Negocios

China abre vitrina con acceso a los productos colombianos

El país está invitado a la primera feria de importados que hará el gigante asiático en noviembre.

China

Negocios Por: Portafolio

La reciente admisión de entrada para la carne colombiana a China y la posibilidad de que ocurra lo mismo con el aguacate hass no son las únicas puertas que se les están abriendo a los productos colombianos en ese enorme mercado.

(Lea: China declara libre de aftosa a la carne colombiana)

También, la Cámara Colombo China de Inversión y Comercio anunció que nuestro país está entre unos cien invitados a la primera Exposición Internacional de Importados de China (su sigla en inglés es CIIE), que contará con más de 175.000 metros cuadrados de exhibición para que firmas extranjeras ingresen a suplir las necesidades de los 1.400 millones de habitantes de su inmenso territorio. El evento será en Shanghái, del 5 y al 10 de noviembre, dentro de la política de apertura del presidente Xi Jinping.

(Lea: ‘Colombia puede ser un gran ganador en la guerra comercial’

“La novedad es que -a diferencia de las múltiples muestras que normalmente se hacen allí– no serán expositores chinos vendiéndole al mundo, sino el mundo vendiéndole a China”, expresó el director ejecutivo de la Cámara, Jaime Suárez.

(Lea: ¿Cómo podría Colombia aprovechar el enfrentamiento comercial entre EE. UU. y China?

Las últimas cifras consolidadas del Dane (dato del 2016) muestran que Colombia importa desde allá el equivalente a 8.754 millones de dólares, sobre todo en tecnología (28%) y maquinaria y partes (17%). El resto son químicos, juguetes, textiles, acero y otras mercancías.

A la vez, le vende el equivalente a US$1.999 millones, siendo el 89% por petróleo, carbón y derivados de los hidrocarburos. De ahí la necesidad de posicionar otras líneas de productos.

“Quizás después de la Expo no vamos a ver resultados inmediatos, pero si tenemos una participación importante de Colombia, seguramente al 2019 sí podamos dar resultados destacados para diversificar la oferta exportable hacia China”, aseguró Suárez.

Por eso, el trabajo hasta la hora de la cita se concentra en motivar a las compañías e instruirlas acerca de las condiciones para conquistar el gusto de los asiáticos. El otro frente consiste en organizar encuentros con aliados que eventualmente se encarguen de la distribución. En toda esa labor hay una alianza con ProColombia y varias cámaras de comercio regionales también están preparando a sus afiliados con el fin de que no se les esfume esta oportunidad.

Para los que se inscriban hasta finales de junio, el Gobierno chino estableció un descuento del 20% en el valor de los puestos de exhibición, de acuerdo con Suárez.

“Es importante resaltar que es un mercado distinto, con un consumidor diferente al de occidente. Para ciertos productos hay que hacer una adaptación y conocer cómo funcionan los chinos, cómo es la aproximación cultural y cómo cierran las negociaciones”, añadió.

Entre los productos con más opción de triunfar en esa vitrina están los del sistema moda, en especial, vestidos de baño y ropa interior de calidad prémium. También hay un gran potencial en joyería, servicios educativos, turismo, alimentos y productos agroindustriales.

Hay cabida para pequeñas empresas, pero estas tienen que prepararse en cuanto a su capacidad de producción. “Lo importante es que no vean como competencia a otras pequeñas de su sector, sino que desarrollen un clúster entre ellas para poder llegarle al mercado chino con la capacidad de producción que este mercado demanda”, anotó el director de la Cámara Colombo China.

La intención es que la feria permita también acercarse a empresarios del país anfitrión a realizar alianzas que faciliten la llegada. La otra opción, para los más osados, es sentar bases allá mismo.

La manera más fácil de asentarse en China es montando bases en Shanghái y abrir oficinas de representación en la parte continental, de acuerdo con Sergio Montoya, un pequeño empresario antioqueño de productos eléctricos que montó base allá en el 2008.

Las otras dos formas son, de acuerdo con Suárez, generando una alianza con una firma local o montando una empresa de capital totalmente extranjero.

Si se escoge la tercera alternativa, las llamadas Zonas Económicas de Desarrollo facilitan las cosas. Dentro de esa modalidad hay Zonas Francas Piloto (ZFP), donde no solo encuentra personal que habla inglés y entiende a los inversionistas occidentales, de manera que les ayuda con las dificultades para establecerse.

“No son áreas cercadas, como estamos acostumbrados acá, sino grandes complejos abiertos, similares a una ciudadela, e integran toda la parte logística, con puerto, aeropuerto y zona de alta tecnología”, explicó Suárez.

A las compañías en las ZFP les bajan el impuesto a la renta del 25 al 15%, pero deben invertir el 3% de sus ingresos en investigación y desarrollo, el 10% de su staff deben ser investigadores y al menos un 30% de sus empleados, tener título de maestría. Por eso son sobre todo las dedicadas a tecnología.

TURISMO, SECTOR CON GRAN OPORTUNIDAD

En el 2017 salieron 130 millones de chinos hacia el mundo, siendo los principales originadores de turismo en el mundo, y ello muestra la gran oportunidad que puede haber para ese sector dentro de la relación con ese país, según la Cámara Colombo China de Inversión y Comercio. También de acuerdo con el mismo organismo, a Colombia vinieron el año pasado 16.000 chinos, siendo Bogotá la primera ciudad a la que arribaron.

Y su mayor apetito es ir a museos o recorrer sitios históricos, por eso tienen buen potencial receptor el Eje Cafetero con sus fincas temáticas alrededor de la producción del grano, y Cartagena, con su arquitectura. Pero igualmente, hay futuro para el avistamiento de aves, los termales y otros sitios que se abren con la paz, tras el acuerdo con las Farc.

El director de la Cámara, Jaime Suárez, resalta que la idea es que las agencias colombianas nacionales ofrezcan más paquetes enfocados a esos clientes.

En ese plan, es muy importante tener guías especializados y que hablen mandarín y español. “No hay muchos; se está haciendo el esfuerzo para conseguir más y prepararlos. Ya hay agencias que han dado ese paso y algunas manejadas por chinos ‘colombianizados’, los cuales están preparados para recibir a sus compatriotas”, dice Suárez.

Lo ideal es que esas empresas se conecten con sus colegas en China.

El dirigente destaca que ya en Alemania, Londres y otros países de Europa hay hoteles con un menú chino y otro occidental, y con detalles como tener una tetera con el respectivo té tradicional chino, para hacerles más agradable la experiencia a los asiáticos. “Son muy importantes los paquetes ‘customizados’, presentados en mandarín, con información clara sobre los sitios, pero además que los hoteles nuestros se preparen”, puntualizó.