Innovación
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

El ‘Zuckerberg latino’ cuenta su nueva aventura

Andrés Barreto, fundador de Grooveshark, Onswipe, Pulso Social y Socialatom Group, presenta su fondo de capital de riesgo para startups.

Andrés Barreto

Andrés Barreto, fundador de Grooveshark, Onswipe, Pulso Social y Socialatom Group, presentansu fondo de capital de riesgo para startups, con el cual ya ha canalizado inversiones por US$35 millones.

Foto: Néstor López

Innovación
POR:
Portafolio
julio 09 de 2017 - 07:36 p.m.
2017-07-09

Andrés Barreto, el colombiano al que muchos consideran el ‘Mark Zuckerberg latino’ porque creó su primera empresa tecnológica a los 18 años –hoy desaparecida– y ha dado origen a siete más, está lanzando ahora un fondo de inversión para emprendimientos que aspira a apalancar inversiones por US$ 30 millones en los próximos cuatro años.  El empresario de 31 años explica esta nueva aventura.

Lea: (Andrés Barreto: testimonio de un emprendedor joven y exitoso).

¿Cómo operará el fondo?

Desde el 2013 invertimos en Colombia, pero Firstrock Capital es el primer fondo de venture capital que creamos. Solo ahora lo anunciamos, aunque vamos a cumplir casi un año y hemos actuado en 18 firmas, con dinero de varios inversionistas de Estados Unidos, Latinoamérica y Colombia.

Lea: (“Lo interesante es poder unir el arte con el negocio”).

¿Qué caracteriza a esas compañías?

Son empresas que nacen globales y aprovechan lo digital del software, donde no necesitas exportar nada físico, ni de puertos, ni importa si Donald Trump pone o no un muro. Hace dos años no existían y en el último año han levantado US$35 millones. La mayoría de ese dinero se va en generar empleo en Colombia, en contratar y entrenar ingenieros de software.

¿Con qué criterio eligen?

Tenemos varios: que el equipo fundador sea capaz de crear software; que haya vivido el problema, o sea, que sean sus primeros clientes; que el producto ya exista –no invertimos en ideas; si bien somos fondo de riesgo, lo eliminamos–; que ya haya clientes en EE. UU. usando sus productos; que crezcan exponencialmente y que se comprometan a mantener un equipo de ingeniería en la región y, en especial, en Colombia.

¿Cuál es la mecánica para captar inversión?

La mayoría de nuestros inversionistas son de EE. UU, y Latinoamérica que ven una oportunidad de diversificar. Si eres un empresario de construcción, finanzas o de un sector tradicional, ocurre lo siguiente: la tecnología está cambiando absolutamente todas las industrias y esto les sirve como vacuna en el momento en que llegue esa nueva startup disruptiva. En vez de volverse irrelevantes o tener que competir directamente, son accionistas. Por otro lado, los fondos familiares tienen un portafolio que normalmente se limita a bolsa y finca raíz, y si hay una crisis económica, el mercado de valores cae y estas actividades también, pero si el 10% está en una clase de activos como venture capital, resulta ser otra vacuna para balancear, porque aunque es una minoría de su portafolio, está diseñada para un mayor riesgo y retornos muchísimos más altos.

¿Cuánto ponen ustedes?

Si la empresa levanta US$2 millones de ellos, nosotros podemos poner de US$50.000 a US$100.000. De los US$35 millones, el 95% viene de fondos de Estados Unidos.

¿Su presencia les da confianza a los demás?

Eso es lo que ocurre normalmente. Cada vez más los emprendedores y las empresas de tecnología, aunque tienen la opción de recibir dinero de los más grandes inversionistas de Silicon Valley, nos dejan participar porque ellos no les pueden ayudar con su problema más grande, que es el talento de ingeniería. Somos los únicos enfocados en ofrecerles ese recurso que es muy escaso y valioso.

¿Cómo lo hacen?

La mayoría del trabajo no solo es escoger las mejores empresas, sino ofrecerles servicios para que crezcan más rápido, y eso incluye head hounting. Para eso, de 20 personas que somos, seis estamos concentrados solo en la parte financiera y de apoyo al emprendedor.

¿Cuál es su proyección?

Esperamos agregar una o dos empresas adicionales al mes y la meta es invertir hasta US$30 millones hasta el 2021. Podemos destinar a cualquier firma hasta US$5 millones en total.

Hoy, ¿cuánto tienen invertido?

Con el nuevo fondo hemos invertido US$2 millones, pero antes habíamos apalancado US$ 90 millones. Si hoy Google dijera: “Queremos comprar todas las empresas donde ustedes han invertido”, tendrían que pagar US$300 millones, que para Silicon Valley es poco, pero en Colombia es importante, sobre todo porque cada año el dinero que estas firmas captan de fondos internacionales va creciendo exponencialmente.

¿De dónde sale la plata para saltar de 2 a 30 millones de dólares?

Precisamente, de eso se trata manejar el riesgo. Comenzamos con cheques pequeños, de US$50.000 a US$100.000 dólares el primer año, y si las empresas crecen en el segundo año, cuando salgan a su segunda ronda de inversión ponemos entre medio y un millón. Y para la tercera podemos poner hasta US$3 millones.

¿El capital es propio?

Solo una parte, porque tenemos inversionistas externos que ponen su dinero en el fondo, por una rentabilidad de 30% anual.

2.000 OPCIONES DE INVERSIÓN PARA ESCOGER SOLO 20

Barreto cuenta que lo normal es que, por día, él y su equipo se reúna con gente que representa cuatro oportunidades de inversión, no solo de Colombia sino de otras partes del mundo, y de unas 2.000 opciones, se quedan con solo de 12 a 20 por año. Eso, en su concepto, desmiente el mito de que no hay proyectos para invertir. “Se requiere no solo esperar a que lleguen a ti, sino un equipo constante, buscando que se te presenten emprendedores, viajando, y convencer a los mejores de que te dejen invertir”, dice.

Otro concepto a desechar, según da a entender, es la supuesta falencia de fondos de capital de riesgo a nivel local.

“Desde el 2013, nosotros descubrimos que si la empresa es global no necesita depender de los fondos en Colombia: de los US$90 millones que han captado las 52 compañías en las que hemos invertido, menos de un millón son de colombianos. Si el país tiene talento de ingeniería, el capital viene. Lo otro es que aún las empresas tradicionales que son exitosas levantan inversión en Silicon Valley”, puntualiza.

@nesperiodista