Innovación

Confianza, la clave para lograr el desarrollo económico en Colombia

Existen nuevas visiones empresariales que le apuestan a un modelo económico evolutivo para poder generar nuevas oportunidades por medio del desarrollo del capital social del país.

Lider

Innovación Por: Julian David Calderon Hortua

Colombia está iniciando un nuevo camino hacia el cambio, pues llevábamos más de 34 años trabajando hacia la reconciliación. Es hora de construir una nación con mayores oportunidades, cambiando el modelo económico tradicional que tenemos por un modelo económico evolutivo, donde se valore el capital humano y entre todos podamos construir valor compartido hacia un desarrollo económico sostenible, generando confianza para los diferentes grupos de interés de la sociedad.

(Lea: Invest in Bogota se destaca entre las mejores agencias de promoción del mundo)

La reconciliación es la oportunidad para comenzar a invertir en nuestro capital humano, potencializando los conocimientos indispensables para lograr una mejor sociedad y, de esta manera, tener la probabilidad de crear redes de cooperación para estimular el crecimiento social, económico y el cuidado del medio ambiente. El talento humano nos puede llevar hacia la cooperación entre los diferentes actores de la economía del país. Entendiendo que la generación de valor compartido es el resultado de la satisfacción de las necesidades de todos los grupos de interés.

(Lea: Desde las aulas de las comunidades grados para las minorías)

En Colombia existen iniciativas donde se están cambiando los paradigmas de la confianza. Laura Forero, coordinadora de comunicaciones de Suricata Labs, institución de acompañamiento a emprendedores de etapa temprana en Santander, señala que las acciones que se están tomando en esta región son la confianza en sus emprendedores, apoyando sus ideas y esas ganas de innovar que parecen inagotables. Así mismo, se conectan con otras instituciones y empresas para fortalecer el emprendimiento en cualquiera de sus fases a través de la Red de Emprendimiento de Santander. Por último, comunican los avances y el crecimiento de la pequeña empresa digital gracias al apoyo de los medios de comunicación, que han entendido que si no hace visible el cambio no seguirán evolucionando.

Si cambiamos nuestra visión hacia un modelo económico evolutivo, con un enfoque sistémico, donde el resultado de todos las acciones de los actores de la economía no se vean aisladas sino como un todo, podríamos ver acciones más concretas y sólidas para dinamizar las regiones por medio de una producción sostenible, donde se puedan crear nuevas oportunidades para los colombianos, disminuyendo los niveles de pobreza, mejorando la salud y la igualdad de género. Lo anterior se verá reflejado en una mejor planificación del desarrollo económico sostenible a largo plazo.

Como colombianos, es importante que nuestras acciones en la sociedad sean conscientes. Según la ONU Medio Ambiente, es necesario nuevas políticas y modelos empresariales que faciliten e inspiren una mejor toma de decisiones en la ciudadanía, creando una demanda de mercado a través de compras públicas sostenibles y apoyando la investigación, el desarrollo y la innovación.

Existen nuevas visiones empresariales que le apuestan a un modelo económico evolutivo para poder generar nuevas oportunidades por medio del desarrollo del capital social del país. Ángela Pulido, cofundadora de 2k30, dice que nuestro propósito en la organización es crear programas que se conviertan en una inversión social inteligente, donde se eduque, se empodere y se conecten a los diferentes actores para crear ecosistemas propicios para la innovación y el desarrollo social, económico y ambiental de las regiones en Colombia. Creemos que una forma para poder generar capital humano, puede comenzar generando nuevas oportunidades a través del emprendimiento, la educación y la tecnología. Queremos que la población rural en Colombia comience a liderar soluciones para sus regiones y puedan crear emprendimientos sostenibles. Este es el momento para que entre todos trabajemos en lograr el cambio, siendo conscientes que debemos adaptarnos a las tendencias y regulaciones para poder ser competitivos.

En conclusión, Colombia está pasando por una importante transición hacia la reconciliación. Esta es la oportunidad de generar cambios y construir un nuevo país, con una visión hacia un nuevo modelo económico donde la clave es la generación de la confianza, a través de la inversión del capital humano y redes de cooperación. Este es momento de trabajar en equipo, que los propósitos de todos sean el camino hacia la prosperidad y así llegar a ser unos de los mejores países del mundo a nivel económico, social y ambiental, alineados a las tendencias y logrando la sofisticación del mercado colombiano.



Johanna Salgado
Coordinadora Hub de Competencias del
Centro de Emprendimiento de la Universidad del Rosario.

Especial para Portafolio