Negocios

Expovinos 2018 solo para amantes

Brasil es el invitado especial de la más importante feria de vinos de Colombia que se realizará en Corferias entre el 1 y 4 de agosto.

47.000 personas celebraron los 10 años de Expovinos

Negocios Por: Portafolio

El poeta enamorado Miguel Ángel Buesa supo transmitir en ‘Brindis’ la sensación al degustar un buen vino: “Al beber, gota a gota, los pétalos flotantes me rozarán los labios, como labios de amante y, en su llama o su nieve de idéntico destino, serán como fantasmas de besos en el vino”.

La XIII edición de Expovinos 2018, organizada por el Grupo Éxito y en el que Brasil participa como invitado especial, por lo tanto, es solo para los amantes del vino, para quienes saben saborearlo o desean aprender a hacerlo, pues el vino es de los sabios y no de los borrachos y hay que saberlo degustar como las buenas películas, como decía Fellini.

(Lea: Cocina colombiana, en Expovinos)

La Expovinos 2018 también reunirá en Bogotá a importantes enólogos, export managers y sommeliers de las bodegas más prestigiosas y a los mejores productores de vinos del mundo.

Este año, bajo el concepto de “los colores del vino se toman Bogotá” congregará a expertos de Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Francia, España, Italia, Uruguay, entre otros países, que ven en esta feria una buena oportunidad de negocios. La participación de Brasil como invitado especial sorprende pues pocos lo conocían como un destacado productor de vinos. La cachaça era su tarjeta de presentación en licores y la marca registrada de un país que en una marcha de carnaval canta que le puede faltar todo en la vida: arroz, fríjoles, pan y hasta el amor pero nunca ‘la condenada cachaça’.

(Lea: Los diez momentos que no se puede perder de Expovinos

EL COMIENZO

Pero, Brasil produce vino desde su colonización (1500-1822) pero es sólo con la llegada de los inmigrantes italianos en 1875 es que empieza a darle importancia a la actividad al igual que con la expansión de los viñedos en zonas como Rio Grande do Sul, que es actualmente responsable por el 90 por ciento de la producción brasileña de vinos, dice a Portafolio el embajador brasileño en Colombia, Julio Glinternick Bitelli.

(Lea: 47.000 personas celebraron los 10 años de Expovinos

La producción vinícola se enriqueció y fortaleció después con la llegada de los alemanes y se convirtió “en una mezcla de culturas y conocimientos y nos hizo mejores. A partir de 1950 y la creación de la primera Ley del Vino nacional, muchas empresas brasileñas se consolidaron y las áreas de viñedos se expandieron de forma acentuada. En los últimos 10 años la evolución cualitativa del vino brasileño puede ser comprobada por el gran número de premios en concursos internacionales y por el aumento en las exportaciones”, añade. De acuerdo con el Instituto Brasileño del Vino (Ibravin), aunque los rótulos brasileños sean hoy singulares, la mayoría de las variedades vinícolas cultivadas en el país son de origen francés e italiano.

La industria brasileña del vino hizo grandes inversiones en innovación tecnológica y manejo de viñedos en los últimos 15 años y logró rótulos de excelente calidad, reconocidos por más de 3.000 premios internacionales. En la actualidad, Brasil “es el 14º mayor productor de vinos del mundo, el 6º del Hemisferio Sur y el mercado colombiano se ha convertido en uno de sus principales destinos”, resalta el embajador.

En el ‘ranking’ de los 51 países, Colombia fue el octavo destino principal de los vinos brasileños en 2017 y los productores brasileños ven aquí un mercado potencial muy importante.

La industria del vino brasileño se demoró en ser reconocida mundialmente porque solo hasta “los años 90, las empresas se profesionalizaron y adaptaron a la competencia con los vinos importados. Hasta 2005, el sector estaba orientado a atender solo la demanda interna”. Pero las circunstancias cambiaron, dice Bitelli y da cifras:

“En la última década, la vinicultura brasileña tuvo un incremento comercial del 46% en el volumen de vinos, el 84% en el de espumantes y el 450% en el de jugo de uva. La facturación del sector subió de US $ 220 millones a US$900 millones”.

Además, “los exportadores comercializaron en 2017 más de US$15 millones en jugos, vinos y espumantes, un crecimiento del 17,3% en las exportaciones en comparación con el año anterior y se vendieron 5,6 millones de litros en el exterior”.

LO QUE TRAE BRASIL

Brasil mostrará en Colombia la pluralidad de estilos y la calidad de los vinos, espumantes y jugos de uva brasileños, que estarán representados por seis vinícolas: Arbugeri, Casa Perini, Miolo, Mioranza, Salton y Santini. “El espumante brasileño es el producto referencia del Hemisferio Sur. Otro producto sobresaliente en la feria será el jugo de uva 100%, que tuvo un crecimiento dentro de Brasil de más del 450% en los últimos 10 años”, sostiene Bitelli.

Además afirma que “las bodegas brasileñas van a traer una muestra de la diversidad, calidad y del potencial de nuestra moderna industria vitivinícola. Cada zona productora desarrolló su especialidad, elaborando rótulos con cultura, tipicidad y acento propios. Algunas variedades como Merlot, Chardonnay y Pinot Noir se han destacado y conquistado el paladar de los brasileños y del mercado internacional. La diversidad climática típica de un país continental y la creatividad del brasileño, conocido por su capacidad de reinventar, llevaron al país a lograr una vinicultura completamente original”, añade Brasil inició las exportaciones de vinos, espumosos y jugos de uva en la década de los 90. En 2002, el Instituto Brasileño del Vino (Ibravin) creó el proyecto sectorial Wines of Brasil, en asociación con Apex-Brasil, con el objetivo de promover la calidad de las etiquetas en el mercado internacional. En la época, sólo seis empresas formaban parte de la iniciativa. Hoy, son 42 vinícolas asociadas.

Además, en la actualidad, preside la Organización mundial de la viña y el vino, con la reciente elección de la brasileña Regina Vanderlinde. La entidad define los padrones internacionales sobre el vino, uva, jugos de uva, y realiza el acompañamiento económico y comercial internacional del sector.

Gloria Helena Rey