1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

¿Por qué los chavistas permanecen ‘fieles a la revolución’?

Opositores dicen que los venezolanos más pobres han sido engañados para que apoyen al gobierno, que está empobreciendo la nación.

Venezuela-Constituyente

Chavistas celebran la instalación de la Asamblea Constituyente este viernes en Caracas.

EFE

POR:
Portafolio
mayo 19 de 2018 - 03:06 p.m.
2018-05-19

Helen Blandin, una madre soltera de 44 años, ha visto su vida desmoronarse junto con la devastada economía de Venezuela.

La empleada estatal gana un sueldo mínimo mensual equivalente a 2 dólares debido al colapso de la moneda local.

(Lea: Venezuela va camino a un nuevo mandato de Nicolás Maduro). 

Ya no come carne con frecuencia, y ha tenido problemas para comprar pañales y leche para su hijo. A pesar de eso, Blandin votará el domingo por el presidente Nicolás Maduro.

“¡Mi presidente!” proclamó Blandin con adoración durante una manifestación progubernamental esta semana en su empobrecido barrio de Petare, en el este de Caracas. Blandin es parte de lo que se calcula es un quinto de la población venezolana seguidora fiel del “chavismo” o el movimiento del fallecido mandatario Hugo Chávez.

Su dolor, pero al mismo tiempo, devoción por el oficialismo pueden parecer contradictorios.

Los empobrecidos venezolanos como Blandin, que constituyen el núcleo duro del apoyo gubernamental, son los que más han sufrido por la vertiginosa serie de problemas que van desde la propagación de enfermedades que estaban previamente controladas, hasta los frecuentes cortes de agua y electricidad, la desenfrenada criminalidad y una inflación de cinco dígitos.

Blandin está convencida de que los enemigos de la “revolución” libran una “guerra económica” contra el país y que es la culpable de sus dificultades, repitiendo las acusaciones de Maduro de que es “la oligarquía” la que trata de sabotear a su gobierno.

“Sabemos de qué lado viene la maldad. Es una guerra de parte de la oposición”, dijo Blandin, agarrando a su hijo Luis bajo el sol abrasador, mientras la ensordecedora música inunda el ambiente entre decenas de seguidores oficialistas bailando y ondeando banderas.

(Así funciona la red de militares que sostiene a Maduro en el poder). 

“Pero soy fiel a mi revolución. Así nos tilden de ignorantes, así nos tilden de brutos, no me importa”, agregó.

UNA LEALTAD DURADERA


La férrea lealtad que muchos venezolanos sienten hacia la revolución de Chávez proviene del hecho que su gobierno de 1999 al 2013 tuvo a los pobres en el centro de su administración luego de décadas de gobiernos de elites políticas.

Chávez desembolsó mucho dinero de la bonanza petrolera en puestos médicos dirigidos por cubanos y entregó casas gratis, transformando la vida de millones antes de su muerte por cáncer en el 2013.

Pero bajo el gobierno de su sucesor Maduro, un exconductor de autobús y líder sindical, el país con las mayores reservas de crudo del mundo ha sufrido los efectos de una brutal recesión económica que lleva cinco años.

Los economistas culpan de ello a las políticas económicas de la era de Chávez, incluyendo controles de cambio disfuncionales y nacionalizaciones, que Maduro no ha querido reformar.

Muchos opositores dicen que los venezolanos más pobres han sido engañados para que apoyen a un gobierno “corrupto y autocrático” que está empobreciendo a la nación y endeudándola con aliados como China y Rusia.

Los críticos dicen que una caja de alimentos que entrega el gobierno y el pago ocasional de bonos mantienen a los venezolanos necesitados dependientes del Estado, y temerosos de votar en contra de la mano que los alimenta.

“Es un mecanismo de control social”, dijo la diputada opositora Marialbert Barrios, de 27 años, quien representa a varias áreas pobres de Caracas.

“Las necesidades que están padeciendo los venezolanos hoy en día son tan grandes que un pañito de agua tibia, así sea por un día, puede generar tranquilidad. No pueden ni siquiera tener una mirada al futuro, porque este gobierno no se los permite”.

Barrios, criada en un difícil vecindario por una familia antes acérrimamente "chavista", es parte de una cosecha de políticos más jóvenes que tratan de cambiar la reputación de la oposición como elitista y fuera de la realidad.

Pero la oposición sigue minada por rivalidades internas. Su boicot a las elecciones del domingo, que dice son una farsa, significa que tiene un impacto aún menor en los barrios marginales que rodean el exuberante valle de Caracas.

Gracias a su control de las instituciones estatales y a la prohibición que pesa sobre los aspirantes a candidatos más populares de la oposición, se espera que Maduro gane el domingo.

Su principal rival, Henri Falcón, un exgobernador que rompió el boicot de la oposición, promete, sin embargo, una sorpresa.

“TRABAJADOR” PERO NO “GALÁCTICO”

Hay un descontento generalizado con Maduro, una fornida figura de frondoso bigote, que carece del magnetismo de su predecesor Chávez, por quien muchos venezolanos sienten una devoción casi religiosa.

Los folletos de la campaña elogian a Maduro por ser “trabajador” y “leal”, muy lejos del vocabulario usado para describir a Chávez, a quien llaman frecuentemente como “galáctico” y “eterno”.

Los niveles de popularidad de Maduro se han desplomado desde el 55 por ciento que tenía cuando fue elegido por un estrecho margen en el 2013, a cerca de 20 a 25 por ciento en los últimos años.

Incluso en bastiones “chavistas” ha habido protestas por problemas como el irregular suministro de agua o retrasos en la distribución oficial de cajas con alimentos llamadas Clap, pero eso no significa necesariamente que los partidarios incondicionales del chavismo se vuelvan contra él.

“Ven las protestas como una palanca para presionar a Maduro para mejorar su gobierno pero no lo ven como ir al otro lado”, dijo Dimitris Pantoulas, un analista en Caracas que sigue la política del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Consciente de la presión, Maduro ha prometido un renacimiento económico si es reelegido el domingo para un mandato de seis años, aunque no ha dado detalles.

Es un tema clave para aquellos que lo apoyan a pesar de las crecientes dificultades de su vida diaria.

“Maduro tiene que mejorar esto, llenar los anaqueles”, dijo la costurera Josefina Guevara, de 37 años, que vive en un terreno de “invasión”, ocupaciones alentadas en la era de Chávez. “La oposición no lo ha dejado, le están poniendo trabas”, agregó.

“Él lo va a solucionar después de ser reelegido”.

Reuters

Compartir