1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

Pedro Sánchez sigue en su luna de miel al frente de España

Las promesas gustan a los partidarios, pero critican que es un triunfo del estilo sobre la sustancia.

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez se convirtió en presidente el mes pasado tras conseguir los apoyos necesarios en una moción de censura contra Rajoy.

AFP/Emilio Naranjo

POR:
Portafolio
julio 27 de 2018 - 08:30 p.m.
2018-07-27

Esperando la llegada del nuevo presidente del gobierno socialista fuera de las Cortes Generales - el Parlamento español - esta semana, la ingeniera de software María López se describió a sí misma como una “grupi” de Pedro Sánchez.

“Quiero verlo en carne y hueso”, asegura la ingeniera de 36 años. “Ha hecho más por las mujeres y por la imagen de España en unas semanas que el último Gobierno en años”.

Cuando Sánchez reemplazó al conservador Mariano Rajoy después de un inesperado voto de censura el mes pasado, los rivales predijeron que su débil Gobierno en minoría sería un completo desastre, listo para el colapso en apenas unos meses.

(Lea: La economía y Cataluña, los retos de Pedro Sánchez

Pero los primeros signos indican lo contrario. Respaldado por una hiperactiva operación mediática, y después de una rápida serie de anuncios de política que han gustado entre varios sectores de la población, Sánchez, de 46 años, está obteniendo buenos resultados entre los votantes, unificando a los de la izquierda con su causa después de casi siete años de un gobierno conservador.

Las encuestas de esta semana han mostrado el apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el nivel más alto desde hace años, conforme obtiene votos tanto de Podemos, un partido más volcado hacia la izquierda, como del grupo centrista liberal Ciudadanos (Cs), ambos movimientos emergentes del tipo que esperaba volver irrelevantes las fuerzas políticas tradicionales como el PSOE.

(Lea: Pedro Sánchez, un tenaz político que aprovechó su oportunidad

“Si bien aún es temprano, el Gobierno ha estado dando muchos pasos fuertes hasta ahora, con anuncios acerca de la desigualdad y con las mujeres ganando el apoyo de los progresistas y de los de izquierda”, comentó Lluis Orriols, un profesor de política en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

Uno de los primeros actos de Sánchez fue nombrar el primer gabinete mayoritariamente femenino del país, mientras que también infundió un tono progresivo al permitir el ingreso de un barco que transportaba inmigrantes rechazados por Italia.

(Lea: Pedro Sánchez asumió como nuevo presidente del gobierno español

Y, de igual forma, él también ha llevado su postura más liberal al polémico tema de Cataluña al reunirse con Joaquim Torra, el líder del Gobierno catalán, para conducir las primeras discusiones en años entre las dos partes sobre el futuro de la región.

Al anunciar su programa económico ante las Cortes Generales, Sánchez prometió elevar los impuestos de las compañías y aumentar el gasto público a medida que la crisis económica de España se aleja, diciendo que el país necesitaba tanto “redistribuir” como crear la riqueza.

Asimismo, esta semana él también se comprometió a sacar sin demora los restos del dictador español Francisco Franco del Valle de los Caídos, un monumento a los fallecidos durante la Guerra Civil española que, según algunos, venera al fascismo. “Ninguna democracia puede permitir un monumento a una dictadura”, expresó.

Todo esto es parte de un plan más amplio para reforzar el apoyo del partido entre los votantes afines a la centroizquierda antes de las próximas elecciones generales, que están programadas para 2020.

De hecho, una encuesta realizada eta semana por Sigma Dos para el periódico El Mundo halló que el partido socialista era el más popular en estos momentos, con un índice de apoyo del 26% en comparación con un 19,7% en marzo. 

La mejora en la posición del partido representa también un rayo de esperanza para la centroizquierda europea, la cual ha estado bajo la presión de los populistas de ambos lados del espectro. Durante los últimos años, los partidos tradicionales de centroizquierda han sido derrotados en Francia, en Alemania y en Italia. En este sentido, cabe destacar que pocos gobiernos socialdemócratas permanecen en el poder. 

Sin embargo, los analistas saben que es demasiado pronto para estar seguros de que el apoyo de Sánchez vaya a ser duradero. "Este todavía es el período de la luna de miel; veamos qué pasa después del verano", comentó Francisco Camas, un analista de la agencia de encuestas Metroscopia. 

Con esto, uno de los principales problemas de Sánchez es obvio: un débil control sobre las Cortes Generales. Si bien logró reunir suficiente apoyo para derrocar a Rajoy, su partido sólo tiene 84 de los 350 escaños del Parlamento, lo cual significa que tendrá serias dificultades para aprobar significativas leyes antes de las próximas elecciones. 

Ya perdió un voto al designar a una nueva junta directiva para la empresa estatal de televisión RTVE, y su agenda económica pudiera tener dificultades para obtener la aprobación en las próximas elecciones. 

Ignacio de la Torre, el economista principal de Arcano, consideró que el programa económico de Sánchez sería "principalmente de relaciones públicas, ya que es poco probable que pueda legislar sobre él". 

Esto deja a Pedro Sánchez expuesto a la acusación de que su Gobierno se trata más de estilo que de una verdadera sustancia, enfocado sobre todo en hacer campaña para ganar una mayoría en las próximas elecciones. 

Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, esta semana acusó al Gobierno de Sánchez de parecerse más a un "comité electoral". 

Algunos también han criticado a Sánchez por su uso generalizado de las redes sociales, emulando las prácticas del canadiense Justin Trudeau y del francés Emmanuel Macron. Las fotos publicadas muestran al presidente del Gobierno usando modernas gafas de sol a bordo de un jet privado y corriendo con su perro. 

En esta línea, una serie de fotos en primer plano de las manos de Sánchez tuiteada por el Gobierno incluían la leyenda: "Las manos del Presidente muestran la determinación del Gobierno". La imagen fue ridiculizada en los medios de comunicación. 

También es verdad que ya ha habido algunos 'errores' en el Gobierno. Maxim Huerta, el recién nombrado ministro de Cultura de Sánchez, fue obligado a renunciar el mes pasado después de que surgieran revelaciones sobre sus impuestos. 

Y aunque las políticas de Pedro Sánchez han galvanizado a numerosos de sus partidarios lógicos durante las últimas semanas, él también se ha beneficiado del desorden en el Partido Popular (PP) a raíz de la partida de Rajoy. 

Ahora como parte de la oposición, el PP está librando una desordenada batalla de liderazgo interno entre Pablo Casado, una joven estrella del partido en ascenso, y Soraya Sáenz de Santamaría, quien era la poderosa exvicepresidenta y ministra bajo el mandato de Mariano Rajoy. 

Pero la batalla debería concluir este mismo fin de semana con una votación dentro del partido, dejando al candidato ganador libre para tratar de ponerle fin a la luna de miel de Pedro Sánchez. 

Michael Stothard

Compartir