Internacional

Reforma económica puede ser perdedora en las elecciones de Brasil

El economista Paulo Guedes tiene una respuesta muy simple a la pregunta de qué hacer con las gigantescas empresas estatales: venderlas.

Marina Silva

Internacional Por: Portafolio

El consejero económico del político de extrema derecha Jair Bolsonaro - quien encabeza las encuestas - incluye a Petrobras en la lista de liquidación. “No hay vacas sagradas”, comentó . “Todas deberían privatizarse”.

(Lea: El comercio con Brasil pasaría de US$4.000 millones)

Mientras Brasil se enfrenta en octubre a las elecciones más impredecibles en décadas, los votantes tendrán que elegir entre una gama de plataformas económicas, desde las políticas liberales de Bolsonaro hasta la retórica antiprivatización de Ciro Gomes, de la izquierda.

(Lea: Brasil es el segundo inversionista de Suramérica en Colombia)

Los candidatos están involucrados en una batalla por ganar los corazones y mentes de los votantes en un país que tradicionalmente se ha inclinado hacia la izquierda pero que, hoy, rechaza la política tradicional en medio de una tambaleante economía y de generalizados escándalos de corrupción.

(Lea: Amenaza de noticias falsas se cierne sobre las elecciones brasileñas)

Los inversionistas están nerviosos de que los votantes pudieran elegir a un presidente que no quiera, o no pueda, implementar las reformas económicas necesarias. “Lo que se está reflejando en el mercado es que todavía no hay alternativas buenas y claras”, comentó Carlos de Sousa, economista sénior para Latinoamérica de Oxford Economics, acerca del sentimiento de los inversores.

Aunque las campañas comenzarán el mes próximo, Bolsonaro lideró en una reciente encuesta de Ibope con el 17%, seguido por la ambientalista Marina Silva con el 13%, por Gomes con el 8%, y por el candidato de centroderecha Geraldo Alckmin con 6%. Pero más popular que todos ellos es el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Condenado por corrupción, pero que insiste en que él sigue siendo un candidato.

Bolsonaro - un excapitán del ejército con poco conocimiento en materia de economía - ha reclutado a Guedes, un banquero e inversor, para que forje sus políticas. Éstas incluyen reducir Gobierno de Brasil recortando a la mitad los ministerios y pagar deudas con la privatización. Ha prometido una revisión radical de las pensiones para disminuir su carga sobre el estado.

“Hemos aumentado los impuestos durante 30 años y tenemos que reducirlos”, agregó. Pero aunque a los mercados les gustan los planes de Guedes, se preguntan si él y Bolsonaro podrán lograrlos.

La tradicional resistencia de Brasil ante políticas liberales fue enfatizada por una reciente huelga de camioneros que exigía que el Gobierno subvencionara los precios del diesel. La combinación con Guedes también pudiera resultar difícil dada la inclinación nacionalista de Bolsonaro, comentó Monica de Bolle, investigadora del Instituto Peterson para la Economía Internacional (PIIE, por sus siglas en inglés).

En contraste con Bolsonaro se encuentra Gomes. Los economistas sospechan que, si bien pudiera ser centrista en macroeconomía, también pudiera inclinarse hacia la izquierda.

En cuanto a la reforma de las pensiones, Nelson Marconi, su asesor económico y profesor en la Fundación Getulio Vargas, explicó que el plan era introducir un sistema mixto en el cual quienes pudieran pagar por su cuenta, lo harían. Para los pobres, particularmente los trabajadores rurales, el Gobierno establecería un ingreso mínimo, esencialmente un beneficio social.

La campaña de Ciro Gomes también ha anunciado planes para ampliar el tope presupuestario de gasto introducido por Michel Temer. Pero el equipo de Gomes así como el de otros candidatos, incluyendo el de Marina Silva y del PT, han alejado a los mercados con propuestas para debilitar una reforma de la legislación laboral presentada por Temer.

Entre las posiciones de Bolsonaro y Gomes están Alckmin y Silva. Los mercados se sienten más cómodos con Alckmin, un exgobernador de São Paulode la centroderecha, quien se anticipa continúe con las reformas. Los economistas son más escépticos de Silva, quien, a pesar de ser asesorada por respetados economistas, carece del respaldo de una amplia coalición.

Ella pudiera tener dificultades para implementar sus políticas y para lidiar con un congreso hostil. El economista André Lara Resende, uno de sus asesores, declaró que ella creía en una economía de mercado; en desmantelar los monopolios del país; en equilibrar el presupuesto; y en reducir la deuda.
Joe Leahy y Andres Schipani