1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Economía

Sector agropecuario en 2017 y previsiones 2018

El fracaso de ‘Colombia Siembra’ y baja rentabilidad, los problemas.

El agro y la ganadería se reactivan: Planeación

Como la carne de res ha subido de precio, el consumo interno continúa a la baja. 

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
marzo 04 de 2018 - 08:00 p.m.
2018-03-04

Sin pretender ser exhaustivo, a continuación se analiza el comportamiento del sector agropecuario durante 2017 y, a grandes rasgos, lo que puede suceder en el 2018.

En 2017 la economía creció 1,8% mientras el sector agropecuario creció 4,9%, este año el café decreció 1,7%, mientras los cultivos transitorios crecieron 8.1% y los permanentes lo hicieron al 8,9%. Hay que destacar el 41% de crecimiento de oleaginosas y 8,4% de los cereales.

(Lea: Agencia de EE. UU. apalancará US$500 millones para el agro)

Se estima que la economía crecerá 2,4% en 2018 y que el sector agropecuario, como consecuencia de la frustración de “Colombia Siembra” y la baja rentabilidad de la mayor parte de la producción agropecuaria, crecerá menos que el promedio de la economía.

(Lea: La producción de papa nacional, en desventaja por las importaciones

PRODUCIR A BAJO PRECIO

En el primer semestre de 2017 la producción de arroz mecanizado, obedeciendo al programa “Colombia Siembra”, creció 29,3% con respecto al mismo período de 2016, al pasar de 765 mil toneladas a 990 mil. Sin embargo, ya para el año corrido 2017, la producción mecanizada solo creció 2,6% con respecto al año anterior.

(Lea: Baja participación del sector agrícola en la economía colombiana

La mayor producción llevó a una disminución en precio. Como era tradicional, el gobierno ofreció el incentivo al almacenamiento que garantiza precio al productor y absorción de la cosecha, lo que los molineros no aceptaron. Como alternativa, el gobierno ofreció una compensación a los agricultores de 16 mil millones de pesos, que consideraron insuficiente. Por tanto, para el 2018 se espera que la producción de arroz disminuya.

A principios de 2017 el precio del maíz amarillo bajó, pero “Colombia Siembra” estimuló la siembra de blanco lo que llevó a un aumento en la producción del 15% en el tecnificado. El gobierno apoyó con un incentivo al secamiento.

En 2018 el cultivo de maíz dependerá, en alguna medida, del arroz, es posible que el maíz sustituya áreas arroceras no sembradas. El maíz amarillo debe recuperar algunos espacios cedidos al blanco, todo dependerá de los precios internacionales.

En 2018 se espera que la cebada continúe su renacimiento, después que en 2017 se sembraron 2.800 hectáreas y se aspira llegar a 9.000 hectáreas en el 2020 y así sustituir 30 mil toneladas de importación.

MAL AÑO PARA LA PAPA

En los últimos 18 años el área sembrada en papa ha disminuido cerca de 11%. Sin embargo, “Colombia Siembra”, llevó a un aumento del 5% en área y 13,6% en producción. El 2018 será crítico: exportaciones cerradas, importaciones de pre cocida, disminución de rentabilidad y de consumo.

El aceite de palma, a pesar de problemas fitosanitarios en algunas regiones, la producción pasó de 1,1 millones de toneladas en 2016 a 1,6 en 2017, lo que significó un incremento de cerca de 42%.

En 2018 su tendencia creciente continuará a pesar de los problemas sanitarios que podrían afectar rentabilidad.

El café en 2017 decreció 1,7%, debido en gran medida a la crisis de rentabilidad. La producción fue de alrededor de los 14 millones de sacos, pero las exportaciones disminuyeron 8,4%, lo que equivale a cerca de un millón de sacos.

Para el presente año se espera que la tendencia decreciente continúe tanto en producción como en exportaciones.

Además, para agravar la situación, la producción hondureña se ha convertido en una importante amenaza para el precio internacional.

En 2017 las frutas tuvieron un crecimiento de 8,8% y las hortalizas crecieron alrededor de 7%. Para el 2018 se espera que mantengan esa dinámica. La dieta de los colombianos demanda más estos productos.

La producción de leche en 2017 aumentó 11% al pasar 6,4 millones de litros a cerca de 7.0.

La mayor oferta afectó el precio al productor, el excedente se intentó de absorber a través del sistema de precio competitivo de exportación, lo que hace es disminuir el precio de excedentes para que los industriales puedan exportar. En 2018, debido a mejor tiempo, se espera que los excedentes continúen con consecuencia de precios bajos al productor.

GOLPE DE LA AFTOSA

En 2017 la producción bovina, en general, tuvo problemas sanitarios por presencia de aftosa en algunas regiones que afectó las incipientes exportaciones y la comercialización en general.

El sacrificio de bovinos continuó la tendencia decreciente, se sacrificaron aproximadamente 3,5 millones de cabezas, cerca de 200 mil menos que en 2016 que es un decrecimiento de 3,7%, que llevó a aumento de precios y a disminución en el consumo per cápita, es así que el consumo bajó de 18,6 kg. a 18,1 kg.

Lo anterior ha llevado a un aumento en el consumo per cápita de otras carnes. Entre 2015 y 2017, el pollo aumentó cerca de 7,9%, el cerdo aumentó algo más de 20% y el pescado lo hizo en cerca del 11%.

La mayor parte de este aumento se ha logrado con producción nacional a pesar de importaciones de pollo y pescado.

En 2018 se espera que continúe la retención de hembras bovinas como consecuencia de precios altos lo que más tarde llevará a una estabilidad. El consumo de otras carnes continuará con su tendencia creciente en 2018.

En 2017 las importaciones agropecuarias en valor participaron con el 13,6% de las importaciones totales y prácticamente se estancaron al pasar de 6.265 millones de dólares en 2016 a 6.249.

En 2017 las exportaciones agropecuarias en valor participaron con el 19,5 % de las totales y crecieron 7,2% al pasar de 6.865 millones de dólares a 7.356. Estas incluyen las exportaciones de banano y flores cuyas producciones crecieron 3,1% y 4,5% respectivamente.

Para el 2018 se espera que las exportaciones agropecuarias se dinamicen como consecuencia del proceso promocional que han tenido, pero siempre y cuando el precio del dólar ayude.

El 2018 será el año de incertidumbres, que afectaran el sector agropecuario: Las elecciones con candidatos que no han mostrado claridad en el tema agropecuario. El futuro del punto de desarrollo rural en los acuerdos de paz dependerá del candidato triunfador y del presupuesto.

La seguridad jurídica de la propiedad en Colombia aún no es clara. Esto significa que la reducción de áreas de siembra puede afectar la inflación de alimentos.

Definitivamente, la rentabilidad de gran parte de la producción agropecuaria está en crisis. Es preferible tener un sector agropecuario con un crecimiento modesto pero rentable.

Luis Arango Nieto
Ex viceministro de Agricultura
larangon@gmail.com

Compartir