Internacional

Los altos costos de un Brexit sin trato

El presidente del Banco de Inglaterra asegura que el brexit es un problema abrumador para las empresas y está frenando la inversión.

Brexit

Internacional Por: Portafolio

Para saber cómo los temores a un brexit sin acuerdo ya están perjudicando al Reino Unido, basta con preguntarle a Martin McVicar, el jefe de Combilift, una fábrica que produce cerca de 6.000 montacargas por año en Irlanda para exportar.

Hasta este año, él importaba asientos que cuestan unos 200 euros (232 dólares) cada uno de una fábrica de Gales. Ahora, cambió el contrato de 1,2 millones de euros a un fabricante alemán, ante el temor a que un brexit duro golpee su cadena de suministro.

(Lea: Panasonic, también se mudará del Reino Unido por el Brexit)

"El brexit es el motivo, no habríamos cambiado si no fuera por eso", dijo McVicar, sentado en la reluciente fábrica de Combilift en Monaghan, a unos 16 kilómetros de la frontera con Irlanda del Norte. "No estamos ampliando nuestra cadena de suministro en el Reino Unido, la estamos reduciendo hasta tener las cosas claras".

La decisión de McVicar es un microcosmos del perjuicio ya infligido a la economía por el brexit. Gran parte de ese efecto está vinculado a la incertidumbre sobre qué tipo de trato obtendrá el Reino Unido con la Unión Europea cuando abandone el bloque en marzo.

(Lea: ¿Pueden sobrevivir los seres humanos en el siglo XXI?

El voto del brexit ya les ha costado a los británicos más del 2 por ciento de la producción económica, según un análisis de UBS Group AG publicado el lunes.

El presidente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha dicho que el brexit es un "problema abrumador" para la mayoría de las empresas y está frenando la inversión. Aunque la economía británica se recuperó en el segundo trimestre de un débil comienzo de año, el crecimiento sigue por debajo del promedio de los tres años anteriores al referéndum de 2016.

(Lea: ‘El Brexit le costará al Reino Unido hasta el 5% de su PIB’

'NERVIOSISMO GENERAL' 

El mes pasado, Gene Murtagh, máximo ejecutivo del fabricante irlandés de aislantes Kingspan Plc, dijo percibir un "nerviosismo general en el Reino Unido", con muchos proyectos en espera a causa de la incertidumbre.

Agregó que los proyectos de construcción de las empresas expuestas al brexit se habían estancado. "Los constructores de bancos no están construyendo nuevos bancos", dijo Murtagh en una entrevista. Aunque la construcción no ha "caído por un precipicio, es bastante moderada".

Combilift también ilustra un segundo factor negativo para los británicos como resultado del brexit: precios más altos. La compañía obtiene una cuarta parte de sus ventas en el Reino Unido, y en enero McVicar elevó 4,5 por ciento los precios allí para ayudar a compensar la devaluación de alrededor del 15 por ciento de la libra esterlina desde que se votó el brexit.

Si el Reino Unido abandona la UE sin un acuerdo, el ejecutivo se propone aumentar nuevamente los precios en la misma proporción, esta vez para cubrir los aranceles que se aplicarían a los montacargas según las reglas de la Organización Mundial del Comercio. "No podríamos absorber eso en nuestros márgenes, tendría que transmitirse a los clientes", dijo. "Nadie sale ganando en esta situación".

Si se llega a un acuerdo comercial, McVicar espera que Combilift pueda volver a aumentar sus vínculos con el Reino Unido y está convencido de que el país seguirá siendo un gran cliente. "Seguimos confiando en que incluso con un brexit duro, los clientes británicos seguirán necesitando montacargas", sostuvo.