Catástrofe japonesa hunde los valores del sector nuclear en las bolsas | Internacional | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

Catástrofe japonesa hunde los valores del sector nuclear en las bolsas

El golpe en las plazas bursátiles europeas se da debido al temor de una catástrofe en Japón que podr

POR:
marzo 14 de 2011 - 02:42 p.m.
2011-03-14

Las autoridades japonesas luchaban este lunes para evitar un grave accidente nuclear tras las explosiones en la central de Fukushima, dañada a raíz del violento sismo y el devastador tsunami del pasado viernes.

En Suiza, las autoridades anunciaron este mismo lunes la suspensión de los proyectos de renovación de sus centrales nucleares.

Tras una reunión con expertos, la ministra suiza de Energía Doris Leuthard "decidió suspender los procesos en curso que conciernen los pedidos de autorización general para las centrales nucleares de sustitución", informó su ministerio en un comunicado.

Por lo demás, la situación en Japón repercutió inmediatamente en los principales valores del sector: en Alemania, EON y RWE perdían más del 3%.

Los dos grupos energéticos controlan lo esencial de las 17 centrales nucleares del país, junto a un tercer operador, una filial del grupo público sueco Vattenfall.

En la bolsa de Paris, EDF (Electricité de France, 80% de la electricidad del país es de origen nuclear, ndlr) perdía 4,60%. El grupo nuclear público, Areva, (90% controlado por el Estado), caía por su lado 8,69%. El problema no proviene de un riesgo directo para estos grupos franceses, muy poco presentes en Japón, sino de un fuerte freno a su programa nuclear, según varios.

Es difícil saber si a largo plazo las acciones de estos grupos se verán afectadas, ya que se ignora de momento la magnitud de la catástrofe en Japón.

Sin embargo, dos escenarios parecen posibles: "O bien resiste el recinto de confinamiento de la central japonesa, y la fugas radioactivas son casi inexistentes, lo que tranquilizará a los mercados", según un analista.

O bien "hay un segundo Chernobyl y entonces más vale vender las acciones que uno tiene en Areva", ilustra otro experto. La catástrofe de Chernobyil en 1986 paralizó gran parte de los programas de desarrollo nuclear durante más de 15 años.

El tema de una moratoria en las construcciones de centrales nucleares, que quitaría credibilidad al sector durante mucho tiempo, sólo se contemplaría de momento en un país como Alemania, al margen de la decisión adoptada este lunes por Suiza.

"No creo que Inglaterra, Francia o China cambien su política nuclear, pero sí es posible que haya retrasos en los proyectos" en este sector, asegura Bertrand Lecourt de Deutsche Bank.

Paradójicamente, según ciertos analistas, la catástrofe japonesa podría favorecer el desarrollo del reactor de tercera generación EPR llevado a cabo por el francés Areva.

"Es un producto difícil de vender, porque es muy caro, pero algunos países se verán obligados quizá a pagar más por algo más sólido, con un recinto de confinamiento más robusto", añadió el experto.

París / AFP

Compartir