Ahora es más fácil comprar una segunda vivienda | Vivienda | Mis finanzas | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Vivienda

Ahora es más fácil comprar una segunda vivienda

Iniciativa permite comprar una segunda casa, pero algunos propietarios tendrán que vender la que ocupan para invertir y moverán mercado usado.

vivienda

Según Ricardo Leal, vicepresidente Comercial de la Constructora NIO, el subsidio a la tasa serán determinantes para quienes desean tener por primera vez una vivienda propia.

Archivo

POR:
Portafolio
junio 13 de 2017 - 08:37 a.m.
2017-06-13

Aunque el plan choque anunciado recientemente por el Gobierno para la compra de casas o apartamentos en el país se centra en la oferta nueva, hay otros segmentos que podrían beneficiarse indirectamente, entre ellos, el de la usada y el de la compra de una segunda vivienda.

(Lea: Guía práctica para acceder a los remates inmobiliarios

Para entender el impacto, EL TIEMPO consultó a varios representantes del sector edificador quienes, como primera medida, destacaron la decisión con la cual se espera impulsar el inventario nuevo que aún no se ha podido vender, especialmente con precios entre 100 y 321 millones de pesos.

(Lea: El BBVA también baja tasas de interés para crédito hipotecario

Vale recordar que para estos rangos habrá un subsidio a la tasa representado en una disminución de 2,5 puntos porcentuales en la tasa de interés hipotecaria que, en promedio, está en un 12,5 por ciento. Los puntos son asumidos por el Gobierno, pero lo llamativo del plan de choque es que, además, sigue manteniendo la opción de adquirir un segundo inmueble.

(Lea: El plan de choque moverá ‘stock’ acumulado de vivienda

Ahí, precisamente, está la nueva lectura que se le puede dar al beneficio de la iniciativa en otros negocios y su puesta en marcha, más allá de las ventas nuevas.

OTROS GANADORES

Según la presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), María Clara Luque, la compra de usada (es decir, acceder a una propiedad para habitarla) y de una segunda vivienda (adquirirla para generar una renta) entrarían en la lista de ganadores ‘indirectos’ de la medida.

¿Por qué? La directiva explica que seguramente un propietario que quiere acceder al beneficio y no tiene los recursos para mantener dos inmuebles, pero quiere estrenar, optará por vender el que ocupa e invertirá en la nueva con el subsidio. En otro grupo estará el que ya es dueño y desea sumar a su patrimonio una segunda vivienda, pero como negocio, y por su condición económica sí puede soportar las dos obligaciones. En cualquiera de los dos casos, se daría pie a una actividad inmobiliaria interesante.

En este entorno, según Ricardo Wills, gerente de la compañía Cumbria Holdings, que se dé la posibilidad de obtener una segunda vivienda vía subsidio a la tasa es muy positivo, ya que les permite a las familias de estratos medios ampliar su patrimonio lo que, de paso, más adelante les dará una capacidad de endeudamiento mayor para subir su nivel de vida.

El empresario considera que, adicionalmente, tendrán una gran ayuda para mejorar su inmueble actual y, en determinados casos, liberarán al mercado bienes raíces usados más económicos que comprarán otros hogares”.

INVENTARIO ACUMULADO 

En términos generales, para la Presidenta de Fedelonjas el plan de choque se da en un momento clave para el mercado porque los potenciales inversionistas no estaban tomando decisiones de compra y, en consecuencia, se empezó a acumular el inventario.

Así lo confirmó el presidente de la República, Juan Manuel Santos, durante la reciente Convención de la Asobancaria en Cartagena, donde reveló que las casas y apartamentos que superan el precio de 258 millones de pesos “han presentado un deterioro significativo y tienen actualmente el peor comportamiento entre todos los sectores de vivienda”.

Y es en este valor, precisamente, donde está parte de la apuesta del Gobierno para mover la oferta nueva, a través de la medida contracíclica que ha sido recurrente desde el 2009 cuendo se presentan amenazas para la industria.

Al respecto, el socio fundador de la constructora Urbanum, Andrés Arango, recordó que, tal y como sucedió durante el 2008, cuando la crisis internacional amenazó con impactar de una forma más fuerte a Colombia, el país reaccionó con un plan de choque muy similar, cuyo objetivo fue el mismo de ahora: dinamizar la economía y, con esta, al sector edificador.

“Hoy sé de mucha gente que adquirió vivienda en el 2009 y está terminando de pagarla, es decir, por debajo de los quince años que normalmente dura un crédito porque lo tomó a siete, con el beneficio del subsidio a la tasa durante los primeros siete años del préstamo”, recordó. Esto, a pesar de que muchas entidades tomaron la decisión de mantener el beneficio los ocho años restantes.

Y tal como lo explica Arango, hoy la situación es parecida: el plan es contracíclico y sí, aunque el objetivo es dinamizar las ventas de vivienda nueva, obtener una segunda propiedad para habitarla o por negocio, empieza a generar variedad de negocios.

EL APORTE DEBE SER DE TODOS

Según Ricardo Leal, vicepresidente Comercial de la Constructora NIO, los incentivos del Gobierno vía subsidio a la tasa serán determinantes para quienes desean tener por primera vez una vivienda propia, pero también para quienes contemplan la opción de una segunda vivienda.

Lo interesante, según Leal, “es que se reactiva la compra de vivienda en la clase media, que representa cerca del 50 por ciento del mercado en el país”.


Por otro lado –asegura el directivo–, “es importante que las entidades financieras reduzcan la tasa y, de esta forma, todos los actores de la cadena logremos que el ciclo funcione”.

OTRO EFECTO ENTRE LOS ARRENDATARIOS

Durante un conversatorio organizado esta semana por EL TIEMPO y el diario económico Portafolio, en Bogotá, un par de asistentes recordaron que en el grupo de arrendatarios hay otro potencial inmenso para mover la compra de vivienda nueva. Efectivamente, la Encuesta Nacional de Calidad de Vida del 2016 reportó que, aunque el 42,8 por ciento de los hogares son propietarios de vivienda y ya la han pagado en su totalidad, también hay un 36,8 por ciento en condición de arrendatarios y subarrendatarios. Es decir, es otro segmento al cual podrían apostarles los constructores, con la idea de que inviertan y sean dueños de una vivienda.

Particularmente, uno de los asistentes al evento preguntó si había algún mecanismo para atender a este grupo de potenciales inversionistas. Al respecto, vale recordar que en Bogotá se lanzó hace dos semanas hay un programa que impulsa el arriendo con opción de compra, inicialmente centrado en los afiliados al Fondo Nacional del Ahorro; incluso, el Gobierno evalúa iniciativas para subsidiar una figura similar. Es decir, las posibilidades de mover las ventas están abiertas.

Gabriel E. Flórez G.
Redacción Vivienda

Compartir