Mis finanzas
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Mal manejo de las finanzas podría ser genético

Según un estudio, el 23 por ciento de las personas con problemas financieros tienen antecedentes de familiares que también los mostraban.

En finanzas personales comenzar también es doloroso. Primero, uno tiene que aceptar los errores, e introducirse en un mundo extr

El estudio también reveló que la educación desempeña un papel mucho más importante que la naturaleza en la toma de riesgos financieros.

Archivo particular. 

Mis finanzas
POR:
bloomberg
julio 14 de 2017 - 02:55 p.m.
2017-07-14

Es posible que usted haya recibido una gran herencia, incluso si no es consciente de ello: cómo manejar su dinero. Profesores de Economía de la Universidad de Copenhague han encontrado que si un padre estaba incumpliendo con los pagos de un préstamo a fin de año, la probabilidad de impago de sus hijos es cuatro veces más alta que para aquellos cuyos padres eran ciudadanos modelo desde el punto de vista financiero.

(Lea: ¿Por qué los jóvenes son malos ahorradores y no saben administrar sus finanzas?

Y eso se daba a través de todos los niveles de ingresos de los padres, los saldos de los préstamos y otras medidas, incluida la inteligencia.

El estudio analizó cerca de 30 millones de préstamos personales de unos 5 millones de daneses de edades comprendidas entre los 18 y los 45 años. Dicha información se relacionó con datos del Gobierno, como por ejemplo el nivel de ingresos y la educación de los prestatarios y sus padres.

(Lea: Los 12 mandamientos del manejo personal de su dinero

De este, el principal hallazgo es que la proporción de hijos de 30 años en problemas financieros -definida en este estudio como de por lo menos 60 días de retraso en el pago de un préstamo a fin de año- era de 5 por ciento entre aquellos cuyos padres no mostraban signos similares de problemas financieros y del 23 por ciento entre los hijos cuyos padres sí los mostraban.

El estudio sigue a otras investigaciones que concluyen que las actitudes de riesgo parecen transmitirse de una generación a otra. No se descartó la posibilidad de que las enfermedades crónicas tuvieran un efecto en los ingresos y se trasladaran a la siguiente generación, pero hubo evidencia de que dificultades comunes compartidas y vinculadas al ciclo económico, como un padre y su hijo desempleados al mismo tiempo, no eran causas probables de la correlación.

EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN

Un estudio anterior encontró que los hijos adoptados cuyos padres asumen más riesgo de inversión en sus carteras tienden a tomar decisiones financieras para sus propias carteras que reflejan niveles similares de riesgo.

Al comparar padres e hijos, los investigadores concluyeron que la educación desempeña un papel mucho más importante que la naturaleza en la toma de riesgos financieros.

Eso no quiere decir que la herencia no juegue ningún papel. Un estudio de 2015 entre gemelos idénticos y fraternos realizado en Suecia concluyó que "las diferencias genéticas explican aproximadamente el 33 por ciento de la variación en las propensiones de ahorro entre individuos", y que la crianza influye en las diferencias en el comportamiento de ahorro de los gemelos tempranamente, pero su efecto disminuye con el tiempo.

Los investigadores se basaron en métodos diferentes de los usados por los profesores de Copenhague. Estos también encontraron que, para la misma tasa de interés, la incidencia de impagos era sustancialmente mayor entre aquellos cuyos padres estaban en incumplimiento que entre aquellos cuyos padres no lo estaban.

Los préstamos con una tasa de interés de 5 por ciento tenían una probabilidad de impago dentro de los siete años siguientes de 0,5 por ciento si un padre no tenía la capacidad de pago en 2004, pero la probabilidad subía a 1,75 por ciento si un padre lo estaba, escriben los autores.

Eso significa que "en promedio, las personas cuyos padres no tienen una capacidad de pago para solventar la deuda, pagan una multa de tasa de interés para cubrir las pérdidas incurridas por quienes incumplen porque han adoptado el comportamiento financiero de sus padres", encontró el estudio.

Eso es así porque los dos tipos de prestatarios pagan la misma tasa, siendo iguales todos los otros parámetros.