Internacional

Ecuatorianos se alistan para votar en consulta popular

Cerca de trece millones de ciudadanos participarán este domingo en la consulta. Unasur acompañará el proceso. 

Rafael Correa

Internacional Por: Portafolio

Unos trece millones de ecuatorianos están llamados a votar este domingo en un referendo y consulta popular sobre diversos temas que el Gobierno del presidente Lenín Moreno considera claves para su Administración.

Son siete las preguntas que integran la papeleta de votaciones, cinco de ellas de referendo y que suponen, en caso de ser aprobadas, enmiendas a la Constitución vigente.

(Lea: Ecuador le apunta a la ‘bioeconomía’ como alternativa de desarrollo)

Las dos últimas preguntas integran la consulta popular y, de ser aprobadas en las urnas, supondrían modificaciones a leyes vigentes o nuevos postulados en normativas. El Código de la Democracia señala que para la aprobación de un asunto en referéndum o consulta popular se requerirá de, al menos, la mitad más uno de los votos válidos emitidos.

(Lea: Reino Unido busca acuerdos comerciales con Colombia, Perú y Ecuador

La mayoría de las preguntas (las seis primeras) están sustentadas con unos anexos, que algunos llaman "la letra chica" de la consulta, y que se adjuntan en el anverso de la papeleta de votación.

Para muchos, un aparente desconocimiento sobre el contenido de las preguntas, así como su comprensión y una supuesta escasa promoción, ha generado incertidumbre, aunque casi todos coinciden en que lo importante es la participación ciudadana.

Elena González, una votante de 62 años, aseguró que, según ella, la consulta busca como los ciudadanos "podemos ayudar a nuestro país" con definiciones que se establecen de forma democrática.

Ella votará Sí, pero más allá de eso asegura que el país necesita un cambio de rumbo y anteponer los intereses nacionales a los que persiguen grupos políticos. Ello en referencia a la pugna entre el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, y su antecesor y excorreligionario Rafael Correa, exaliados y amigos que han desatado un torbellino de acusaciones.

Luis Andrade, otro votante de 60 años, apuntó hoy que aún estaba intentando "entender las preguntas" de la consulta de Moreno, pero dijo intuir que lo que persigue el gobernante es acabar con Correa.

Según él, "la participación del pueblo es importante" y dijo que votará No en la consulta, alineado con la tesis de Correa y por no creer en la administración de Moreno. Manuela Criollo, una electora de 40 años de origen campesino, fue franca al señalar que ha conversado con amigos y familiares para definir su posición frente a la consulta.

"Votemos mejor por el sí", añadió Criollo que, como muchos otros ecuatorianos ya ha decidido su voto, aunque otros recién lo harán mañana frente a la papeleta.

Para la votación de este domingo, la misión de observación electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) desplegará una treintena de expertos en seis provincias de Ecuador con el finde de acompañar y verificar el proceso.