1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Vivienda

Restitución de los inmuebles, el cuello de botella de los arriendos

Al ‘leasing’ o a la idea de un auxilio al canon mensual se suma la iniciativa de que los constructores edifiquen viviendas con el fin de alquilarlas.

Arriendo

Minvivienda y el BID han trabajado para impulsar fórmulas, con el fin de atender el déficit habitacional.

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
septiembre 06 de 2017 - 09:38 p.m.
2017-09-06

El ministro de Vivienda, Jaime Pumarejo, reveló que está trabajando en el proyecto de decreto, con el fin de entregar reglas claras que protejan a los inquilinos y les brinden más confianza a los dueños de la oferta residencial en alquiler.

(Lea: Nuevo ‘leasing’ del FNA para la clase media) 

Según el funcionario, el compromiso es promover este mercado con seguridad jurídica, porque cuando la hay, los constructores y los propietarios tienen los títulos que les permiten moverse mejor en el negocio.

(Lea: ¿Cómo puede acceder al plan de arriendo con opción de compra?

Con base en esto, Pumarejo volvió a poner sobre la mesa la importancia de ajustar la política de alquiler que –de hecho– esta semana tuvo una noticia positiva del lado del Fondo Nacional del Ahorro (FNA), con el lanzamiento de Ahorra tu Arriendo, un programa que impulsa el leasing sin cuota inicial y que, además, atiende la inversión para la clase media, mediante el alquiler con opción de compra.

Sin embargo, esta figura por ahora es solo para los afiliados al Fondo pero podría reproducirse, en un espectro más amplio, para atender a los interesados en adquirir vivienda de interés social y prioritaria, donde hay una demanda alta.

Y el potencial es grande, si se tiene en cuenta que –según el Dane– de 11,4 millones de hogares urbanos que hay en el país, 4,9 millones (44%) viven en arriendo (ver gráfico anexo). Sobre el tema, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, señaló que, efectivamente, vienen realizando un trabajo con el Ministerio para darles a los constructores una herramienta valiosa para atender el déficit habitacional, y que les permita –además– edificar para arrendar.

CONTRA LA INFORMALIDAD


El directivo recordó que una de cada tres familias en Latinoamérica vive en viviendas deficientes, es decir, en espacios deteriorados, en hacinamiento, sin servicios públicos o sin títulos de propiedad. “Esto, precisamente, obliga a asumir acciones, no solo para impulsar la construcción de oferta nueva, sino para mejorar barrios o promover el arrendamiento”.

Sobre el tema, la presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), María Clara Luque, señaló que el 'cuello de botella' está en la restitución de los inmuebles. “Cuando hay incumplimiento, este debería darse en primera instancia por mutuo acuerdo entre las partes (arrendador y arrendatario); ese es el escenario ideal y por eso apoyamos al Gobierno en el desarrollo de políticas de Estado porque, en promedio, ese proceso (la restitución) puede demorarse más de seis meses”.

Pero no es la única idea. Julio Miguel Silva, socio fundador de la compañía Economía Urbana, sugirió retomar la propuesta de un plan de arrendamiento, que, con fundamento en las leyes 820 del 2003 y 1469 del 2012, apoye a los interesados con un subsidio al canon mensual.

Según el directivo, “esto permitiría formalizar el mercado de una proporción importante de hogares, que hacen un gasto significativo en vivienda. Igualmente, mejoraría las condiciones de habitabilidad de muchos de ellos que hoy pagan un canon de arriendo en viviendas deficientes”, anotó el empresario.

De esta forma, las ideas vuelven a estar sobre la mesa –según Silva–, con la ventaja adicional de que sería un programa alternativo al de la vivienda gratuita, que ha sido muy eficiente, pero fiscalmente costoso. “De paso, daría la posibilidad de hacer seguimiento al gasto de los hogares de bajos ingresos; así, la información podría utilizarse para el análisis de riesgo crediticio por parte de entidades financieras”, concluyó.

Compartir