Negocios

Caída de vuelos nacionales golpea a la industria aérea

Mientras que el transporte de pasajeros internacionales vio un crecimiento de 3,3%, el nacional tuvo una caída del 2%.

Viajes

Negocios Por: Portafolio

Aunque el año pasado el turismo vivió uno de sus mejores años con un repunte en la entrada de divisas, un mayor reconocimiento internacional y cifras históricas en la entrada de extranjeros, el balance de pasajeros aéreos cerró el 2017 con cifras negativas.

(Lea: Las pérdidas finales del paro de pilotos)

De acuerdo con datos de la Aeronáutica Civil, el país tuvo 35,7 millones de viajeros aéreos en 2017, frente a los 35,8 millones que tuvo en 2016, lo que significó una caída del 0,2%. Según las cifras de la entidad, el segmento que tuvo mejor desempeño fue el de los viajeros extranjeros, que creció 3,3%, mientras que el de los nacionales cayó 2%.

(Lea: American Airlines estrena ruta directa entre Cartagena y Miami

De acuerdo con Gilberto Salcedo, expresidente de la Asociación de Transporte Aéreo de Colombia (Atac), ese comportamiento se explica, sobre todo, por el incremento de tres puntos porcentuales del IVA, por la desaceleración económica que vivió el país y, sin duda, por el paro de pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), que afectó a más de 500.000 pasajeros durante 51 días entre septiembre, octubre y noviembre del año pasado.

(Lea: Las aerolíneas más cumplidas en Colombia

“Avianca tiene casi el 60% del mercado doméstico del país y el 30% del internacional, y era claro que la huelga iba a afectar el balance de toda la industria del país”, le dijo a Portafolio Salcedo.

Pero ese no fue el único motivo de dicho desempeño. Otro de los puntos que resaltó el experto es el impacto de la carga impositiva. “Con la reforma tributaria, calculamos que habría más de 700.000 personas que no podrían acceder al negocio aéreo por el alza de los tres puntos porcentuales del IVA”, dijo.

En cuanto a las cifras por aeropuertos, las caídas fueron mayores. Por ejemplo, el Grupo Aeroportuario de Sureste (Asur), que opera las terminales de Rionegro, Medellín, Montería, Carepa, Quibdó y Corozal, registró una caída del 5,2% en la movilización de pasajeros entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2017 con 9,3 millones de personas transportadas, en donde el tráfico doméstico disminuyó 6,3%.

Asimismo, la Concesión de Aeropuertos de Oriente, que opera las terminales de Bucaramanga, Santa Marta, Cúcuta, Valledupar, Riohacha y Barrancabermeja, anunció un decrecimiento de 4,9% del número de viajeros movilizados, que según explicó Daniel Lozano, gerente de la concesión, se debió a los altos precios de los tiquetes, la disminución de las frecuencias y el cese de actividades de los pilotos de Avianca adscritos a Acdac.

LOS RETOS PARA 2018

Pese a ese balance negativo, las aerolíneas tienen la expectativa de un mejor desempeño para este año.

Por ejemplo, Latam Airlines anunció que espera crecer entre un 5% y un 7% para este año a nivel global y para Colombia, tiene unas proyecciones más optimistas que los resultados de 2017. “Aunque todavía no hemos cerrado las cifras del año pasado, tenemos la expectativa de que el comportamiento sea estable, es decir, ni crecimos ni vimos una caída. Para este año, vemos que tendremos mejor comportamiento puesto que las nuevas medidas, como el recién lanzado modelo tarifario, comenzarán a sacar sus frutos este año”, le afirmó a Portafolio María Lara, directora de asuntos corporativos de Latam Airlines.

Según mencionó, la aerolínea comenzó a implementar en el segundo semestre del año pasado un modelo de negocio en el que se aplican algunas prácticas de compañías de bajo costo, lo que busca diversificar e incrementar el tipo de viajero que vuela con Latam.
“Por cuenta de este tipo de coyunturas económicas y con el fin de atraer a distintos pasajeros, Latam ya viene aumentando esfuerzos en algunos destinos, que no estén tan atados al desempeño de la economía y así, poder transportar a más personas”, destacó Lara.

Por otra parte, aerolíneas de bajo costo, como Wingo, también anunciaron resultados más alentadores para este año.

Catalina Bretón, líder de la aerolínea hija de Copa Airlines, le dijo a Portafolio que el plan para 2018 es continuar consolidándose como una de las compañías aéreas de bajo costo preferidas por los colombianos. “Le apostamos a poner como mínimo 1,2 millones de sillas al mercado, continuando así con la democratización del transporte aéreo y llevando a más viajeros a descubrir que en Wingo el bajo costo no es opuesto al buen servicio”, resaltó.

En cuanto a los retos que quedan para que la industria siga creciendo, la directiva de Latam llamó la atención para que el próximo Gobierno haga una revisión de la carga impositiva que tienen los tiquetes aéreos. “Si el país realmente quiere impulsar el turismo, la clave está en regular la cantidad de tributos que estamos pagando las aerolíneas y los pasajeros para realmente impulsar la industria aérea colombiana”, señaló.

María Camila González
marola@eltiempo.com