Negocios

Cuál es el aporte de los equinos al progreso económico colombiano

Se requiere una política pública integral en favor de esta actividad, dice representante de Fedequinas. 

Equino

Negocios Por: Portafolio

El sector equino colombiano genera más de 130.000 empleos directos y, según cálculos de Fedequinas, adicionalmente, de él derivan sus ingresos, de forma indirecta más de 180.000 personas.

La pasión por el caballo colombiano genera riqueza a través de al menos tres grandes dimensiones de desarrollo empresarial: la crianza, el espectáculo de las exposiciones equinas y la comercialización y venta de equinos y de material reproductivo.

La primera, guarda relación directa con el cuidado de los ejemplares, la producción de los cultivos de forrajes, la producción de henos y otros productos para la dieta de los animales y, el entrenamiento de los ejemplares. La equinaza, por su parte, es demandada para la elaboración de compost o como combustible.

En cuanto al espectáculo, cada semana durante todo el año, hay exposiciones equinas avaladas por sus condiciones técnicas, al menos en dos municipios del país. Difícilmente se puede encontrar en Colombia una pasión masiva similar, con excepción de la que despierta el fútbol. Las exposiciones mueven la economía local de los municipios donde se organizan: el comercio, los servicios, la movilidad de animales y el aprovechamiento de escenarios públicos, entre otros, giran a su alrededor. Cabe resaltar aquí el dinamismo que se genera en actividades como la sombrerería típica, la industria marroquinera y la herrería, oficio, este último de especial reconocimiento en países con mayor desarrollo del sector equino.

En tercer lugar, está el comercio derivado de la compra y venta de equinos, así como del material reproductivo, a través de los ‘saltos’, las pajillas y los embriones. Para ello, es necesario contar con médicos veterinarios especializados, así como con personal técnico y diversas clases de productos e insumos para la dotación de los laboratorios y la comercialización de los productos finales.

Un equino que haya demostrado sus virtudes en el escenario de las exposiciones, gracias a su genética y entrenamiento, puede multiplicar su valor y el de su descendencia de forma considerable.

Sin embargo, salvo esfuerzos recientes por parte del Ministerio de Agricultura, el sector equino no ha contado con una política pública integral y su desarrollo ha sido consecuencia de la pasión que despierta en los aficionados y del respeto por la tradición de los ancestros que, a lomo de caballo, construyeron al país. Fueron los mismos que lograron, quizá sin proponérselo, que el caballo colombiano sea reconocido por los expertos como el animal de monta más suave del mundo.

Sin duda, las características de nuestro caballo y la consolidación de un sector que genera puestos de trabajo e ingresos a lo largo y ancho del país, hace que, en la búsqueda de alternativas de desarrollo para el campo colombiano, el sector equino cuente con condiciones privilegiadas para multiplicar la inversión estatal, dirigida a fortalecer las tres dimensiones señaladas.

Una política integral para el sector equino debe estar sustentada en tres pilares: el fortalecimiento del sistema de registro de equinos, entendido como prueba eficiente y suficiente del derecho de propiedad sobre los ejemplares; la eliminación del IVA para las transacciones sobre equinos y el material reproductivo y; una agresiva política de promoción de nuestros equinos a nivel internacional.

Con certeza, el sector equino sabrá responder a este tipo de políticas, multiplicando exponencialmente el bienestar que hoy genera en el campo, gracias a las virtudes del caballo criollo colombiano.

Cristian Stapper
Presidente de la Federación de Asociaciones Equinas