Negocios

¿Qué sería de Colombia sin los sindicatos?

El sindicato representa un centro democrático y político que ha participado de la historia en el mundo y en nuestro país.

Las nuevas relaciones entre empresarios y sindicatos deben enfocarse más desde la concertación que desde la confrontación.

Negocios Por: Portafolio

La libertad sindical es un derecho reconocido en los instrumentos internacionales fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo y en la Constitución Política de Colombia, como piedra angular del sistema de relaciones laborales a partir de papel protagónico que se asigna al sindicato como depositario de la representatividad de los trabajadores para construir derechos, superiores a los reconocidos en la ley, a través de la negociación colectiva y la huelga que constituyen las principales herramientas que se otorgan para este fin.

(Lea: ¿Por qué a los colombianos no les gustan los sindicatos?

Documentos históricos como el Tratado de Versalles que enmarcan la terminación de la primera guerra mundial en 1919, reconoce como principio de garantía de paz mundial “el derecho de asociación con respecto a todos los objetos no contrarios a las leyes, tanto para los asalariados como para los patronos”.

(Lea: Colombia sin garantías de derechos sindicales

En Colombia, desde el surgimiento del movimiento sindical el contexto de violencia ha sido característica del desarrollo del ejercicio de los derechos colectivos, marcados en el período de formación por la histórica masacre de la bananeras en 1928 que derivó de la intervención militar en el conflicto laboral consecuecial a un pliego reivincativo de 9 puntos (reconocimiento de mejoras salariales, contratacion directa y coberura en accidentes de trabajo, entre otros) presentado por la Unión Sindical de Trabajadores del Magdalena a la empresa United Fruit Company.

(Lea: ‘En Colombia, tenemos éxito en los sindicatos’

A pesar de un sistema de regulación adverso que establece la fuerte intervención del Estado en la actividad sindical en el Código Sustantivo del Trabajo, que contrariaba los convenios 87 y 98 de la OIT sobre libertad sindicial, el sindicalismo colombiano ha podido mantener el espacio de representación de los trabajadores para el logro de reivincaciones sociales en el ámbito laboral.

Los sindicatos en nuestro país, han tenido que sortear el sistema que estimula la negociación colectiva descentralizada, esto es, por cada empresa en detrimento de los estímulos a la representatividad del sindicato que en modelos de negociación sectorial o por ramas de actividad, se ha demostrado, constituye una fórmula saludable de corrección del dumping social y la cobertura de las condiciones laborales de los trabajadores a través de los canales de representación sindical sectorial.

El sindicato en Colombia, a pesar del contexto adverso, ha sido protagonista de las principales manifestaciones en defensa de los principios democráticos cuando alcanzó niveles históricos de representatividad del 17%, que enmarcó el famoso paro nacional del 14 de septiembre de 1977 que fue acompañado masivamente por la ciudadanía desafiando el Estado de Sitio decretado por el presidente Alfonso López Michelsen que restringía las libertades ciudadanas.

En Colombia la tasa de afiliación sindical del 4,4% resulta especialmente baja dificultando la acción sindical como mecanismo de equiibrio de la relación entre el capital y el trabajo como consecuencia de la creciente informalidad laboral, el modelo que estimula la creación de organizaciones en prejuicio de la representatividad, y la presencia de violencia antisindical.

En efecto, con una tasa de informalidad del 65% en Colombia el acceso a derechos individuales y colectivos resulta especialmente difícil reduciendo el ejercicio de la libertad sindical, el sistema colectivo otorga garantías a la organización sindical sin perjuicio de la representatividad bajo un esquema de negociación por empresa, que acompañan un escenario de violencia, que refleja 146 asesinatos en el año 2016 y 120 en lo que va corrido en el año 2017.

En adición a lo anterior, en Colombia el sistema permite la negociación directa en detrimento de la afiliación sindical a través de los denominados pactos colectivos que son utilizados para desincetivar la negociación colectiva sindical por conducto de las convenciones colectivas que se ven debilitadas por el crecimiento exponencial de los pactos y contratos sindicales.

En un contexto de producción globalizado y progresivamente desregularizado, el sindicato traslada el espacio nacional de reivindicación a la participación en escenarios de intervención supranacional, para representar globalmente a los trabajadores en un sistema de producción transnacional.

El sindicato, representante de los intereses de los trabajadores en el ámbito laboral, representa un centro democrático y político que ha participado de la historia en el mundo y Colombia como protagonista del sistema de construcción de derechos como método de equilibrio social.

Iván Daniel Jaramillo Jassir
Observatorio Laboral
Universidad del Rosario