1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

'Nuestros programas no responden a una moda, sino a lo que se requiere', Universidad Nacional

El rector de la institución, Ignacio Mantilla Prada, aseguró que están pensando en revivir las residencias universitarias.

Ignacio Mantilla es el nuevo rector de la Nacional.

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2017 - 08:25 p.m.
2017-05-21

Ciento cincuenta años graduando profesionales, especialistas y doctores con la más alta calidad académica, son la mejor carta de presentación de la Universidad Nacional de Colombia.

El prestigio acumulado durante un siglo y medio es un punto de referencia para los más de 120.000 jóvenes que cada año aspiran a uno de los 10.000 cupos que ofrece la institución en todo el país.

Lea: (La Universidad Nacional moderniza su infraestructura).

Ignacio Mantilla Prada, su rector, habló con Portafolio sobre el futuro de la Universidad.

¿Qué planes de expansión tienen a corto plazo?

Nosotros no tenemos dentro de nuestros fines constituirnos en una macrouniversidad. Sin embargo, tenemos un proyecto muy grande de apertura de una sede en el departamento del Cesar, entre Valledupar y el municipio de La Paz. Se llamará la sede de La Paz, por el nombre del municipio y porque tiene todo el contexto del posacuerdo. Esa fue una región de conflicto y hoy es una de las áreas de concentración de las Farc.

¿Qué tipo de programas se van a atender allí?

Los últimos gobiernos del Cesar han invertido unos $50.000 millones en la construcción de un campus para la Universidad Nacional. Esa es una sede que ha sido pedida por la comunidad de esa región y no una iniciativa de nosotros.

Allí vamos a ofrecer la carrera de medicina. Será la primera vez que montamos este programa fuera de Bogotá. Tendremos una facultad de salud, y especialmente con una carrera de medicina.

Allí hay unos hospitales públicos que la universidad podrá fortalecer con sus estudiantes y profesores. También pueden darse actividades de prácticas de estudiantes de medicina de Bogotá.

¿Cuándo inician clases?

La fecha no la hemos determinado. Hay un avance del 75% en la obra, pero falta la entrega del campus. Luego entramos en una etapa preoperativa de adecuación de laboratorios y aulas, para convocar a exámenes de admisión.

¿Qué proyectos tienen en materia de nuevos programas?

Nosotros hemos logrado llegar a 350 programas de posgrado y 60 de doctorado, y en el 2016 se creó el último programa de pregrado que es ciencias de la computación, el primero que se crea en los últimos 50 años en la Facultad de Ciencias.

Con el presupuesto actual no tenemos cómo ampliarnos en programas. Tenemos 54.000 estudiantes, de los cuales el 18% son de posgrado y 3.000 profesores de planta, de los cuales el 50% está calificado al más alto nivel.

¿Cómo van las alianzas con universidades de otros países?

Solo en el 2016 firmamos 130 convenios de este tipo. Eso significa movilidad académica desde y hacia nuestra institución. Estamos llegando a 700 estudiantes provenientes de otras naciones de manera permanente, formalmente matriculados. No están en cursos cortos, sino en clase formal.

También tenemos en el exterior cerca de 1.500 estudiantes de pregrado haciendo pasantías.

¿Cómo están asumiendo la educación para la era digital?

Nosotros no respondemos a una moda o a un mercado, sino a una convicción de la educación que se requiere.

Desde hace 12 años empezamos a estudiar la carrera de ciencias de la computación, que iniciaremos este año. No es ni una ingeniería ni una carrera de informática, sino que combina la matemática aplicada y las comunicaciones. Es un programa que permite desarrollar, por ejemplo, el software que necesitará el país en determinado momento para sus comunicaciones. Se trabajará en temas como la seguridad informática y criptografía. Además se podrá desarrollar software que permitan realizar estudios de propagación de epidemias, con las herramientas de la ciencia y la computación. Vamos a admitir 50 estudiantes.

¿Cómo solucionar la escasez de recursos para expandir la presencia de la U. Nacional a otras regiones del país?

Estamos desarrollando un programa de admisión de jóvenes de zonas apartadas, a quienes les hacemos una nivelación académica, para que luego lleguen a Bogotá, con el nivel académico necesario.

De esta manera, buscamos solucionar problemas de adaptación de los estudiantes en temas que parecen tan sencillos como adaptarse al clima de Bogotá y la alimentación.

¿Y cómo se solucionan esta clase de problemas?

Estamos pensando en revivir las residencias universitarias, con el apoyo del sector privado. Esto lo haremos con condiciones y con una administración distinta a la que hubo en los años 70 u 80. Ahora se están construyendo edificios residenciales para estudiantes en el centro de Bogotá que tiene un modelo de administración muy atractivo. Este sistema es muy costoso y por eso es necesario otorgar subsidios. La idea es buscar empresarios que quieran apadrinar a los muchachos.

Desde el 2007, tenemos el programa de Admisión Especial que consiste es darles unos cupos a los estudiantes mejor calificados en la regiones. A ellos no los ponemos a competir con los de colegios de alto nivel que existen en Bogotá y otras ciudades. Los recibimos con puntajes inferiores, pero durante dos años toman cursos básicos en su localidad y luego vienen a Bogotá.

¿Es cierto que las carreras de ciencias agropecuarias tienen poca demanda?

Sí. En esos programas es donde tenemos menos demanda. Los jóvenes no quieren estudiar carreras para desempeñarse en el campo. Esperamos que eso cambie con el acuerdo de paz. El país tiene ahí un gran potencial.

Édmer Tovar M.
Editor de Portafolio

Compartir