Internacional

Brasil, el nuevo favorito de los inversionistas

Desde que empezó el año, ese mercado ha atraído fuertemente a los fondos del exterior, al punto que el índice Bovespa de la Bolsa
de São Paulo rompió la marca histórica de los 80.000 puntos.

Bolsa de valores

Internacional Por: Portafolio

Brasil se ha convertido desde que comenzó el año en una plaza atractiva para los inversores extranjeros, que facilitaron que la bolsa de São Paulo rompiera ayer el techo de los 80.000 puntos, un hito histórico en medio de la recuperación económica del país.

El principal índice de la bolsa paulista, el Ibovespa, avanzó este miércoles 1,7% para cerrar en 81.189 unidades en su tercer récord consecutivo.

(Lea: Inversionistas se mantienen optimistas sobre Brasil, a pesar de las elecciones

El corro paulista continúa imparable y a golpe de récord en este 2018 ante las mejores perspectivas macroeconómicas que vaticinan que Brasil crecerá 2,7% en el presente ejercicio tras el despegue de 1% experimentado en 2017 que puso fin a dos años de recesión.

(Lea: Mercados emergentes comienzan 2018 centrados en política e inflación

No es la primera vez que el parqué brasileño está de celebración ya que en las primeras sesiones del año encadenó once jornadas consecutivas de ganancias en las que se anotó cinco récords seguidos. Y aún hay margen para más a pesar de las elecciones presidenciales de octubre, cuyo panorama está bastante difuso y pueden transformarse en un elemento desestabilizador para el mercado financiero, según especialistas.

(Lea: ¿Puede Brasil aprovechar la oportunidad de su crisis?

La marca histórica responde a las señales positivas que han llegado tanto del exterior, como del interior.
Los mejores indicadores en Estados Unidos, en la Unión Europea, así como en algunos países asiáticos como China y Japón han ayudado a crear ese clima favorable en el parqué del gigante suramericano, donde ha habido una fuerte entrada de capital extranjero.

“Desde que comenzó el año hasta el jueves de la semana pasada el flujo de entrada de inversores extranjeros en la bolsa de São Paulo era 3.300 millones de reales (unos 1.025 millones de dólares)”, señala Celson Plácido, analista de XP Investimento.

Además, los inversores están “optimistas” y hasta “sorprendidos”, sostiene Plácido, con la recuperación de Brasil, cuyo PIB se desplomaba entre 2015 y 2016 más del 7% y solo empezó a dar señales de vida el año pasado.

LARGO ALIENTO

Desde la llegada al poder del presidente Michel Temer, a mediados de 2016, la bolsa no ha parado de escalar, impulsada en parte por la profunda agenda de reformas de corte liberal puesta en marcha desde entonces. Entre ellas, un techo de gastos, una leyes del trabajo más flexibles y una dura reforma del sistema de pensiones que están encontrando la resistencia de los diputados debido a la proximidad de los comicios.

Con todo, en 2016 la bolsa de Sao Paulo se disparó un acumulado del 38,9 % y el año pasado cerró con una subida anual del 26,8 %. A finales de 2017, hubo cierto nerviosismo debido a las dudas sobre la aprobación de la reforma del sistema de jubilaciones, pues se antoja imprescindible para revertir el crónico y abultado déficit de las cuentas públicas.

Sin embargo, los inversores han asumido que este año será muy difícil sacar adelante el proyecto, subraya Roberto Indech, analista jefe de Rico Investimentos. “El déficit fiscal preocupa pero por otro lado el mercado no lleva en consideración que la reforma no será aprobada en 2018”, apuntó.

De hecho, Indech considera que la bolsa “tiene espacio para subir” más “en el corto plazo” a pesar del “desafiante” escenario político que se presenta este año.

En este sentido, todas las miradas se centran en el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a casi diez años de prisión por corrupción y pendiente de un recurso en segunda instancia, cuyo juicio está previsto para el 24 de este mes.