Innovación

La mujer que cambió el modelo de educación en los jardines infantiles

Se llama Marcela López y desde hace 33 años trabaja con niños. Es la creadora de un método educativo que incluye lúdica y experimentación.

Marcela López Trujillo

Innovación Por: Redacción Portafolio

Desde 1985, Marcela López Trujillo se dio a la tarea de diseñar y crear ambientes lúdicos, espaciosos y luminosos, donde los niños pudieran desarrollar sus capacidades, basados en el método científico y en la observación.

Hace 33 años, esta mujer empezó a armar cajitas para explicar las matemáticas y bolsitas de tela que contenían arroz, para explicar y experimentar medidas, peso, colores a niños entre 0 y 6 años.

Actualmente Marcela, fundadora del Jardín Infantil El Rincón del Tercer Puente, cuenta con dos sedes en la ciudad de Bogotá, los cuales integran un laboratorio de matemáticas, donde las sillas son dados, los números funcionan con luz, y cuando se prenden los niños gritan cual apareció, un salón-laboratorio que tiene en el piso una cavidad que alberga los animales acuáticos, una cocina al tamaño de los niños, donde pueden preparar alimentos muy sencillos pero a la vez descubren interesantes datos de peso, colores, tamaños y formas.

Estos jardines son espacios de magia, por eso a los niños les gusta ir a experimentar, crear y “aprender jugando”.

En un ambiente preparado como el que se ofrece, basado en unos principios naturales, se desarrolla la autonomía; independencia, iniciativa, capacidad de elegir, desarrollo de la voluntad y autodisciplina.

¿QUIÉN ES ESTA MUJER?

Marcela López es conocida por ser líder en la Educación Preescolar, cuenta con estudios universitarios en Preescolar, ciencias de la Educación, diplomado en la Universidad Javeriana y University Toronto, Canadá entre otros.

Es una mujer luchadora, guerrera, poco conformista, hiperactiva, innovadora y divertida. Estudiosa incansable de la Educación Preescolar.
Divulgadora de la importancia de la etapa preescolar que redundará en la vida futura de cualquier individuo.

Desde pequeña le preocupó la “educación”, pues no pudo adaptarse nunca a que solo se limitara a memorizar sin comprender, a aprender sin experimentar, y a no concluir por sí misma. Ella asegura que: “la educación es el único camino para construir la Paz”.