Innovación

¿Un mensaje en WhatsApp o un correo electrónico pueden servir como una prueba judicial?

Expertos aseguran que las pruebas digitales tienen validez siempre y cuando se presenten en su estado original. Además deben cumplir con otros requisitos.

Whatsapp

Innovación Por: Julian David Calderon Hortua

En la actualidad es común encontrar denuncias en las que las comunicaciones que se generan a través de canales digitales, como chats, redes sociales o correos electrónicos, son utilizadas como pruebas dentro del proceso judicial. Sin embargo, no siempre este tipo de elementos constituyen una prueba judicial válida, pues debe cumplir con varias condiciones.

(Lea: ¿Somos todos adictos?)

Según Carlos Antonio Montoya, jefe del Área de Derecho Procesal de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre y experto en Derecho Probatorio, actualmente siete de cada 10 casos de derecho penal, civil o de familia que llegan a los estrados judiciales, utilizan las pruebas digitales como recurso de defensa. Es decir, “la tecnología se convirtió en el testigo clave para resolver el 70% de este tipo de procesos”, afirma.

(Lea: El derecho a la desconexión laboral: una garantía en extensión)

El académico señaló que las pruebas digitales son tan validas como los documentos físicos tradicionales y se les debe aplica toda la normatividad de la ley. Sin embargo, para que éstas sean válidas, tres condiciones se deben cumplir a cabalidad:

- Primero, deben ser obtenidas a través de una orden judicial emitida por un juez.
- Segundo, no pueden vulnerar el derecho a la intimidad, salvo en los casos en los que sea vea comprometida la vida, seguridad o integridad de una persona.
- Tercero, tienen que presentarse en su estado original, es decir, no se pueden descontextualizar, editar ni manipular, bajo ningún concepto.

Al igual que otras pruebas, estas son susceptibles de ser objetadas por la defensa del acusado.

Por ejemplo, para que se declaren inválidas “se debe argumentar ‘tacha de falsedad’, que quiere decir adulteración o edición del documento original; o ‘desconocimiento’, en el que se tiene que demostrar que la persona acusada no es el autor del mensaje”, explicó Montoya.

LOS MENSAJES DE VOZ

La popularidad de WhatsApp es innegable. Según datos de la propia aplicación, a mediados de 2017 cerca de 1.000 millones de usuarios se conectaban al día para enviar 55.000 millones de mensajes. Esta aplicación además de texto comparte videos y notas de voz, que también deben cumplir una serie de condiciones para que un juez lo acepte como una prueba válida en un proceso judicial, en el caso de los audios.

- Los audios deben ser originales, es decir no se pueden editar ni cortar.
- Deben tener buena acústica, que se escuche claramente la dicción de quien envía el mensaje.

Desde la facultad de Derecho de la Universidad Libre recomiendan buscar asesoría profesional, pues las pruebas deben haber pasado antes por laboratorios especializados certificados para el manejo de este tipo de información. Sin estas condiciones, estas pruebas no serán recibidas por el juez.