Negocios

Oikos invertirá $2,8 billones en viviendas y hotelería

La oferta residencial está en La Calera, Tocancipá, Funza, Cajicá, Zipaquirá, Ricaurte y Fusagasugá (Cundinamarca), y el hotel, en la zona franca de la calle 13, en Bogotá.

Construcción de vivienda

Negocios Por: Portafolio

“Comenzar el año con tasas de interés bajas; con ayudas del Gobierno, vía subsidios, y con una economía ajustándose en medio de la desaceleración, tras casi dos años de corrección, me permite presagiar que poco a poco el sector constructor repuntará en Bogotá y Cundinamarca”.

(Lea: Grupo Oikos logró ventas por $420.000 millones en el 2017

Estas son las proyecciones del gerente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, quien anunció que este año la compañía consolidará su presencia en la región con varios proyectos de vivienda y uno hotelero, en la zona franca de la calle 13, en el occidente de Bogotá que –de hecho– inicia obra la próxima semana.

(Lea: Oikos anuncia proyecto de construcción de bodegas

Según el directivo, la mayoría de las construcciones estarán en la Sabana de Bogotá, aunque hay otras en municipios de clima cálido del departamento. En total son más de 10.000 viviendas; en el primer caso, La Calera, Tocancipá, Funza y Zipaquirá, sumarán al inventario 5.600 unidades para los estratos medio y medio-alto. Cajicá también está en la lista, con 950, pero en los rangos 5 y 6.

(Lea: Oikos tiene planes para renovar a Chapinero

Sobre el caso de este último municipio, en el cual actos administrativos frenaron algunas licencias de construcción, Díaz señaló que la situación del Grupo fue particular: “Realizamos mesas de concertación, con énfasis en temas de infraestructura y servicios públicos y, afortunadamente, logramos las licencias sin ningún problema”.

Reconoció que aunque sabe que en otros lugares ha habido problemas con los servicios públicos, especialmente el agua, Oikos encontró que en los que decidieron construir tienen acueducto propio o compran agua en bloque a Bogotá, lo que no genera mayores inconvenientes.

Destacó, además, la importancia de las alianzas entre los sectores público y privado.
La presencia en el departamento se extiende con desarrollos en Ricaurte y Fusagasugá que, en conjunto, ofrecen 5.300 unidades. En medio de esta dinámica, el empresario también reconoció que, por donde se mire, el 2018 será un año lleno de retos.
Año electoral

“Por ejemplo, el tema político genera expectativas en la agenda del sector edificador, pero también es cierto que estadísticamente los años electorales han sido buenos. Por eso, yo estoy en el grupo de quienes creen que este no será la excepción”, anotó Díaz.
El directivo reiteró sobre la importancia de los subsidios a la tasa de interés,  especialmente para atender al estrato medio, en el cual hay una gran apuesta del Grupo.

“Y es que más que regalar viviendas, la clave está en apoyar la inversión con ese tipo de incentivos que permiten llegar a más gente. Quienes hacen el esfuerzo y aportan algo para tener un techo propio, lo valoran más; ahí está el éxito de las medidas”, enfatizó.

Finalmente, el empresario instó a trabajar mucho más por la estabilidad jurídica. “Con esto resuelto, seguramente grandes capitales estarían más interesados en invertir en el sector”, concluyó.

En Twitter: @GabrielFlorezG