Negocios

Autopartistas buscan exportar más de 700 millones de dólares

Esa suma, que corresponde al 2017, según el presidente del gremio, Tulio Zuloaga, podría crecer en 5% o 6% por el alto precio del dólar y el esfuerzo de los productores.

tulio zuloaga

Negocios Por: Portafolio

El gremio de los autopartistas aspira a tener un buen año, basado en las mejoras que ha tenido la industria en cuanto a productividad e innovación, pero todavía lo acecha el contrabando y la venta de repuestos de segunda, que se alimenta en buena medida del robo de carros. El presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes), Tulio Zuloaga, habla de las perspectivas del negocio para este año.

¿Cómo pinta el 2018?

Hay expectativa, sobre todo, por tratarse de un año electoral y en estos periodos la gente detiene ciertos negocios e inversiones, si bien nunca ha pasado nada. Sin embargo, hay más optimismo que el año pasado, creemos que puede ser mejor, a eso le estamos apostando.

¿Y en el mercado de autopartes qué se espera?

El año pasado fue difícil, decrecimos 4% y habíamos decrecido 5% en el 2016, pero confiamos en recuperar por lo menos un 6%, porque hay posibilidades y hemos madurado en el tema del IVA.

¿En qué basa ese cálculo?

En que la gente se ha acomodado a los precios y las alzas del año pasado; los comerciantes están frente a nuevas estrategias y tecnologías y la industria nacional ha ganado terreno con el dólar.

¿Cómo va la exportación de repuestos de carros?

Hoy día hay exportación a varios países como Ecuador, Argentina y Perú, algo a Chile, y en Centroamérica, a varios países y un poco a EE. UU. Esperamos fortalecer esto, pero es importante que el Gobierno le dé herramientas al sector para seguir compitiendo.

¿Qué herramientas?

No son exenciones, sino que sepan cobrar gastos que afectan mucho a la industria, como en servicios públicos, energía; exenciones tributarias y un acomodamiento en el impuesto de renta. Hay que fortalecer la industria.

¿Cuánto exportan?

Son unos US$700 millones, cifra que esperamos sea superada este año con los esfuerzos que se están haciendo y con un dólar más alto, que ha permitido recibir más pesos. Esperamos crecer por lo menos entre 5 y 6% en exportaciones.

¿Qué venden por fuera?

Estamos exportando partes de suspensión, especialmente amortiguadores, partes de frenos, baterías, cables de alta tensión y partes de motor, sobre todo. Además, algo de rodamientos y otros productos.

¿Podría ser más?

Creemos que sí, y se están haciendo esfuerzos. Estos dos años el TLC nos ha dejado lecciones. Se está trabajando en innovación y tecnología para ser mas eficientes y esto nos ayudará a tener mejor producción con mejores precios.

¿Dónde está el mayor potencial?


En las partes que ya mencionamos. Realmente tenemos fábricas que se han tecnificado mucho y avanzado en innovación y eficiencia y productividad, de modo que abriendo estos mercados, sobre todo en Centroamérica hemos ido sustituyendo la parte de Venezuela, que ya hemos reemplazado en un 70%.

Si logramos implementar más esto, alcanzaremos a llenar ese vacío durante este año.

¿Por qué era la baja productividad?

Cuando teníamos un dólar muy bajo éramos muy poco competitivos porque recibíamos muy pocos pesos, pero creemos que este año las cosas pueden cambiar sustancialmente, porque cuando se dio el cambio de dólar, la industria no tenia suficientes autopartes y ahora hay buenos inventarios. El año va a ser interesante.

¿Cuánto mueve el sector?

El año pasado movimos en total US$4.050 millones, considerando tanto en el mercado interno como el externo.

¿Todavía los afecta mucho el comercio ilegal?

En el 2016 ese mercado representaba US$680 millones y el año pasado aumentó en US$5 millones más.

¿Por qué?

Obedece al incremento en el número de vehículos circulando. Al año llegan de otros países cerca de 17.000 carros desguazados, porque Colombia y Ecuador cumplen con los compromisos para evitarlo, pero Venezuela no y entonces todo esto ingresa por las trochas fronterizas.

¿Cuánto representa esto?

Son aproximadamente US$300 millones y el resto es por autos robados en Colombia, o que vienen de Venezuela y Ecuador.

De Ecuador pasan unos 7.000 vehículos robados.

¿Qué les dice el Gobierno?

Hemos puesto las denuncias y el Gobierno lo sabe, pero tenemos unas fronteras que nos preocupan porque para vigilarlas se necesita una cantidad de fuerza pública que no tenemos. El Gobierno sí hace, pero falta muchísimo.

¿Entonces no hay nada qué hacer?

Todo mundo está haciendo los esfuerzos necesarios, pero es bastante difícil esa solución.

¿Qué porción del mercado atienden los ilegales?


El problema es que, lamentablemente, cada vez más el contrabando y el comercio de partes usadas van cogiendo más de la torta. Es casi el 45%. Mientras que el comercio legal suma US$4.050 millones, el ilegal son US$$3.970, o sea que si los sumáramos, el mercado colombiano sería de casi US$8.000 millones.

¿La diferencia representa el potencial de las firmas de su gremio para crecer?

Indudablemente; el problema es que tenemos unos enemigos muy fuertes, poco controlados y que nos faltan ‘dientes’ para atacarlos.


¿Falta algo en el campo normativo?

Está prohibida la importación de autopartes usadas y el comercio de lo ilegal; se castigan con cárcel de 6 a 13 años, pero mucha gente se lanza a este negocio porque es rentable. Si los cogen, a los dos o tres días están en la calle haciendo lo mismo.