China amenaza el dominio de EE. UU. en Latinoamérica | Internacional | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

China amenaza el dominio de EE. UU. en Latinoamérica

Con compras de materias primas, inversiones y financiamiento, la segunda economía mundial busca desb

POR:
marzo 16 de 2011 - 10:54 p.m.
2011-03-16

Argentina, que ha sido ampliamente ignorada por prestamistas internacionales tradicionales, aún tenía un lugar al que recurrir el año pasado para solicitar los miles de millones de dólares que necesitaba para renovar su decrépito sistema ferroviario: Pekín.

El paquete de 10.000 millones de dólares acordado con el China Development Bank fue otra clara señal de la emergente influencia de China en Latinoamérica, transformando las economías de la región y debilitando el dominio de Estados Unidos en su ‘patio trasero’ tradicional.

China estará en el pensamiento de todos durante la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a Latinoamérica esta semana, cuando envíe el mensaje de que Washington sigue siendo relevante para una región que debe gran parte de su robusta salud económica en años recientes a la demanda china.

Tanto en Brasil como en Chile, que son los dos países de Sudamérica que Obama visitará en su gira, China ha desplazado a Estados Unidos como el principal socio comercial.

Incluso en aquellos países en que Estados Unidos aún es el socio dominante, China está reduciendo la distancia rápidamente.

Colombia, un aliado de Estados Unidos, anunció recientemente que está en conversaciones con China para construir una línea del ferrocarril que conecte el Océano Atlántico con el Océano Pacífico, una posible alternativa al Canal de Panamá que impulsaría los flujos de comercio con Asia.

Una red de nuevas carreteras en construcción darán acceso directo a cinco puertos en la costa pacífica de Perú en otra señal de cómo el poder económico asiático está rediseñando los patrones comerciales regionales.

Pese a que aún están concentradas principalmente en metales y bienes agrícolas, las inversiones chinas han comenzado a expandirse a otras áreas de la economía.

China se convirtió el año pasado en el mayor inversor directo en Brasil, que es la mayor economía de la región, con alrededor de 15.000 millones de dólares en proyectos desde una planta siderúrgica de 5.000 millones de dólares a la compra de redes de electricidad por alrededor de 1.000 millones de dólares.

También ha construido relaciones con Venezuela, ayer mismo firmó convenios por 4.000 millones de dólares.

Río De Janeiro/Reuters

Compartir