1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El comercio resurge entre las ruinas de Kesennuma en Japón

Con productos conseguidos a crédito y con la calle como local, empiezan a negociar.

POR:
marzo 25 de 2011 - 10:29 p.m.
2011-03-25

Pequeños comerciantes empiezan a surgir en Kesennuma, una ciudad devastada por el tsunami, con el objetivo de cubrir las necesidades inmediatas de los siniestrados y conseguir un poco de dinero.

El medio millón de habitantes de las zonas costeras del noreste que han tenido que abandonar sus viviendas y refugiarse en los centros de acogida temporales necesitan de todo: comida, combustible o medicamentos.

Cada día, los sobrevivientes a una de las peores catástrofes naturales de Japón, que se ha visto agravada por el accidente nuclear de la planta de Fukushima, tratan de encontrar algunos víveres para completar los escasos productos que se encuentran en los centros de acogida.

Como tampoco tienen medios de transporte, sus autos también fueron destruidos o no hay gasolina, tienen que buscar sus raciones diarias en las propias zonas arrasadas por la catástrofe, constituyendo una clientela potencial para los comerciantes avispados.

Dos semanas después de que el maremoto destruyó su tienda, Sayuri Miyakawa volvió al negocio pese a que no tiene local ni dinero líquido y faltan productos.

Por el momento, esta mujer empezó poniendo sobre una caja de cartón unos cuantos chocolates, fruta y algunas botellas de agua, en la calle donde su tienda familiar estaba antes de ser barrida por la ola gigante.

“No sé cuándo voy a poder volver a abrir mi tienda, por lo que me estoy arreglando de esta manera ya que gente necesita alimentos. No pueden seguir esperando a recibir las raciones” distribuidas por la ayuda oficial, explica Miyakawa.

En menos de una hora, vendió toda su magra mercancía. Al día siguiente, encontró un camión, trajo más productos frescos o en conserva que un mayorista le facilitó a crédito y los volvió a colocar sobre sus cajas de cartón.

“Si uno no se arriesga, nunca haremos nada”, dice de buen humor al mismo tiempo que entrega una bolsa llena de tomates y papas a un cliente.

Miyakawa no es un caso aislado, otros vendedores proponen artículos diversos en la calle, herramientas o ropa. La falta de dinero líquido es uno de los principales obstáculos para el comercio improvisado, ya que los clientes no pueden recurrir a los cajeros automáticos porque están fuera de servicio.

 

Infectados

 

El Gobierno chino dijo que dos viajeros que llegaron en avión a la ciudad oriental de Wuxi desde la capital japonesa tenían niveles altos de radiación, aunque no presentaban un riesgo para los demás. “Las pruebas mostraron que los dos viajeros excedieron seriamente el límite de radiación”, informó el Gobierno de la segunda economía mundial en un comunicado en el día de ayer.

Vuelven las libretas bancarias

Cuatro días después del tsunami, el banco Kesennuma Shinkin volvió a abrir dos agencias en la ciudad, pese a que no había luz.

Sin ordenadores, los empleados sacan pesados libros de registro para verificar las cuentas de los clientes y entregarles el dinero solicitado, interrogando a aquellos que han perdido sus documentos para asegurarse de su identidad.

“Somos una agencia de proximidad, por lo que los funcionarios son capaces de reconocer a la mayoría de nuestros clientes”, explica Eiji Fujimura, responsable de la clientela.

Soterrado bajo varios abrigos en este despacho sin calefacción, Fujimura agrega que su banco, donde tienen cuenta la mitad de los habitantes de Kesennuma, constituye una “una bocanada financiera para la comunidad”.

Después de sacar dinero, Akimi Ogata puede comprar leche y pañales en una tienda prácticamente vacía. “No necesitamos dinero los dos primeros días que siguieron al sismo, pero las tiendas abrieron”, subraya esta joven abuela de 53 años.

Aumentan temores por radiación

Los temores por la radiación aumentaron ayer en Japón después de que trabajadores sufrieron quemaduras cuando intentaban enfriar la planta nuclear dañada por el terremoto, mientras el Gobierno sembraba la confusión sobre si estaba ampliando la zona de evacuación.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, en su primer discurso público sobre la crisis en una semana, dijo que la situación en la planta nuclear de Fukushima, ubicada en el norte de Tokio, no estaba empeorando pero también admitió que no estaba “en ningún lugar cerca del punto” de estar resuelta.

“Estamos haciendo esfuerzos para evitar que empeore, pero siento que no podemos volvernos condescendientes”, dijo Kan a periodistas. “Debemos seguir estando en guardia”, agregó.

Los comentarios reflejaron la inquietud que se vive en Japón después de varios días de trabajo lento pero continuo para contener la crisis nuclear, que fue desatada por un devastador terremoto y tsunami hace dos semanas.

El Gobierno instó a que se fueran decenas de miles de personas que viven una zona ubicada a 20-30 kilómetros del complejo afectado.

Compartir