1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El circo de Trump es una distracción siniestra

El Presidente prometió que drenaría el pantano, pero ha vendido el país a los mejores postores.

Trump

El presidente de Estados Unidos está generando una gran cantidad de noticias secundarias que está desviando la atención de ciudadanos y medios de los sucesos importantes.

123rf

POR:
Portafolio
septiembre 01 de 2018 - 12:07 p.m.
2018-09-01

El espectáculo de circo que los niños más aman es el que les ofrece mayor distracción. Cuando sale el payaso, los niños no tienen ojos para nada más. Pocos notan los cambios de escenario en el fondo. Los elefantes son reemplazados por trapecistas. Los devoradores de llamas suplantan a los leones. Pero los niños sólo están viendo al payaso, él es el centro de atención.

(Lea: Para Duque, la visita de Trump será ‘clave’ en la lucha antidrogas). 

Donald Trump es el maestro de circo de nuestra era. Desde que el presidente de EE. UU. asumió el cargo, ha cambiado la cultura regulatoria del país. Steve Bannon, su estratega en jefe, lo describió como la “deconstrucción del Estado administrativo”. La mayoría de nosotros estamos demasiado entretenidos para prestar mucha atención.

Por mucho que a los medios les encanta odiar a Trump, él es el mejor regalo para ellos. Los dólares de publicidad siguen fluyendo.

De vez en cuando uno nota figuras borrosas de fondo a través de la niebla. Una de ellas es Betsy DeVos, la secretaria de Educación de Trump, quien está flagelando la educación pública. Otra es Mick Mulvaney, su director de presupuesto y jefe interino de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés).

Durante un tiempo estuvo Scott Pruitt, el exjefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) quien fue forzado a renunciar en desgracia. Luego está Ryan Zinke, el secretario del Interior, y Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones.

Juntos, estos individuos están destrozando muchas de las regulaciones federales del país. Sin duda, algunas merecen ser eliminadas. Pero es poco probable que esa lista incluya la regla que exige que las universidades con fines de lucro - como Trump University - demuestren que sus graduados lograron conseguir empleos que justificaron la fuerte deuda que adquirieron. Bajo las anteriores reglas, las universidades que no cumplían con estas reglas perdían su parte de los US$500 millones en subsidios anuales.

(El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará a Colombia). 

El hombre a cargo de las investigaciones de fraude del Departamento de Educación es un exdecano de una universidad con fines de lucro que pagó US$100 millones para resolver una demanda de comercialización falsa. DeVos, que heredó millones y se casó con un multimillonario, ha vuelto a abrir el grifo de los contribuyentes para tales universidades.

Parece que es un mal de familia. Su hermano, Erik Prince, hizo su fortuna como el fundador de Blackwater, el equipo mercenario que fue clausurado después de que sus empleados mataron a civiles en Irak. Prince está presionando a la Casa Blanca para que externalice las operaciones estadounidenses en Afganistán a un ejército privado de 5.000 hombres que estaría encabezado por un ‘virrey corporativo’. Se dice que Trump está considerando la idea.

Luego está la medida de la EPA para eliminar el plan de energía limpia de Barack Obama, que impulsó a las compañías de electricidad a usar energía limpia, como energía eólica, solar y de gas, en lugar de carbón.

La idea era cumplir la promesa de EE. UU. de reducir las emisiones de carbono en virtud del acuerdo de París del que se retiró Trump. Su EPA está eliminando otras reglas, como una que responsabiliza a las compañías químicas por el arsénico que se filtra en el suelo a causa de sus operaciones.

A pocas cuadras de distancia, en otro edificio poblado por operativos inadvertidos, el departamento del Interior de Zinke está reduciendo las áreas protegidas de belleza natural. Grandes trozos de los parques nacionales de Estados Unidos se están abriendo a los perforadores.

Zinke también levantó la prohibición de importar trofeos de caza, incluyendo jirafas, leones y otros que los cazadores tenían que dejar en África. Éste es el mismo hombre que la semana pasada afirmó que los peores incendios en la historia de California fueron provocados por las acciones de los “grupos terroristas ambientales”.

Otra regla que vale la pena mantener (pero que ahora está bajo ataque) protege a los consumidores de los prestamistas de día de pago, los grupos que cobran tarifas de usura a las personas que viven al margen de la sociedad y en precarias condiciones económicas. Mulvaney quiere eliminar esa protección.

La asociación de prestamistas de día de pago celebró su conferencia anual en uno de los clubes de golf de Trump en Florida. Mulvaney está reduciendo la CFPB, lo mejor que surgió de las cenizas de la crisis financiera de 2008, establecida para proteger a los estadounidenses vulnerables del tipo de engaño que condujo a la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Yo podría seguir. Pero, ¿quién quiere enterarse sobre el final de la regla de la neutralidad de la red, o las infracciones de la cláusula de emolumentos presidenciales, cuando podríamos discutir cuántas hamburguesas con queso se come Trump todos los días? ¿Por qué insistir en exenciones de impuestos para los promotores inmobiliarios cuando podríamos analizar los mensajes subliminales de Melania Trump?

En algún momento, el circo se acabará. ¿Qué dejará en su estela? Trump fue elegido por su promesa de recordar al estadounidense olvidado. También prometió drenar el pantano. Estas fueron promesas serias que influyeron a muchos que, de otro modo, hubieran rechazado a Trump por su carácter.

En la práctica, Donald Trump ha vendido el país a los mejores postores. El panorama general nos muestra un saqueo de los bienes públicos. Los estudiantes verán que es más difícil pagar sus deudas. Los grupos financieros podrán incluir cláusulas punitivas en los contratos más fácilmente. La salud de las personas se verá afectada por las toxinas y el aire sucio.

Él realmente dejará a Washington más corrupto y a los estadounidenses olvidados más descontentos que cuando comenzó su presidencia.

Mientras Trump nos entretiene a todos, su tripulación está convirtiendo el pantano en una sopa primigenia.

Edward Luce

Compartir