1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Riqueza acumulada de narcos habría llegado a $40 billones

La cifra, del 2017, sería mayor al presupuesto asignado para educación, dice informe de la UIAF.

Juan Francisco Espinosa es el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF).

Juan Francisco Espinosa es el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF).

Cortesía UIAF

POR:
Portafolio
julio 10 de 2018 - 09:11 p.m.
2018-07-10

La economía subterránea del narcotráfico, a pesar de venir cayendo históricamente, aún tiene cifras muy elevadas.

El dato es claro: la riqueza acumulada por los narcos en Colombia –cálculos con corte al año pasado– sería de $40 billones, es decir que supera el rubro que se le entregó al sector de educación en el Presupuesto General de la Nación del 2018, que es de $35,3 billones. Estos datos corresponden a un modelo hecho por la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF), en el que encontraron, además, que las acciones desarrolladas por el Estado habrían llevado a que esta cifra no superara los $70 billones.

(Lea: Lo que todavía mueve el narcotráfico en la economía colombiana)

Juan Francisco Espinosa, director de la UIAF, explicó que este combate llevó a que la institucionalidad colombiana habría evitado que los narcos se quedaran con unos $30 billones más, aunque asegura que la lucha debe seguir.

“En este rubro llegamos a estar en más de $110 billones a finales de los 90 e inicios de este siglo, con lo cual el estudio nos permite señalar que la cifra ha caído. Nuestro modelo detalla hectáreas cultivadas y capacidad de producción de las bandas, y reduce los costos y efectos económicos normales (variación de tasa de cambio, inflación, etc) a los que se enfrentan estos bandidos”, agregó Espinosa.

(Lea: Narcotráfico, amenaza que acecha a la cadena logística nacional: Fitac

La incautación de la droga ya procesada y la extinción de dominio son los aspectos claves con los que la entidad de inteligencia financiera busca reducir aún más esta riqueza ilegal, de la cual casi el 50% correspondería a liquidez (dinero en efectivo).

En plata blanca, eso quiere decir que los narcos manejarían unos $16 billones en papel moneda, que día a día buscan lavar en distintos sectores, y para lo cual la misma UIAF reveló que la corrupción y el narcotráfico son las actividades que más generan dicho flagelo.

(Lea: La lucha contra narcos adopta un enfoque empresarial

“Una de las grandes preocupaciones que nos alerta ahora es el aumento que ha tenido el consumo de drogas, tanto en el mercado local como extranjero, ya que la mayor demanda genera instantáneamente incrementos de la producción, sumado a que esta es una industria ilegal que se sigue vendiendo a altos precios”, añadió el funcionario.

POSIBLE LAVADO

En cuanto al posible lavado de activos a través del giro de remesas, Espinosa aseguró que efectivamente han detectado señales de este y de financiación del terrorismo, aunque estas operaciones no son las que tienen mayores alertas, sino que es el efectivo el que seguiría liderando.

Este, según el estudio, estuvo seguido del intercambio de bienes, los giros postales nacionales, las transacciones nacionales en pesos, por el sistema financiero, e incluso por los movimientos por criptomonedas.

En cualquier caso, todas las operaciones de inteligencia financiera que ha realizado la UIAF entre el año pasado y lo que va del 2018 completan cerca de $20 billones que podrían estar involucrados en operaciones de lavado de activos.

De hecho, más de 100 informes de este tipo ya se los entregaron a la Fiscalía General de la Nación para que analice la trazabilidad que dicha entidad hizo y revise la posibilidad de abrir casos penales, si hay lugar para ello.

“Esta es una forma de medir lo que logramos identificar con el análisis de la inteligencia financiera, y debo decir que el año pasado rompimos el récord histórico de casos abiertos, además de que encontramos que en 16 meses combatimos casos de lavado de activos por $19 billones”, indicó el director de la Unidad.

En este sentido, Espinosa hizo un llamado a que el lavado de activos se ‘desnarcortice’, es decir que “tenemos que comprender que además del narcotráfico, hay otros riesgos como la corrupción; son 64 delitos relacionados con este flagelo, donde 42 son contra la administración pública, es decir, corrupción”.

No obstante, el funcionario agregó que el narcotráfico sigue teniendo una tajada importante, y pronosticó un aumento del negocio y la rentabilidad, debido al ‘coctel’ de incremento de hectáreas cultivadas, y a la dura posición del gobierno de Donald Trump frente al comercio de drogas, sumado a que están próximos a llegar al país más narcos que ya cumplieron sus penas en el extranjero.

INMUEBLES URBANOS, LOS MÁS VULNERABLES AL LAVADO DE ACTIVOS

La UIAF reveló que la finca raíz urbana, la del campo y los terrenos rurales (productivos y no productivos) son los activos más vulnerables para el lavado de activos en el país.

Esto lo hizo a través de la Evaluación Regional del Riesgo de Lavado de Activos 2018, en la que encontró –además– que el efectivo, los predios urbanos, vehículos, inversiones en el extranjero y las criptomonedas son también frágiles en este sentido.

En cuanto a servicios, el top de vulnerables es: inmobiliarios, societarios, contables, de compra y venta de divisas, notariales y jurídicos. De otro lado, si se analiza el flagelo por las operaciones, el pago con billetes y monedas es líder, seguido del intercambio de bienes, los giros postales de pago nacionales y las transacciones nacionales en efectivo por el sistema financiero (hecho en pesos).

En cuanto a las criptomonedas, el director de la UIAF, Juan Francisco Espinosa, indicó que en las próximas semanas revelarán un informe sobre prevención y combate del lavado de activos a través de esta modalidad, que sigue aumentando con el pasar de los años.

El análisis también cuenta con un elemento novedoso: las amenazas y vulnerabilidades por regiones. Por ejemplo, en el Caribe dominan la corrupción y el contrabando, mientras que en el Pacífico son el narcotráfico y la corrupción. En el Eje Cafetero está de primero el narcotráfico; en el centro oriente y centro sur, la corrupción, en tanto que en los Llanos Orientales quedó de primera la extorsión.

Por último, en Bogotá ‘ganó’ la corrupción, seguida del contrabando y la evasión tributaria.

Sebastián Londoño Vélez
seblon@eltiempo.com

Compartir