Negocios

Superfinanciera lanza un espacio para el desarrollo de ‘fintech’

De esta forma se pone a disposición de los distintos jugadores de la industria tres modalidades para trabajar en los procesos de innovación financiera

Superfinanciero

Negocios Por: Redacción Portafolio

Con el objetivo de facilitar los desarrollos de innovación en el sector financiero, la Superintendencia del sector abrió un espacio para dar acompañamiento a estos procesos.

(Lea: Eduparques, al negocio de deportes electrónicos)

Así lo anunció ayer el Superfinanciero, Jorge Castaño Gutiérrez, durante el Congreso de Acceso a Servicios Financieros y Medios de Pago, que realiza Asobancaria en Cali.

(Lea: Así sería la venta exprés de la ‘tajada’ de la Nación en Coltel)

La iniciativa, llamada ‘innovasfc’, cuenta con un grupo de trabajo ‘fintech’ que da asesoría y acompañamiento a quienes vienen trabajando en aplicaciones tecnológicas para la prestación de servicios financieros, sin importar si son o no entidades vigiladas.

Para ello, se definieron tres grandes áreas de trabajo. Una de ellas es ‘elHub’, un punto de contacto para los interesados en los desarrollos ‘fintech’ con el fin de entender temas regulatorios y de supervisión.

La segunda es ‘la Arenera’, un mecanismo que se ha adoptado en los países más avanzados en innovación, y en donde el objetivo es que, en un ambiente controlado, los desarrolladores puedan probar sus productos, tecnologías o modelos de negocio que necesiten una adaptación de la regulación.

Otra dimensión clave es ‘regTech’. Esta consiste, básicamente, en utilizar los distintos desarrollos tecnológicos al interior de la Superfinanciera para hacer los procesos internos más ágiles.

De hecho, Colombia es el tercer país de América Latina con mayor cantidad de desarrollos ‘fintech’, y es el segundo (después de México) en el que hay un grupo de trabajo con el regulador.

Por otra parte, al hacer un diagnóstico sobre esta industria en el país, Castaño señaló que la principal razón para innovar en el sector es mejorar la experiencia del cliente, seguido por el diseño de productos financieros novedosos.

La gran mayoría de los desarrollos son para facilitar pagos electrónicos y para dar préstamos a personas, pero también hay otras tantas que ya están o planean lanzar productos de ahorro y de asesoría financiera.

Aunque mucho se habla de la tecnología como un instrumento para la inclusión financiera, en la práctica el público objetivo de estas innovaciones es, en su mayoría la población bancarizada y, en menor medida, las pymes. De hecho, apenas el 30% de las firmas van por la población excluida.