1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

EE.UU. y militares venezolanos conversaron para tumbar a Maduro

Según el diario The New York Times, el año pasado la administración de Donald Trump buscó un canal de comunicación directo con golpistas en Venezuela.

Venezuela - Protestas sociales

Las protestas sociales se han intensificado en los últimos días en Venezuela.

EFE

POR:
Portafolio
septiembre 08 de 2018 - 11:07 a.m.
2018-09-08

Estados Unidos habría sostenido conversaciones para ejecutar un golpe de estado en contra del gobierno de Nicolás Maduro durante el 2017, según revela un informe publicado este sábado por el diario The New York Times, en el que señala que militares venezolanos hicieron parte de la discusión.

(Lea: Desmoronamiento de Venezuela destaca el costo de la crisis)

The New York Times señala que la administración de Trump sostuvo reuniones secretas con militares rebeldes de Venezuela, según funcionarios estadounidenses y un excomandante militar venezolano que participó en las conversaciones.

(Lea: Empieza a regir en Venezuela nuevo esquema cambiario)

"Establecer un canal clandestino con golpistas en Venezuela fue una gran apuesta para Washington, dada su larga historia de intervención encubierta en América Latina. Muchos en la región todavía se resienten profundamente de los Estados Unidos por respaldar rebeliones anteriores, golpes de Estado y conspiraciones en países como Cuba, Nicaragua, Brasil y Chile, y por hacerse la vista gorda ante los abusos de los regímenes militares cometidos durante la Guerra Fría", señala el diario.

(Lea: El drama de los colombianos que vivían en Venezuela)

El periódico además precisa que uno de los inconvenientes que encontraron estos diálogos clandestinos fue que uno de los comandantes militares venezolanos en el plan  "no era una figura ideal para ayudar a restaurar la democracia, dado que está en la lista de funcionarios corruptos en Venezuela que tiene Estados Unidos".

"Él y otros miembros del aparato de seguridad venezolano han sido acusados por Washington de una amplia gama de crímenes graves, incluyendo torturas a críticos, encarcelamiento de cientos de presos políticos, heridas a miles de civiles, tráfico de drogas y colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que es considerada una organización terrorista por los Estados Unidos", dice.

El rotativo explicó que los funcionarios estadounidenses finalmente decidieron no ayudar a los conspiradores y los planes de golpe se estancaron. Pero la voluntad de la administración Trump de reunirse varias veces con oficiales amotinados que intentan derrocar a Maduro podría ser contraproducente desde el punto de vista político.

"Más allá de la trama golpista, el gobierno de Maduro ya ha evitado varios ataques a pequeña escala, incluidas las salvas de un helicóptero el año pasado y la explosión de drones mientras daba un discurso en agosto. Los ataques han aumentado la sensación de que el presidente es vulnerable. Los oficiales militares venezolanos buscaron acceso directo al gobierno estadounidense durante la presidencia de Barack Obama, solo para ser rechazados", señala el diario.

El diario reveló también que en una serie de reuniones encubiertas en el extranjero, que comenzaron el año pasado y continuaron este, los oficiales militares dijeron al gobierno estadounidense que representaban a unos cientos de miembros de las fuerzas armadas que se habían alejado del autoritarismo de Maduro.

Igualmente, los oficiales le pidieron a Estados Unidos que les proporcione radios cifradas, citando la necesidad de comunicarse de forma segura, mientras desarrollaban un plan para instalar un gobierno de transición para administrar el país hasta que pudieran celebrarse las elecciones.

Los funcionarios estadounidenses no proporcionaron apoyo material y los planes se deshicieron después de una reciente campaña que condujo al arresto de docenas de los conspiradores.

Las relaciones entre los Estados Unidos y Venezuela han estado tensas durante años. Los dos no han intercambiado embajadores desde 2010. Después de que Trump asumió el cargo, su administración aumentó las sanciones contra los principales funcionarios venezolanos, incluido el propio Maduro, su vicepresidente y otros altos funcionarios del gobierno.

Compartir