Dimite primer ministro portugués luego de que rechazaran su plan económico | Internacional | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

Dimite primer ministro portugués luego de que rechazaran su plan económico

El primer ministro portugués, José Sócrates, anunció este miércoles por la noche su dimisión, poco d

POR:
marzo 23 de 2011 - 11:28 p.m.
2011-03-23

"Hoy, todos los partidos de la oposición rechazaron las medidas propuestas por el gobierno para evitar que Portugal deba recurrir a un programa de ayuda exterior", declaró Sócrates en un anuncio al país.

"La oposición retiró al gobierno todas las condiciones para gobernar. Por consiguiente, presenté mi dimisión al presidente de la República", dijo.

"Esta crisis política se produce en uno de los peores momentos para Portugal", advirtió Sócrates, cuya dimisión tiene lugar la víspera de una cumbre europea destinada a fijar medidas para salir de la crisis de la deuda soberana en la zona euro.

Portugal podría ser, después de Grecia e Irlanda, la próxima víctima de esta crisis. "Esta crisis política, en este momento, tendrá consecuencias gravísimas para la confianza que Portugal necesita ante las instituciones y los mercados financieros", afirmó Sócrates, quien precisó que estará presente jueves y viernes en Bruselas.

"El país no se queda sin gobierno. El gobierno cumplirá por completo con su deber en el marco de las competencias de un gobierno de gestión", añadió, y precisó que volverá a ser candidato, "con la misma determinación de siempre", en las elecciones anticipadas que el presidente Aníbal Cavaco Silva podría convocar para finales de mayo o comienzos de junio.

Desde hace varios días, toda la oposición, desde la derecha hasta la extrema izquierda, expresó su determinación a provocar la caída del gobierno de Sócrates, acusado de haber "mentido al país" sobre la situación financiera y de haberse comprometido con las instituciones europeas en un plan de austeridad, el cuarto en menos de un año, sin ninguna concertación interna previa.

El miércoles la oposición votó en contra de este nuevo plan que, según el gobierno, debería "garantizar" la reducción del déficit público al 2% del PIB hacia 2013 y evitar el recurso a la ayuda financiera exterior.

"El rechazo de este plan va a agravar las condiciones de financiación del país y generar dificultades suplementarias que dudo que podamos superar solos", previno durante el debate parlamentario el ministro de Finanzas Fernando Teixeira dos Santos.

"El hecho de que el gobierno reconozca que el país se encuentra al borde de formalizar una demanda de ayuda exterior para calmar a los mercados basta para dar la dimensión del drama al que nos condujo este gobierno", le respondió Manuela Ferreira Leite, ex ministra de Finanzas del actual presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

"Es responsabilidad nuestra poner un fin al declive inexorable hacia el que nos condujo este gobierno", insistió la ex dirigente del Partido Socialdemócrata (PSD, centroderecha).

Estos últimos días, Pedro Passos Coelho, líder del PSD y probable futuro primer ministro, ha multiplicado promesas destinadas a los mercados y a Bruselas, mostrándose dispuesto a "colaborar con el FMI y la UE" en el marco de un programa de ayuda, y se ha comprometido "solemnemente" a reducir el déficit para acelerar las reformas estructurales que reclama desde hace meses.

Para conseguirlo, se declara favorable a un "gobierno de mayoría ampliada", el único que, a su entender, puede imponer a los portugueses nuevos "sacrificios".

Por lo que se refiere al ascenso del dólar ante el euro, se produjo en un día en el que el Parlamento portugués rechazó el cuarto plan de austeridad presentado en el último año por el Gobierno luso, que pretendía ampliar los ajustes económicos ya en vigor con mayor presión fiscal y recortes de pensiones.

Las medidas contenidas en las tres versiones anteriores del Programa de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que fueron negociadas con Bruselas, aplicaron varias subidas de impuestos, reducción de salarios, gastos e inversiones del sector público y una rebaja de

los subsidios sociales lusos.

LISBOA

AGENCIAS

Compartir