1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El Congreso de EE. UU. le muestra los dientes a Trump

La Cámara, de mayoría republicana, realizó una votación no vinculante para limitar los poderes del mandatario en comercio.

Paul Ryan

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, mostró ayer una vez más sus críticas a las políticas comerciales adoptadas por Trump.

EFE/ Michael Reynold

POR:
Portafolio
julio 12 de 2018 - 09:17 p.m.
2018-07-12

Donald Trump no solo se está ganando enemigos entre las autoridades de muchas de las principales economías del mundo con los aranceles y las continuas amenazas de una guerra comercial, sino que también parece que cada vez tiene más detractores en Estados Unidos.

Pese a que pasó relativamente inadvertido, pues Trump se encontraba en la cumbre de la Otan en Bruselas, el Senado de Estados Unidos realizó una votación el miércoles con un objetivo claro: presentar una propuesta de rechazo a la escalada comercial en la que se embarcó la administración del magnate.

(Lea: 'Aranceles de Trump destruirán el comercio chino-estadounidense')

Lo más llamativo es que la sesión en la Cámara, que tiene mayoría republicana, se saldó con una victoria a favor de la propuesta con un resultado de 88 votos a favor y tan solo 11 en contra, lo que manda un mensaje muy claro a Trump de qué opinan, incluso sus compañeros de partido, de la guerra comercial.

Sin embargo, esta era una propuesta simbólica y no vinculante que buscaba devolver al Congreso el poder para imponer aranceles comerciales por temas de seguridad nacional y así, limitar los poderes de Trump y su Gobierno a la hora de imponer aranceles.

(Lea: EE. UU. impondrá aranceles por US$200.000 millones a productos chinos

Precisamente, quien sacó adelante la propuesta fue el senador republicano Bob Corker, quien afirmó que “esto no se está imponiendo por razones de seguridad nacional. Esto es un abuso de la autoridad presidencial. No he escuchado que un solo senador haya regresado con ninguna idea terrenal sobre por qué estamos haciendo esto”.

(Lea: Seguridad internacional: el nuevo negocio del Estados Unidos de Trump

Pero, más allá de lo simbólico de la sesión, el verdadero peligro para Trump llegó ayer cuando más legisladores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, criticaron fuertemente al Gobierno defendiendo la idea de que la guerra comercial impactará el crecimiento económico.

Sumado a esto, otro de los principales ataques al Gobierno llegó desde el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien expresó sus temores por la economía. “Nos arriesgamos a que los productos estadounidenses queden excluidos de nuevos mercados, los empleos se trasladen al extranjero y disminuya la influencia estadounidense. Como les dirán nuestros generales, estos acuerdos son tan importantes para nuestra seguridad nacional como lo son para nuestra economía”.

Por su parte, Jeff Flake, senador republicano por Arizona, también dejó claro su rechazo en medios. “Seamos claros, esto es una reprimenda al abuso de autoridad del Presidente ¿Se imagina que sea Canadá y le digan que sus exportaciones de acero y aluminio son una amenaza para la seguridad nacional de EE. UU.?”.

Otro de los legisladores que apareció hablando ante los medios fue el senador Pat Toomey por el estado de Pensilvania, quien destacó que “la administración se equivoca al usar la seguridad nacional como un pretexto para imponer aranceles a nuestros aliados más cercanos. Es el momento de que el Congreso retome su responsabilidad constitucional en el comercio y la votación bipartidista muestre que hay forma de lograrlo”.

Fueron más los legisladores que salieron a la luz criticando la escalada de tensión, tanto así que el secretario de Estado del Tesoro, Steven Mnuchin, tuvo que comparecer ante un comité del Congreso para intentar calmar los ánimos. “Creo que la intención es que tengamos un comercio libre y justo para las compañías estadounidenses. Soy cautamente optimista, pero pienso que vamos a terminar en un buen lugar”, resaltó.

Muchos economistas del país han venido advirtiendo en los últimos días que una guerra comercial desestimulará la inversión y el crecimiento económico, lo que se sumó a un informe que publicó recientemente la Cámara de Comercio de Estados Unidos, en la que mostraba con detalle las pérdidas económicas en cada estado y cifraba en al menos US$75.000 millones las pérdidas comerciales.

Cabe recordar que después de imponer aranceles a China por US$34.000 millones, el Gobierno publicó una nueva orden con un listado de productos por otros US$200.000 millones, a lo que China aseguró que responderá en igual cuantía.

De acuerdo con declaraciones recogidas por la agencia Reuters, el viceministro de Comercio de China, Wang Shouwen, calificó al país estadounidense como un “matón”. “Como ustedes saben, sostuvimos negociaciones y éstas arrojaron progresos, pero estos avances fueron ignorados por una de las partes y, además, comenzó una guerra comercial”.

OPTIMISMO DE LA FED

(Reuters) El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo ayer que cree que la economía de EE. UU. se mantiene en buen estado y que los recientes programas de impuestos y gastos del Gobierno impulsarían el PIB del país por tres años.

“Creo que la economía está realmente en un buen estado”, afirmó Powell. “Cuando bajas los impuestos e incrementas el gasto vas a ver más actividad económica con toda probabilidad. Se va a ver un respaldo significativo para la actividad económica probablemente por al menos los próximos tres años”, agregó el presidente de la Reserva Federal.

Rubén López Pérez

Compartir