Negocios

La moda dinamiza la economía colombiana

"Este sector tiene gran capacidad para generar empleo y aumentar el potencial exportador", una de las conclusiones del Bogotá Fashion Week.

Bogotá Fashion Week

Negocios Por: Portafolio

Los sectores públicos y privados de Colombia ven hoy en la industria de la moda la oportunidad perfecta para mejorar los indicadores económicos, generar empleo y aumentar el potencial exportador, coincidieron varios expertos presentes en el Bogotá Fashion Week (BFW).

En la plataforma de negocios del sector moda más importante del país, que termina este jueves su edición 2018, representantes del Gobierno nacional, de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) e invitados internacionales han evidenciado las posibilidades de los productos hechos por manos colombianas.

"El Gobierno tiene un aliado en la moda para enfrentar los retos que plantea el mercado mundial y dinamizar así su economía mediante el fortalecimiento de las cadenas productivas para lograr mejores niveles de competitividad", dijo el viceministro de Desarrollo Empresarial, Daniel Arango.

Según cifras oficiales, en 2017 la productividad de las empresas que hacen parte de la industria textil-confecciones, marroquinería y joyas y bisutería involucradas en procesos de formalización mejoró en un 29% e incrementaron sus ventas mensuales en un 36%.

Este sector, agregó, "además de ser emblemático tiene un futuro promisorio porque por muchos años las empresas colombianas han sido referentes por la calidad de sus productos, la creatividad de sus diseños y la versatilidad con la que atienden una demanda cada vez más exigente y segmentada".

De hecho, Colombia es líder en Suramérica en la exportación de productos como vestidos de baño, jeans y ropa interior. Además, es el primer exportador suramericano y el tercero mundial de fajas y ropa de control así como el primero en ventas externas de confecciones de tejido plano en la región.

A su turno, Mónica de Greiff, presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, entidad que organiza el BFW, aseguró que actualmente "hay más de 32.000 empresas de moda de la ciudad". Esa realidad, complementó, "deja en evidencia el esfuerzo y el apoyo de los sectores públicos y privados para que los empresarios encuentren mayores oportunidades".

La intención de eventos como el Bogotá Fashion Week, que comenzó el pasado martes y finaliza este jueves, es que "los diseñadores puedan vivir de su creatividad al hacer negocios cada vez más exitosos", indicó. Por ello, explicó De Greiff, "nos hemos comprometido a traer cada vez más compradores internacionales, de países en donde creemos que hay oportunidades comerciales cada vez más reales".

También, para el director ejecutivo de Invest in Bogota, Juan Gabriel Pérez, "plataformas como el Bogotá Fashion Week son una muestra de la capacidad innovadora de la ciudad y de cómo la capital compite en estos nuevos negocios de la llamada economía naranja".

Asimismo, el ejecutivo destacó que "Bogotá concentra el 74 % de las empresas del sector de industrias creativas en Colombia y recibió el 78 % de la inversión extranjera que llegó a estos sectores entre 2003 y 2015".

Precisamente, como parte de la tarea de promover al sector, el BFW invitó este año a expertos internacionales como la docente del Instituto Europeo del Diseño, Anna Sabater; la directora del Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, Charo Izquierdo, y a Irene Cano, directora de Facebook España, entre otros.

Durante las charlas que han tenido lugar en la "Franja del conocimiento" de la feria, Sabater comentó que al hablar de moda "la sostenibilidad es un tema fundamental cuando se pasa de lo local a lo global". Muchas marcas, aseveró, "hoy lo hacen, no por filosofía o gusto, sino por obligación". Entonces, aclaró al hacer énfasis en la producción colombiana, "hay que convertir el trabajo de los artesanos en algo contemporáneo. Eso es clave".

Es más, complementó Dena Gayoso, responsable del departamento de accesorios de piel, calzado y lujo de El Corte Inglés, "la moda como un sistema de producción de valor simbólico se debe entender en los flujos estéticos, de estilos de vida y comercio tanto de sus mercados locales como de los globales".