Negocios

Modernización de ascensores, motor de Schindler este año

La firma suiza especializada en elevadores, escaleras y rampas eléctricas espera crecer un 30%, muy similar a lo que obtuvo en el 2017. Invertirá en sedes y más herramientas.

Mauricio Gil, gerente de Nuevas Instalaciones de Ascensores, de la firma suiza Schindler.

Negocios Por: Portafolio

La firma Schindler tenía anquilosada el área que se encargaba de la modernización de ascensores, pero este año ese va a ser uno de los elementos que ‘elevarán’ su crecimiento hasta 30% más que en el 2017, un año que de por sí fue positivo para la compañía.

(Lea: Schindler dice que en el país está su mercado con más proyección

Para ello, según su gerente de Nuevas Instalaciones de Ascensores, Mauricio Gil, hay una coyuntura favorable y es la legislación que obliga a los edificios a actualizar estos aparatos de transporte vertical. Un elemento en contra, según el directivo, es que las alcaldías de las principales ciudades no están haciendo cumplir la legislación.

En el país, según datos de Schindler, hay alrededor de 100.000 ascensores y entre el 50% y 60% están obsoletos. El directivo señala que, solo en la capital del país, el año pasado 4.250 máquinas de esta clase no pasaron la revisión, lo cual equivale al 80% del parque de ascensores de la ciudad.

(Lea: Ascensores y gestión de tráfico: Schindler toma ventaja

“Solo el 20% está certificado. Si eres usuario de algún edificio de 20 a 25 años es muy posible que ese ascensor no cumpla los estándares y hay que prepararlo técnicamente para que lo haga. Entonces, hay una oportunidad muy grande”, dice.

De hecho, ya empiezan a surgir negocios de allí. Schindler acaba de ganar la ejecución de un proyecto para remozar el sistema de ascensores de la Secretaría de Hacienda Distrital, una edificación de 15 pisos y que posee cinco aparatos por nivel. Todo tendrá un costo de 1,5 millones de dólares.

(Lea: Otis, atenta a las oportunidades que surjan en Colombia

Justamente por eso fue muy oportuno el proceso que comenzaron hace año y medio para sacar del ostracismo a su Departamento de Modernizaciones, mediante la contratación de ingenieros y la reprogramación interna con el fin de “darles a los clientes un respaldo efectivo”. Según Gil, esto suele ser mucho más difícil que instalar un ascensor nuevo.

El otro motor para incrementar la facturación a un ritmo similar al 30% del 2017 sería el dinamismo que tenga el sector de la construcción, que aunque no se espera en todos los segmentos, sí se daría en algunos que favorecen la instalación de ascensores. En ese sentido, un factor positivo serán los programas de vivienda subsidiada y los alivios a las tasas de interés, para unidades residenciales diferentes a las de interés social.

“Schindler está tomando decisiones estratégicas para tener productos adecuados y crecer en esos segmentos”, anota Gil, quien a su vez explica el crecimiento del 2017 en la materialización de las inversiones que habían hecho desde hace siete años, con un énfasis muy grande en adquirir herramientas, para instalar más rápido y con mejor calidad. Así fue como lograron reducir los tiempo de ubicación de un ascensor, de 60 a 30 días. En el 2018, continuarán por esa misma senda y para eso destinarán 1.100 millones de pesos.

Adicionalmente, en Cartagena, Barranquilla y Cali, donde están sus sedes más viejas, se trasladarán a locales en centros comerciales, con el propósito de generar más cercanía con los clientes, lo que demandará unos 2.000 millones de pesos.

El otro propósito es modernizar su flota con vehículos más amigables con el medioambiente.

RETOS A LARGO PLAZO


A más largo plazo, la firma de origen suizo, que hace presencia directa en Colombia desde el 2011, tiene en mente proyectos importantes, donde espera avances. Se relacionan con los términos conectividad e integración. “Con la conectividad vamos a poder diagnosticar en un futuro e intervenir los ascensores a distancia y hacerles mantenimiento preventivo, mejorando la calidad del servicio”, explica Gil. Actualmente, cuando hay un incidente se requiere el desplazamiento de un técnico y esto aumenta el tiempo de respuesta.

Por otra parte, la integración busca que el usuario se pueda relacionar con el elevador, obteniendo mejor inteligencia del tráfico mediante la programación del uso.