 2012 a 27,6 en 2017.

El coeficiente de Gini mide la distribución del ingreso en la economía: cuanto más bajo es el número, mayor es el nivel de desigualdad.

A pesar del incremento, Dinamarca sigue teniendo uno de los niveles más altos del mundo de equidad del ingreso. Con tasas de interés en extremo bajas, "hay algunos hogares que se benefician de manera desproporcionada de tener muchos activos financieros, mientras que otros quedarán muy expuestos a burbujas de crédito", dijo Bernard.

Otra consecuencia no buscada del estímulo monetario extremo ha sido la politización de las políticas. "Al ser la única instancia, se ingresa a una esfera política, y el hecho de convertirse en un peso pesado político pondrá en duda la propia independencia", dijo Bernard. "Muchos de los bancos centrales son conscientes de que están cerca de ese límite".

Bernard agregó que los temores respecto de efectos desiguales también se aplican a las políticas macroprudenciales, tales como las exigencias de que los bancos cuenten con reservas de capital que los protejan.

Compartir