Innovación

Flujo de caja, el gran problema del sector salud en Colombia

La crisis de cartera se debe, en gran medida, al complejo proceso de cobro de las IPS a las EPS y/o aseguradoras y el recobro ante el Fosyga. Así podría contrarrestarse. 

Hospital

Innovación Por: Javier Acosta

Alrededor del 30% de la facturación de la salud en Colombia se devuelve, desencadenando la falta de recursos del sector salud para atender con calidad a los pacientes.

En otras palabras, el problema fundamental no es la falta de recursos, sino la falta de flujo de dinero entre los diferentes actores. Según datos de la Superintendencia de Salud, “las EPS llevan tres años en rojo y solo este año perderán 1,8 billones de pesos”. 

Esta brecha se produce no solo porque los colombianos están demandando más servicios, medicamentos y terapias de última tecnología, sino por la falta de una estandarización de la información, que sumado a procesos que no soportan la voluminosa operación de armado, cobro y pago de cuentas médicas; ocasionan la pérdida de facturas, autorizaciones, registros de los pacientes y una falta de control y seguimiento en las operaciones.

Pensando en esta situación, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas –ACHC-, realizó una investigación con el objetivo de analizar el escenario que afrontan sus instituciones afiliadas para conocer a fondo el impacto de la problemática de flujo de recursos en las clínicas y hospitales. Como resultado, se determinó que: “la crisis financiera le ha costado al sector hospitalario una suma superior a los $5.8 billones de pesos”, según el último estudio No 36° de cartera del 30 de junio de 2016, elaborado con una muestra de 140 Clínicas y Hospitales afiliados.

Adicional a esto, se encontró que más del 18% de las camas hospitalarias del país correspondientes en su mayoría a IPS de alta y mediana complejidad, tienen una concentración de cartera en mora (mayor a 60 días, según lo estipulado por la normatividad vigente) superior al 58%, lo que corresponde a más de 3 billones de pesos.
Otro de los hallazgos importantes del estudio radica en que dicha morosidad está concentrada en diez Entidades Promotoras de Salud –EPS-, de las cuales tres son de naturaleza pública o mixta, es decir, son EPS con una participación importante del Estado.

Las problemáticas mencionadas anteriormente hacen parte de la crisis financiera del sistema de salud, que podría ser mitigada con el armado de cuentas, una plataforma tecnológica de Carvajal Tecnología y Servicios que reduce significativamente los retrasos e inconsistencias que se presentan a diario. Logrando en IPS y EPS un movimiento de caja más saludable, que se traduce en mejores indicadores financieros y una atención al paciente más humana.

¿Qué función cumple la solución Gestión de cuentas médicas de Carvajal Tecnología y Servicios?

La plataforma de gestión de cuentas médicas permite la optimización de los procesos de pre facturación y garantiza la calidad de soportes y trazabilidad de los mismos.

Adicionalmente, se obtiene una reducción del ciclo interno de facturación y del armado de cuentas, lo cual impacta positivamente los tiempos de radicación y conciliación, por ende, se ve reflejado positivamente en el flujo de caja de la institución.

¿Y la Factura Electrónica?

Según la Dian; las empresas y entidades del sector salud estarán obligadas a facturar electrónicamente bajo el decreto 2242 de 2015. Pero las facturas deben estar bien soportadas y validadas para así lograr que el proceso de emisión y recepción sea efectivo. Ahí radica la importancia de contar con una solución de gestión de cuentas de modo que la implementación de la facturación electrónica no se convierta en una pesadilla. Los actores del sector salud deben buscar un proveedor integral que sea operador autorizado por la Dian.

Propuesta de Carvajal Tecnología y Servicios

A.
Reducción del tiempo del ciclo: el trámite de cuentas se hará en máximo 10 días.
B. Posibilidad de ahorro aproximado de hasta del 70% del valor actual de la transacción.
C. Optimización del proceso de auditoría médica en cuanto a variables generales como: número de días de radicación, porcentaje de glosas (cuentas medicas devueltas por información imprecisa), trazabilidad de la información (control paso a paso del proceso del paciente) y cumplimiento de tiempos establecidos en normas (tiempos de radicación y respuestas).