Internacional

Wall Street se recuperó, bolsas europeas cayeron más de 2% y las asiáticas 5%

En la jornada de este martes, la Bolsa de Nueva York sufrió altas volatilidades tras derrumbe histórico del lunes. 

Wall Street

Internacional Por: Portafolio

Wall Street cerró este martes con ganancias y el Dow Jones de Industriales subió un 2,33%, después de una volátil jornada que lo hizo oscilar en un rango de más de 1.100 puntos. Tras concluir las operaciones, el Dow Jones, el principal indicador del mercado, se disparó 567,02 puntos hasta 24.912,77 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 avanzó un 1,74 % o 46,20 puntos, hasta 2.695,14 enteros. 

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el cotizan los principales grupos tecnológicos, subió un 2,13 % o 148,36 puntos, hasta 7.115,88 enteros.
Fue una jornada volátil desde la apertura, con retrocesos de más del 1,50 % para los tres indicadores.

"Ajústense los cinturones. Las próximas sesiones del mercado van a ser un camino volátil", dijo Chad Morganlander, gerente de cartera de Washington Crossing Advisors. "Los fundamentos avanzan de manera positiva, lo que nos da confianza de que a largo plazo veremos más máximos en los mercados", agregó.

EUROPEAS CAEN MÁS DE 2%

Las principales bolsas europeas sumaron este martes caídas superiores al 2% tras el batacazo de la víspera de Wall Street, que previamente había llevado a los mercados asiáticos a acumular pérdidas aún mayores, de en torno al 5%.

La jornada pudo haber sido aún peor pues los retrocesos durante buena parte de la sesión fueron más abultadas en las bolsas europeas pero, tras la apertura de hoy del mercado neoyorquino -primero a la baja y después alternando subidas y caídas-, los descensos se fueron suavizando.

En Europa la respuesta no se hizo esperar y fue la bolsa de Londres la que encabezó las caídas, con un retroceso del 2,64%, lastrada por la volatilidad del mercado en una jornada en la que los inversores buscaron desprenderse de sus acciones. Le siguieron las pérdidas del 2,53% de Madrid -que había liderado los números rojos hasta las últimas operaciones de la sesión-, el 2,35% de París, el 2,32% de Fráncfort y el 2,08% de Milán.

La fuerte caída de Wall Street de ayer había provocado previamente acusadas pérdidas en las bolsas asiáticas, con una incertidumbre entre los inversores que en algunos momentos de la jornada rayó en el pánico.

BOLSAS ASIÁTICAS SE DESPLOMARON

La Bolsa de Tokio, que llegó a caer más de 7% durante la sesión, consiguió amortiguar la tendencia a última hora y dejarse el 4,73%, con una pérdida de más de 1.000 enteros en el Nikkei, algo que no se recordaba desde 2016 con el 'brexit'.

La Bolsa de Shanghái cerró la sesión con una bajada del 3,35%, el mercado de la parte continental de China, la Bolsa de Shenzhen, perdió el 4,23% y el Hang Seng de Hong Kong se desplomó 5,12%, su mayor caída desde agosto de 2015.

Los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de buscar una explicación a la fuerte corrección que han vivido los mercados bursátiles mundiales, aunque coinciden en que el origen está en Estados Unidos.

Algunos analistas señalan a una puntual recogida de beneficios por parte de los inversores, mientras otros apuntan al temor de los que apuestan en bolsa a una subida brusca de los tipos de interés tras la marcha de Janet Yellen de la presidencia de la Reserva Federal estadounidense.

En opinión del analista de XTB, Antonio Sales, se ha producido una "huida de capitales" de los mercados bursátiles a los mercados de deuda, por el temor de los inversores a que la Reserva Federal (Fed), con su nuevo presidente, suba los tipos de interés hasta cuatro veces este año.

No obstante, considera que el desplome de Wall Street de la víspera, que salpicó también a las plazas asiáticas, ha sido una corrección "demasiado severa" y que no tardará en estabilizarse la situación en los mercados.

En cambio, otros expertos consultados piensan que es poco probable que el nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, "se arriesgue" a acometer un ajuste brusco de la política monetaria y achacan el correctivo bursátil de ayer y hoy a una recogida generalizada de beneficios y a un "momento de pánico puntual" tras las fuertes subidas de las semanas anteriores.