Internacional

Analistas creen que la recesión argentina se profundizará

Los economistas creen que la segunda mayor economía de Suramérica se contraerá un 1,9 por ciento en 2018,

Mauricio Macri

Internacional Por: Portafolio

Las perspectivas económicas de Argentina se deterioraron significativamente en agosto en medio de una renovada crisis monetaria. Los economistas encuestados por el banco central pronostican una recesión más profunda, un mayor debilitamiento del peso y una inflación más alta.

Los economistas que participaron en la encuesta mensual publicada el martes creen que la segunda mayor economía de Suramérica se contraerá un 1,9 por ciento en 2018, frente al pronóstico anterior de una contracción del 0,3 por ciento.

(Lea: Las duras medidas de Argentina para afrontar la crisis financiera)

Se espera que la inflación termine el año en 40,3 por ciento, frente a la previsión del 31,8 por ciento en julio. Se pronostica que el peso argentino, la moneda de peor desempeño de los mercados emergentes, termine el año en 41,90 por dólar, un debilitamiento significativo frente al 30,50 en la encuesta de julio.

El peso ha caído más de un 52 por ciento en lo que va de año. Los resultados de la encuesta suponen un cambio drástico con respecto a principios de 2018.

(Lea: Argentina sube su tasa de interés al 60%

En enero, los economistas anticipaban un crecimiento del 3 por ciento, una inflación cercana al 17 por ciento y un peso cercano a 22 por dólar para finales de este año. La sequía, el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, la ola de ventas en los mercados emergentes, una comunicación deficiente y, a veces, políticas confusas golpearon el peso y las perspectivas económicas.

Las cifras llegan después de una de las semanas más turbulentas en Argentina. El peso cayó más del 16 por ciento después de que el presidente Mauricio Macri sacudiese los mercados el miércoles pasado con una vaga declaración sobre cambios al acuerdo de Argentina con el Fondo Monetario Internacional.

El FMI no hizo ningún comentario durante gran parte del día y las autoridades argentinas no proporcionaron detalles la semana pasada. Los políticos argentinos se reunieron con los líderes del FMI en Washington el martes para solicitar al Fondo que acelere los desembolsos de la línea de crédito de US$50.000 millones acordada en junio.

La medida es un intento de restablecer la confianza de los inversores en las finanzas de Argentina para el próximo año. El ministro de Economía argentino, Nicolás Dujovne, introdujo nuevas medidas de austeridad el lunes con críticas mixtas de los analistas.