Vivienda

La profesionalización, un tema pendiente entre los inmobiliarios

Para el ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, la informalidad es una de las amenazas más altas que enfrenta el sector.

El ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, durante la inauguración del congreso de Fedelonjas, ayer, en Cartagena.

Vivienda Por: Portafolio

El ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, dijo durante su intervención en el congreso nacional de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), en Cartagena, que “la informalidad es una de las amenazas más altas que enfrenta el sector”.

Según el funcionario, “en la actualidad esta alcanza un 30%, es decir, más de 400.000 de los ocupados en el renglón realizan su trabajo de manera irregular. Aun así, debemos destacar que se ha avanzado en temas como la Ley de Vivienda Segura”, enfatizó.

(Lea: Actividades inmobiliarias sacan la cara por el sector constructor)

Sánchez agregó que, precisamente, combatir la informalidad del sector inmobiliario y seguir reduciendo el déficit habitacional serán algunos de los retos para el próximo gobierno. En este contexto, la vivienda usada sería una gran aliada.

(Lea: CBRE busca atraer inversión inmobiliaria desde el exterior

El jefe de la cartera de Vivienda también recordó que este mercado es clave porque tiene una participación promedio del 8,7% del PIB y genera alrededor de 1,7 millones de empleos. Agregó, además, que “de la mano de los subsidios se llevaron proyectos de vivienda nueva y usada a más de 250 municipios. Incluso, con los sectores privado, público y financiero se consolidó el leasing habitacional”.

Por su parte, la presidenta de Fedelonjas, María Clara Luque, destacó el impacto que ha tenido la política habitacional y, con ese antecedente, instó al próximo gobierno a continuar apostándole al sector, incluyendo dentro de la agenda la vivienda usada como una alternativa para las familias, no solo para la adquisición sino para el arrendamiento.

En línea con otros actores de la industria, la directiva señaló que “es importante darles continuidad a los programas ya implementados, que han sido de gran beneficio para reducir el déficit de vivienda, generando empleo e incentivando la economía”.

Recordó que además de la compraventa de viviendas nuevas y usadas, y del arrendamiento, que históricamente han sido los nichos del mercado más demandados, ahora hay otras líneas de negocio que obligan a impulsar la profesionalización de quienes intervienen, por ejemplo, en avalúos y otros temas, que han hecho que el negocio sea más especializado. “Por eso, precisamente, es clave la profesionalización”, enfatizó.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios