Negocios

Fitch califica de buena Ley de Conglomerados Financieros

La evaluadora de riesgos afirma que la norma está en línea con las mejores prácticas internacionales y facilita avanzar hacia los estándares de Basilea III.

La orden de la Superfinanciera está contenida en la Resolución 1923 del 22 de octubre del 2013.

Negocios Por: Redacción Portafolio

La aprobación de una ley nueva para regular los conglomerados financieros en Colombia debería contribuir a una estabilidad mayor del mercado financiero por medio de controles y supervisión más estrictos para las instituciones financieras más importantes, afirma Fitch Ratings.

(Lea: Gobierno afina detalles en las normas para conglomerados)

Lo anterior podría hacer que la regulación financiera se acerque a las mejores prácticas regionales y globales, aunque esperamos que siga rezagado en algunas áreas. La nueva norma, publicada el mes pasado, enmarca el rol del regulador (Superintendencia Financiera) y sus responsabilidades al supervisar grupos financieros. La nueva legislación empodera a la Superfinanciera para supervisar el riesgo al nivel del holding, reorganizar grupos financieros, aumentar los requerimientos de capital, de ser necesario, y autorizar inversiones nuevas.

(Lea: El abecé de cómo renegociar su deuda con los bancos)

La Súper también tiene el poder para revocar licencias bancarias si los grupos financieros no cumplen con los estándares fijados por el regulador. El ente de vigilancia y control desarrollará un marco nuevo de supervisión en los próximos meses. La nueva Ley está en línea con las mejores prácticas internacionales y sigue otras reformas financieras que se han aprobado en años recientes, incluyendo reglas nuevas para avanzar hacia los estándares de Basilea III. En general, Fitch considera estos cambios a la regulación bancaria colombiana positivos y ayudarán a reducir el riesgo sistémico y mejorar la sostenibilidad del sistema a lo largo del tiempo.

La regulación respecto del capital, incluye la autoridad del regulador para pedirle a los grupos financieros que mantengan niveles de capital suficientes para cubrir los riesgos de balance y la exposición al tipo de cambio en moneda extranjera, lo cual será particularmente relevante para los bancos colombianos.

Fitch espera que la tendencia de deterioro de los indicadores de calidad de cartera, en consumo y microfinanzas, continúe. La rentabilidad debería mantenerse sólida, aunque para los bancos con concentraciones en esos sectores se espera que el desempeño se deteriore. Una debilidad económica persistente, un desempleo mayor y la volatilidad de la tasa de cambio presionarían los costos crediticios.