Economía
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Falta de productos en supermercados les hace perder ventas anuales por $345.000 millones

La cifra del 2016 cayó frente al 2015, cuando el índice fue de 4,2%. Para el 2017, la meta es bajar a 3,5% aunque en el primer trimestre subió a 4,7%.

Supermercado

En el aumento de agotados de enero incide el alto volumen de ventas durante la temporada de fin de año.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
abril 20 de 2017 - 10:02 p.m.
2017-04-20

Los supermercados y grandes superficies dejaron de vender 121 millones de dólares (algo así como 345.000 millones de pesos de hoy), por cuenta de mercancías que no tenían en sus estantes o góndolas en el momento en que los clientes fueron a buscarlos durante el año pasado.

Esta cifra sale del seguimiento que constantemente le hace la firma Logyca al movimiento de unos 6.000 productos. La observación se hace en 160 puntos de venta de cinco cadenas productivas. En total se analizan, además, 1.210 proveedores y se sacan informes trimestrales, más el consolidado anual.

Lea: (¿Qué es lo que más roban los colombianos en los supermercados?). 

Este año, si continuara la tendencia mostrada durante los tres primeros meses, la venta perdida equivaldría a un monto aún mayor, ya que durante todo el 2016 el porcentaje de agotados promedio llegó al 3,9% y entre enero y marzo pasado fue de 4,7%.

Sin embargo, la intención es que no llegue a esos números, contrarios a los intereses de comerciantes y fabricantes, pues la meta trazada es llegar a diciembre con un promedio de 3,5% de agotados en los puntos de contacto con los clientes, es decir que se bajarían cuatro décimas con relación al año anterior, de acuerdo con Juan Felipe Gómez, gerente de Iniciativas Colaborativa de Logyca Servicios –una de las divisiones del grupo Logyca–, quien dirige el observatorio que arroja estos datos.

Lea: (¿Qué harán las grandes superficies frente al posible aumento del IVA?). 

Gómez detalla que en la fotografía del primer trimestre incidió la finalización de una temporada de consumo bastante alta, como es diciembre. De hecho, apunta que resulta normal que el comportamiento de los agotados en enero sea más alto. “Se trata de un fenómeno repetitivo en los últimos años”, expresa.

El experto añade que pudieron incidir negativamente hechos como que muchas empresas salen a vacaciones u ocupados con el cierre de año. Otro factor es que normalmente los pedidos en el primer mes se atienden con el remanente del año previo.
Es normal también que el indicador de agotados se vea afectado en temporadas como la de junio-julio, después de la entrega de primas en las compañías, pues ello hace que se incremente el consumo.

Lea: (¿Qué tan reales son las promociones?). 

En el top de los productos más agotados en el primer trimestre estuvieron los licores y cigarrillos, que duplicaron el promedio, con un índice del 9,7%; medicamentos que se venden sin fórmula (7,7%); artículos de cuidado personal (4,7); alimentos y bebidas (4,2%); productos de aseo para el hogar (4,2%), y ferretería y misceláneos (3,6%), según Logyca.

Y entre las causas del desabastecimiento para los resultados del trimestre, el informe señala cinco: el proveedor no entregó el producto; del punto de venta no lo solicitaron; una inexactitud en el inventario; sí había en bodega, pero no surtieron la góndola; o un pedido insuficiente.

Gómez señala que el surtido de licores y cigarrillos puede complejizarse por estar sometidos a requisitos e impuestos especiales en las regiones y, al final, en ocasiones se afecta su disponibilidad.

Para los farmacéuticos de venta libre, apunta que puede ser porque el proveedor se centra más en otros canales.

Todas esas razones denotan problemas en la coordinación en la cadena de suministro, bien sea por fallas en el flujo de información y, no se descarta, negligencia y poco compromiso de los encargados, pero también pueden incidir otros factores como robos y averías por los cuales aunque un elemento figure en el inventario no está disponible para el cliente.

“Entonces, si no se llega a un mínimo de unidades del producto, el sistema no genera el pedido. Lo que hacemos nosotros ahí es fomentar relaciones de colaboración. Identificamos el punto de venta, el producto y vemos la causa para generar de nuevo el ciclo de pedidos”, expresa el experto de Logyca, entidad a la que están vinculadas 46.000 empresas que buscan avanzar en temas de logística.

Algunas veces el correctivo tiene que ver con gestionar pedidos mayores que se compadezcan con su demanda creciente, o frecuencias distintas. Todo depende del tipo de artículo. Por ejemplo, en bebidas o enlatados se puede surtir semanal o quincenalmente, mientras que en lácteos o panadería el relevo debe ser prácticamente diario para conservar la frescura de los alimentos.

Según Gómez, si bien la tecnología juega un papel importante, considerando que en una tienda puede haber hasta 20.000 referencias o más, pesa mucho más la relación colaborativa de los eslabones que intervienen en una cadena para que un producto llegue hasta el supermercado o almacén y al consumidor final.

“Lo que nosotros entramos a evaluar ahí es cuál es el ciclo de demanda y los mínimos de reabastecimiento; con base en eso damos recomendaciones, porque lo que quiere la cadena es no quedarse con mucho stock y lo que busca el proveedor es vender”, concluye.

'LA GÓNDOLA VACÍA', CAUSA A RESOLVER

De acuerdo con Gómez, un comprador puede tomar varios caminos cuando va al almacén o la tienda y no halla lo que busca, dependiendo de la categoría del producto. A veces aplaza la compra, opta por otra marca o referencia, o se va a donde le satisfagan su necesidad.

“Una cosa es un medicamento específico que me receta el médico y otra, una crema dental”, apunta. No hacer una venta, a la larga se constituye en una pérdida.

En ese sentido, Colombia ha tenido una evolución positiva en más de una década, en el indicador de agotados, pasando de 8,3% en el 2004 a menos de la mitad en el 2016 (ver gráfico), gracias al trabajo colaborativo.

Desde hace tres años el esfuerzo se ha centrado en atacar la causal de la “góndola no abastecida” capacitando a trabajadores de puntos de venta para que hagan un abastecimiento más organizado y rápido, dependiendo del flujo de las personas, en especial cuando hay temporadas especiales para las cadenas.

@nesperiodista