El reto del auge económico de América Latina es reducir la desigualdad en la región | Internacional | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Internacional

El reto del auge económico de América Latina es reducir la desigualdad en la región

América Latina vive un momento rutilante: un crecimiento económico más sólido que en los países desa

POR:
marzo 25 de 2011 - 09:29 p.m.
2011-03-25

Pero la región aún no logra reducir la abismal desigualdad y las cosas prometen seguir por ese camino.

El peligro de que los que menos tienen recojan pocos frutos de la bonanza es que en el largo plazo puede sembrar la semilla de malestar social y poner en guardia a los inversionistas.

A pesar de todo, la región todavía sigue siendo un buen lugar para poner dinero porque se espera que las tasas de interés y el consumo continúen creciendo en estos países.

Todas las naciones latinoamericanas, excepto Venezuela, superan el umbral del 0,4 del coeficiente Gini -el parámetro que se usa para medir la desigualdad- que los especialistas consideran como muy alto. Desde hace rato rebasaron a regiones como Africa Subsahariana.

'Ningún país ha encontrado una receta para acabar con la desigualdad', dijo Marco Antonio Paz, subsecretario de la Secretaría de Desarrollo Social de México. 'Se han logrado avances, pero no a la altura de lo que se requiere', agregó.

La desigualdad surge de puestos de trabajo poco productivos, carencias en educación, vivienda y salubridad que se traducen en menos oportunidades para los pobres.

El gasto educativo en la región ronda el 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y es similar al de países de la OCDE.

Sin embargo, en salud no rebasa el 5 por ciento, frente al 7 por ciento de los miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

El Banco Mundial calcula que en Latinoamérica y el Caribe el Gini bajó desde 1995 hasta el 2009 un modesto 7 por ciento, en gran parte porque la región creció a un promedio del 4 por ciento anual en los últimos 5 años.

Hace más de una década los economistas creían que el crecimiento bastaría para reducir la pobreza y traer igualdad. La realidad no resultó tan simple.

'El crecimiento por sí mismo no es suficiente. Sigue habiendo una profunda desigualdad en la región', dijo Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI en una nota publicada a fines de febrero en el portal del organismo.

El problema es que el mismo auge económico opaca la necesidad de postergadas reformas de fondo, como las fiscales y laborales, para reducir la brecha en los ingresos.

REUTERS

Compartir