Negocios

Los errores que cometen los odontólogos al montar su propio negocio

Entre ellos está no contar con un presupuesto para el marketing y no conocer a su competencia. 

Odontólogos

Negocios Por: Portafolio

En Colombia ser odontólogo es difícil. No solo porque se encuentra en una crisis por falta de asociación, sino también porque su desconocimiento al montar su propio negocio los lleva a cometer errores que los puede dejar en la quiebra.

Aunque no se conoce una cifra exacta de cuántos odontólogos hay en el país – se calcula que aproximadamente 70.000 – no hay que negar que la mayoría de ellos aspira a tener su independencia y busca, a través de la creación de su consultorio, alcanzarla.

(Lea: El sector odontológico necesita agremiarse)

Sin embargo, de acuerdo con Erika Herrera, consultora de marketing digital para odontólogos, montar un consultorio odontológico en el país es un esfuerzo que demanda una alta inversión en tiempo, dinero y esfuerzo. Y tal y como sucede con muchos emprendimientos, suelen fracasar más del 50% antes de los 5 años.

¿Pero por qué sucede esto? Según la experta esto sucede porque no cuentan con una estrategia de marketing y ventas definida.

(Lea: Las trabas para desarrollar un negocio odontológico

Por ello, y para facilitar la creación de este tipo de negocios señalamos los diez errores que más comenten los odontólogos colombianos y que les impide tener resultados exitosos con su consultorio.

1
No tener un cliente ideal

Cada grupo se comunica diferente y tiene intereses diferentes. Las necesidades de las amas de casa son diferentes a las de altos ejecutivos, las de los adolescentes o adultos jóvenes diferentes a las de adultos mayores, e inclusive son diferentes las de hombres y mujeres.

Deben escoger un grupo de personas específico, esos pacientes que más les guste atender y que puedan ayudar mejor; deben conocer sus necesidades y de qué manera pueden solucionarlas.
2
Pretender vender todos los servicios odontológicos

Es más efectivo especializarse en ciertos servicios y vender solo esos. Si venden todo a todos terminarán vendiendo nada a nadie.
3
No investigar a la competencia

Deben saber qué es lo que exactamente ofrecen a sus potenciales clientes y como mejorar esa propuesta de servicios o estarán condenados a competir por precios bajos. Hay que tener un mensaje claro que indique a los pacientes porque preferir esta clínica y no a la competencia

Hay que tener en cuenta que no todos los consultorios odontológicos de la zona son competencia, solo aquellos que se dirigen a los mismos clientes ideales.
4
No evaluar el contexto donde se están ubicando

Escoger un lugar que dificulte la llegada de los pacientes, la visibilidad, el acceso a parqueadero por ejemplo, y especialmente no tener una solución prevista para ello.
5
No tener un presupuesto para marketing

Gastar todos los recursos en formación técnico-científica, infraestructura, equipos y materiales y no dejar una partida para el marketing necesario para poder atraer los pacientes, generar ingresos y lograr el posicionamiento que requieren.
6
No tener unas metas definidas

Que sean específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo definido, ni tampoco las tareas que deben ejecutar para lograrlas
7
No tener un plan de acción

Ni un calendario de marketing, ni una estrategia clara con tácticas y herramientas que lleven a la consecución de metas.
8
No amar las ventas

Sin ventas no hay negocio. El empresario que no le guste vender está condenado al fracaso.
9
No tener métricas

Cualquier esfuerzo publicitario, de marketing y ventas o de funcionamiento debe medirse, para saber si funcionó, cómo fueron los resultados que produjo y si vale la pena replicarlo o no. La única forma de escalar un negocio con éxito es repetir las cosas que funcionan bien, pero si no se miden, están adivinando y desperdiciaran recursos.
10
Falta de mentalidad empresarial

No darle connotación de empresa a la clínica dental. No invertirle el tiempo, dinero y esfuerzo necesarios, no tomar decisiones pensando en el largo plazo, manejar una sola cuenta bancaria para gastos personales y del consultorio, no tener el liderazgo suficiente y haber definido los roles de cada potencial colaborador así aun no haya sido contratado.