Presidente de Cataluña propone suspender declaración de independencia | Internacional | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

Presidente de Cataluña propone suspender declaración de independencia

Carles Puigdemont pidió un diálogo con el Gobierno español aunque asumió el mandato de que Cataluña sea una "República independiente".

Carles Puigdemont

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, en el pleno del Parlament para trasladar los resultados de la jornada del 1-O.

AFP

POR:
agencias
octubre 10 de 2017 - 01:04 p.m.
2017-10-10

El presidente catalán Carles Puigdemont declaró este martes ante el Parlamento regional que asume el "mandato" de que Cataluña sea una "República independiente", pero pidió suspender los efectos de la secesión para propiciar un diálogo. "Pido al Parlamento que suspenda la declaración de independencia para iniciar un diálogo las próximas semanas", declaró el dirigente ante los diputados catalanes en Barcelona.

En el exterior del parlamento, fuertemente custodiado por las fuerzas de seguridad, miles de partidarios de la independencia escucharon en silencio el discurso transmitido en una pantalla gigante.

Existe "la necesidad imperiosa de desescalar la tensión y no contribuir ni con la palabra ni con el gesto a incrementarla", dijo el presidente, explicando que su comparecencia de este martes no es por "voluntad personal, ni obsesión, es por los resultados" del referéndum prohibido del 1 de octubre.

La sesión se inició con una hora de retraso porque Puigdemont lo solicitó, según su campo por "contactos para una mediación internacional", aunque el gobierno español desmintió rápidamente ese escenario.

En la coalición conviven diferentes sensiblidades, desde el conservador PdeCAT, al partido de extrema izquierda de las CUP. Fuentes de la oposición afirmaban que el retraso se debía en realidad a discrepancias con este partido.

El gobierno español había pedido a Puigdemont que no hiciera nada "irreversible" y desistiera de agravar la crisis política que vive España, la peor de su era democrática moderna, una demanda a la que se sumaron voces europeas.

El Parlament donde hablaba el presidente era un fortín. La policía catalana cerró al público el parque donde se encuentra la Cámara para "prevenir situaciones de presión sobre la actividad parlamentaria", ya sean unionistas o secesionistas, señaló un portavoz del cuerpo policial. Las vallas rodeaban las entradas al parque, y había decenas de furgonetas policiales, muchas de ellas dando vueltas por la zona. Para entrar había que pasar por dos controles más que los habituales, y un helicóptero sobrevolaba la sede.

Compartir