1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El clima de negocios de Latinoamérica vuelve a empeorar durante 2018

Las mediciones de la FGV durante el 2018 han mostrado una caída continua. Promedio de la región en los últimos 10 años es negativo.

Negocios y tecnología

123rf

POR:
Portafolio
agosto 14 de 2018 - 11:06 p.m.
2018-08-14

Lo que va de este año no ha sido positivo para el clima de los negocios a nivel mundial y, en esta misma línea, este indicador en América Latina ha vuelto a vuelto a mostrar cifras en terreno negativo.

De acuerdo con la medición trimestral, que realiza la Fundación Getulio Vargas (FGV) y el instituto IFO de Alemania, su calificación entre mayo y julio descendió hasta los 21,1 puntos negativos, una mala cifra que se une a la que ya se había registrado entre febrero y abril de este mismo año, que reflejó un descenso de 5,2 unidades.

(Lea: Mejora ambiente para los negocios en Colombia). 

Así, la región no ha podido mantener la recuperación en su ambiente de los negocios –según este estudio– pues el único dato positivo que ha presentado en los últimos años es el de enero de este año, cuando tenía un 1,5 en el lado positivo de la tabla.

De hecho, el promedio de los últimos años tampoco arroja datos positivos para Latinoamérica, pues este indicador se ubica en 11,5 puntos negativos.

“Hay muchos factores que están teniendo importancia en el clima económico. Por un lado, este está presentando problemas en el mundo en general, una situación en la que tiene mucha influencia las políticas de Donald Trump, lo que ha generado menores expectativas en las grandes economías. Pero en el caso de América Latina presenta unos resultados más heterogéneos, principalmente, por el mal resultado que tiene Brasil y la importancia que tiene para la economía de la región”, explica Lia Valls, investigadora de la Fundación Getulio Vargas.

Precisamente, en América Latina se pueden ver muchas diferencias entre los datos y aunque la tendencia es negativa, hay excepciones. Por un lado, los más perjudicados en la última medición fueron Argentina (-51,3), Brasil (-45,9), Ecuador (-60) o Uruguay (-41,9), entre otros.

“El caso de Brasil se da porque se esperaban mejores condiciones económicas y las proyecciones no hacen más que caer, a lo que se suma un escenario negativo por las elecciones. Para Argentina, el acuerdo con el FMI se ha demostrado que no ha sido suficiente”, señala Valls.

Por su parte, Dorine Boumans, investigadora del instituto IFO, resalta que “algunos países de América Latina están funcionando muy bien. En Bolivia, Perú y Colombia el indicador de clima económico mejoró, y en Colombia, el indicador de clima económico alcanzó el nivel más alto desde el otoño de 2014. Sin embargo, México, Argentina y Brasil, las tres grandes economías, enfrentan actualmente problemas económicos fuertes”.

Por el lado positivo, Colombia presentó en el índice de julio el mejor dato de la región, con un dato positivo de 31,8. De hecho, tan solo cinco países presentaron un dato positivo en esta ocasión.

“Colombia se diferencia porque aquí se inició una recuperación desde hace por lo menos seis meses en expectativas tanto de inversionistas como consumidores. Además, por la estabilidad institucional y una transición democrática reglada de Gobierno y oposición”, resalta Jorge Restrepo, profesor de la Universidad Javeriana.

Con todo, a futuro el indicador podría seguir bajando en Latinoamérica. “Si se mantiene el empeoramiento del comercio o se desaceleran economías como la de China, eso impacta en los precios de commodities y, por tanto, podría generar problemas en la región”, apunta Valls.

Pero no solo en la región se han visto unas menores cifras. Como dice Boumans, “por las expectativas menos optimistas sobre el desempeño económico, el clima se redujo considerablemente. Esto es claramente una respuesta a la mayor incertidumbre, no solo por el conflicto actual en materia comercial, sino también por otros factores. La inversión global pronosticada cayó considerablemente en esta encuesta, este es un resultado claro de las tensiones geopolíticas actuales”.

Economía y Negocios

Compartir