Internacional

Las finanzas de la compañía más rentable del mundo

Saudí Aramco generó 33.800 millones de dólares en ingresos netos en los primeros seis meses de 2017.

Aramco

Internacional Por: Portafolio

Es una piedra angular de la economía global, con una producción y venta de 10 millones de barriles de petróleo por día. Sin embargo, durante cuatro décadas, el desempeño financiero de Saudí Aramco ha sido uno de los mayores secretos en los negocios globales, limitado a un pequeño circulo de ejecutivos, funcionarios de gobierno y príncipes.

Lea: (Saudi Aramco planea su vida después del petróleo).

Ahora, un primer vistazo a las finanzas del gigante petrolero estatal muestra que Aramco generó 33.800 millones de dólares en ingresos netos en los primeros seis meses de 2017, superando fácilmente a titanes estadounidenses como Apple Inc., JPMorgan Chase & Co. y Exxon Mobil Corp.

Lea: (Arabia Saudita reformará su economía para ponerle fin a su "adicción al petróleo").

Las cifras a las que tuvo acceso Bloomberg News brindan a los inversores el conjunto de datos más amplio hasta el momento para evaluar el posible valor de un acuerdo que se da una vez en una generación en los mercados financieros: la oferta pública inicial propuesta por Aramco.

Y dado que genera la mayor parte de los ingresos de Arabia Saudita, las cuentas también brindan a los inversores en bonos soberanos una visión única de la salud financiera del reino. Cuando se le pidió que comentara las cifras, Saudí Aramco dijo en un comunicado: "Esto es inexacto; Saudí Aramco no hace comentarios sobre la especulación con respecto a su desempeño financiero y régimen fiscal".

Entre los hechos más llamativos: la compañía está casi libre de deudas y disfruta de costos de producción una fracción del estándar de la industria, según muestran las cifras.

Pero la dependencia de Arabia Saudí de la compañía para financiar el gasto social y militar, así como el estilo de vida lujoso de cientos de príncipes, imponen una pesada carga sobre su flujo de caja.

La factura de impuestos de Aranco aumenta abruptamente a medida que suben los precios del petróleo. Junto con el elevado gasto de capital, es probable que eso limite el alcance de los pagos de dividendos después de una venta de acciones.

Las cuentas, preparadas según las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en ingles), también muestran la sensibilidad de Aramco a los precios del petróleo. En el primer semestre de 2016, cuando el crudo promedió 41 dólares, la compañía obtuvo 7.200 millones de dólares en ingresos netos.

Este año, es probable que las ganancias sean significativamente más altas que en 2017 después de la reciente recuperación del precio del petróleo a más de 70 dólares por barril.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bien Salman, quien convirtió la oferta pública inicial de Aramco en una parte esencial de sus ambiciones para preparar al reino para la era posterior al petróleo, quiere recaudar un récord de 100.000 millones de dólares con la venta de una participación del 5 por ciento.

Eso valoraría a la compañía en dos billones de dólares y opacaría el récord de 25.000 millones de dólares recaudados por el minorista chino de internet Alibaba Group Holding Ltd. en 2014.

Algunos ejecutivos, consultores y analistas de la industria petrolera, incluidos Sanford C. Bernstein & Co. y Rystad Energy AS, han cuestionado el objetivo de dos billones de dólares, y han sugerido que una cifra entre 1 billón y 1,5 billones de dólares es más realista.

Los inversores aún no saben con exactitud cuándo, ni siquiera si se concretara realmente la venta de acciones, y hasta el día de hoy no tenían información sobre la posición financiera de la compañía. La venta, incluida una cotización internacional en Nueva York, Londres o Hong Kong, se programó inicialmente para 2018, pero ahora es probable que se postergue hasta 2019.

Dos métricas clave que los inversores utilizarán para medir la valoración de la empresa son la generación de flujo de caja y los pagos de dividendos. Según cálculos de Bloomberg basados en los datos, Aramco generó un flujo de efectivo ajustado de operaciones de 52.100 millones de dólares en el primer semestre del año pasado, cuando el crudo Brent promedió casi 53 dólares por barril.

En el mismo periodo, Shell generó efectivo de operaciones de casi 21.000 millones de dólares a pesar de bombear una cuarta parte del petróleo y el gas que produce Aramco. El dividendo, si bien es grande, no es enorme en comparación con otros líderes de la industria.

Aramco pagó una distribución en efectivo al gobierno de 13.000 millones de dólares en el primer semestre de 2017. Eso se compara con los pagos a los accionistas de 6.400 millones de dólares millones de Exxon y 7.800 millones de dólares de Royal Dutch Shell Plc, a pesar de que las dos empresas juntas producen menos petróleo que Aramco.
El motivo de la menor generación de efectivo es el impuesto: Aramco paga un impuesto sobre las ganancias del 50 por ciento y una regalía variable adicional sobre los ingresos.

Los datos financieros que revisó Bloomberg muestran que Arabia Saudita impuso una nueva escala variable de regalías en enero de 2017, ampliando el alcance del impuesto y aumentando la tasa marginal a medida que suben los precios del petróleo.

Aramco produce en algunos de los campos más grandes y de menor costo del mundo y gastó solo 7.900 millones de dólares en costos de producción y fabricación en el primer semestre del año pasado, según los datos.

Usando una medida aproximada de la producción total de petróleo, condensado y gas, Aramco gastó menos de 4 dólares por barril para extraer hidrocarburos, en comparación con los cálculos aproximados de alrededor de 20 dólares por barril para Exxon y Shell.

Aramco también está casi libre de deudas, y reporto préstamos totales por 20.200 millones de dólares a fines del primer semestre de 2017, compensado por efectivo y equivalentes de efectivo de 19.000 millones de dólares.

No importa que valoración final logre Aramco; la primera mirada a los libros de la compañía ilustra el tremendo negocio que el reino logró en 1976 al nacionalizar completamente la compañía. Pagó a los precursores de Chevron Corp. y Exxon alrededor de 1.500 millones de dólares por sus acciones. E incluso después de una oferta pública inicial, Aramco seguirá siendo mucho más que una gran compañía petrolera, tanto dentro del reino como fuera de él.

Sus campos gigantes, en medio del desierto de Arabia Saudita, son clave para el crecimiento económico global y la seguridad geopolítica. En casa, el torrente de dinero continuará apuntalando el contrato social que tiene el reino de décadas de antigüedad por muchos años más: generosas donaciones estatales a cambio de la lealtad política que mantiene la estabilidad en el lugar de nacimiento del Islam.